Menu

La formación, asignatura pendiente del carné A1 convalidado

Formaster alerta de la mayor siniestralidad de este colectivo con motos de hasta 125 cc

La formación, asignatura pendiente del carné A1 convalidado

A finales de 2019 se cumplirán 15 años desde que la DGT tuvo la idea de «regalar» el carné A1, el que posibilita la conducción de motos de 125 cc hasta 11 kW/15 CV, solo por tener 3 años de carné B. El efecto en el mercado de motos de octavo de litro fue prácticamente instantáneo en 2005, reviviéndolo y volviéndolo mayoritario en cuestión de meses. Las ciudades se llenaron rápidamente de scooters.

La cara negativa de la moneda fue el aumento de la siniestralidad de estos nuevos motoristas, ya que no hay ningún trámite formativo a superar. El que lleva 3 años de carné B se puede subir a una moto sin hacer nada, sin haber aprendido nada en especial, es una convalidación automática. El carné A1 requiere superar una parte teórica (general si no se tiene el B, y específica), además de una parte práctica en circuito cerrado.

Ese asunto sigue trayendo cola en nuestros días. La Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial, Formaster, aporta unos datos de accidentalidad del año pasado que son para reflexionar un poco, al margen de que hagan una reivindicación favorable a sus intereses:

Franja de edadMotoristas involucrados en accidente de tráfico con motocicleta de hasta 125 ccPermiso B + 3 años de carnéPermiso específico para motos
Total20.57529 %9 %
25 a 34 años5.81539,2 %5,9 %
35 a 44 años6.06229,5 %6,7 %
45 a 54 años4.85520,6 %7,1 %
Resto3.843N/DN/D

Lo que falta para rellenar esos porcentajes son los ciclomotores y las motos de mayor cilindrada, obviamente. Pero está bastante claro que un motorista sin formación específica (carné A1, A2 o A) tiene, de media, casi el triple de posibilidades de verse involucrado en un accidente con víctimas, es decir, un accidente grave, respecto a quien ha tenido formación teórica y práctica relacionada con las motos.

Prácticamente uno de cada tres accidentes que ocurren en España tiene involucrado a algún motorista, 33.500 accidentes en 2018, y un tercio de los heridos graves fueron motoristas. Visto de otra forma, en los últimos 3 años los accidentes con víctimas han subido un 15 %, pero los que tienen como víctimas a motociclistas han aumentado bastante más, un 57 %. La siniestralidad en dos ruedas es un problema creciente, por encima de la media.

En 11 de cada 100 accidentes hubo motoristas heridos graves (con hospitalización) o fallecidos

Daelim Daystar 125 07

El accidente más común de un motorista es la salida de vía o una caída, el 38 % de los casos, seguidos de colisión frontolateral, el 29 %, y el alcance a otro vehículo o colisión trasera, el 11 %. Las consecuencias de esos accidentes siempre se ven agravadas por utilizar una equipación insuficiente (o no usar nada más que el casco, lo único obligatorio). La equipación ideal es casco, chaqueta, pantalones especiales, ¡guantes! y también botas o calzado especial para montar. En el mercado hay variedad suficiente para no ir disfrazado de motero si se quiere discrección, pero convenientemente protegido.

Otro tema es el de las infracciones. La velocidad inadecuada es la infracción más habitual, el 23 %, a continuación va la distracción, el 19 %, y después la falta de respeto de la prioridad en las intersecciones, el 17 %. Se podría hablar mucho de otras cosas que se hacen mal -incluso por moteros experimentados- a la hora de filtrar (avanzar en el tráfico denso), circular por el arcén, etc.

Formaster lo tiene claro, debería haber más formación obligatoria para reducir la siniestralidad sobre dos ruedas, los números avalan sus tesis, a menos que entremos al discurso facilón de que se matan/accidentan más moteros experimentados y con carnés específicos, en motos «de verdad». La DGT se ha planteado en más de una ocasión acabar con la barra libre del carné A1 convalidado, pero seguro que ANESDOR, que representa a los fabricantes, tendría algo que decir, porque la clientela caería en picado y ya bastante jodido quedó el negocio del ciclomotor elevando la edad mínima para el AM a los 15 años.

Las estadísticas no lo desglosan, pero resulta evidente que las motos de 125 cc más peligrosas a efectos de siniestralidad son las más numerosas, las scooter. Estas motos, con cambio automático, exigen todavía menos al conductor. Solo se controlan con las manos, ningún mando para el pie. Sus jinetes suelen circular con la mínima protección posible, mayoritariamente en ambientes con tráfico y más expuestos a la posibilidad de sufrir un accidente.

Ser autodidacta «está bien», pero…

Los motoristas con más experiencia tienen muchos consejos para los novatos que no siempre son asimilados. Para aquellos que queráis ir a lo fácil, un vídeo como este de Majes en Moto os puede dar algunas pistas, y no es el sustituto de una adecuada formación. Algunas autoescuelas dan cursos de «perfeccionamiento» para carné A1 convalidado, son 100 % voluntarios, y los precios accesibles, 100 euros o más. Se amortizan a la primera caída evitada.

En espíritu RACER moto queremos dar a conocer la cultura de la moto y su disfrute responsable, ya sea a lomos de un scooter o de una moto de cambio manual. Ya hemos visto en nuestras pruebas de moto que incluso dentro de la categoría de 125 cc hay diferencias enormes entre motos, como saltos del 50 % en potencia y formas muy diferentes de conducirlas en función del propósito que tengan.

Además de recomendaros realizar alguna actividad formativa, aunque nadie la esté exigiendo, os proponemos una lectura muy interesante, ahora que hay verano, más tiempo de asueto y por tanto, para leer. El libro «Cómprame una moto», de Ekhi Zurutuza, es un excelente manual para empaparse de los aspectos más básicos -los imprescindibles- de la conducción sobre dos ruedas. De hecho, está más enfocado a adolescentes de 16 años que a niños más grandes. El precio no será un problema, es totalmente gratuito y está en formatos digitales. No hay excusa.

El mejor sistema de seguridad es el que no hay que utilizar nunca, y eso siempre está después de las buenas o malas elecciones -> la formación es fundamental para ello

Finalizo con mi visión personal del asunto. En un mundo ideal, con formación voluntaria, los aspirantes a conducir motocicletas con carné B se preocupan en hacer cursos para aumentar su pericia y no verse involucrados en situaciones de riesgo. En el mundo real, o se pone una formación obligatoria, o esa formación no se da más que a una minoría poco representativa, por lo que considero que el permiso A1 no tendría que «regalarse» sin trámite alguno. Una fase teórica específica y demostrar un mínimo de habilidad en el circuito por lo menos (idealmente algo un poco más exigente), exactamente igual que quien saca el A1 antes del tercer año del B. Tal cual.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
J. Guillermo Pozo
Autor

La DGT tiene un problema de base, y por el que muchos colectivos, entre ellos el de los motociclistas (entre los que me incluyo, obviamente) están muy cabreados, por un lado apelan al Darwinismo para poder llevar motocicletas de 125 cc, que como bien comentas si no tienes un mínimo de cabeza no tienes que hacer ni curso, ni prácticas, ni nada del estilo y claro, luego vienen las lamentaciones después de 15 años, ¡olé!. Y un segundo problema es que estamos hartos de que se vaya parcheando y dando palos de ciego con las medidas que se toman… ¿Guantes?… Leer más »

Jose
Invitado
Jose

No hay más que circular todos los días por el Paseo de la Castellana (por ejemplo) y fijarse en como se mueven los scooter de 125. Y por supuesto, con equipamiento de seguridad de primer nivel, como faldas, zapatos de tacón, bermudas y chanclas. Ya no hablemos del usuario ocasional de un ecooltra o similar. Como dice un amigo, «los de los scooter de 125 no son moteros, son automovilistas con prisa» Pero señores…lo que vende en los medios no es esto. Es decir con voz dramática lo de «MOTO DE GRAAAAAN CILINDRAAAAADA» cada vez que hay un accidente. Es… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.