Estrenar moto cada poco tiempo es más fácil de lo que te imaginas

Estrenar moto cada poco tiempo es más fácil de lo que te imaginas

El renting empieza a ser una gran opción para los que necesitan cambiar de moto cada pocos años


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace años, comprar una moto nueva era casi una cuestión de fe. No había posibilidades de probarla (salvo que un amigo tuviese una igual), y acababas fiándote ciegamente de lo que podías leer en la prensa especializada. Con suerte, podías recibir respuesta a una carta que mandaras a algún consultorio de estas revistas. Pero el resto era literalmente aventurarse con grandes posibilidades de darse el batacazo, y que esa moto que te encantaba en las fotos no fuese precisamente lo que estabas buscando, o lo que necesitaras. Pero hoy en día y gracias a la proliferación de los sistemas de “renting”, todo es mucho más sencillo y estrenar moto nueva cada poco tiempo está al alcance de casi todo el mundo.

No pocas veces la gente se ha encontrado en la diatriba de querer comprar una moto, pero no saber si en el futuro va a seguir cumpliendo con las necesidades que necesita hoy en día. Desde gente que compra una para viajar y un par de años después tienen un hijo, y por lo tanto ya no puede salir tanto. O tener una moto pero darte cuenta que al final un scooter sería la mejor opción, porque la mayoría de recorridos los haces por ciudad y en cuanto a gastos y mantenimiento, los urbanitas no tienen rival.

Teniendo una moto en propiedad (ya sea pagada o financiada todavía), te encuentras con el problema de intentar vender la moto de segunda mano, o bien aceptar un precio ligeramente más bajo y que la recoja en concesionario en el que habéis decidido comprar la nueva moto. Pero bien es cierto que hoy en día los renting flexibles, te permiten pagar cómodas cuotas sin estar atado a lo que en un futuro pueda suceder y por lo tanto, decidir una vez llegado el momento cuál es la mejor solución.

YOU EASY GO

Cómo funciona un renting de una moto: caso práctico

Lo cierto es que en la práctica, comprar una moto tal y como se hacía antaño o realizar un renting, no difiere demasiado. Salvo que compraras la moto a “tocateja”, normalmente negociabas con el banco o la financiera un importe aplazado, con una entrada y una cuota mensual a pagar durante “X” años hasta liquidar todo lo financiado. En un renting todo es muy similar, con la diferencia que transcurrido un tiempo (pueden ser tres o cuatro años), es posible decidir qué vas a hacer con la moto: quedártela pagando lo que falta, entregarla y cambiarla por una nueva o bien devolverla por el precio que te quedaba por abonar. Únicamente hay que tener en cuenta detalles como kilómetros máximos que puede tener la unidad a la hora de devolverla, el estado general del vehículo o que las revisiones tienen que haber sido pasadas en concesionario oficial.

Pero como se suele decir, el movimiento se demuestra andando y para entender mejor cómo funciona el renting de una moto, vamos a hacer un caso práctico, y para ello hemos sido asesorados por el Concesionario oficial Yamaha Málaga en Navarro Hermanos, donde es posible adquirir mediante la opción Yamaha Motor Finance YOU EASY GO, cualquier motocicleta de Yamaha ya sea hypernakedsport touring, adventure, sport heritage, supersport, sport scooter urban mobility.

Así si buscas tu primera moto para el A2, puedes hacerte con una Yamaha MT-07 desde 90 euros al mes. Tienen una cuota de entrada de 1.491,57 euros, una cuota de 82,68 euros, 34 cuotas de 90 euros y una cuota final de 3.194,55 euros. Esta cuota final es la que te permite quedarte con la moto si la pagas, devolverla al concesionario usando para ello la opción de recompra garantizada (y estrenar una moto nueva a los tres años), o devolverla con lo que la última cuota queda de esta forma pagada.

You Easy Go Yamaha

Supongamos que buscas una moto para viajar y tienes el carnet A. Una de las mejores opciones es la Yamaha Tracer 9. En este caso, la entrada es de 3.262,71 euros, una cuota de 113,95 euros, 34 cuotas de 125 euros y una final de 5.309,55 euros. ¿Eres más de barro y caminos? Sin problema: Yamaha Ténéré 700: 3.138,25 euros de entrada, una cuota de 90,79 euros, 34 cuotas de 100 euros y una final de 4.634,55 euros. ¿Te pica más el enfoque deportivo? Tienes una Yamaha R7 por 2.904,21 euros de entrada, una cuota de 81,65 euros, 34 cuotas de 90 euros y una final de 4.229,55 euros.

Y si utilizas la moto en ciudad con el B convalidado, tienes un Yamaha NMAX 125 por 329,50 eruos de entrada, 35 cuotas de 60 euros y una final de 1.172,15 euros. O si buscas un scooter con mayor polivalencia, el modelo deportivo por antonomasia que es el Yamaha TMAX 560 lo puedes tener por una entrada de 1.130,70 euros, 35 cuotas de 190 euros y una última cuota de 6.649,50 euros. En todos los casos y como hemos dicho, la opción Yamaha Motor Finance YOU EASY GO te permite decidir qué vas a hacer a los tres años.

Hay más modelos y opciones disponibles. Encuentra Motos Yamaha Málaga en Navarro Hemanos Yamaha.

COMPARTE
Sobre mí

Redaccion

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.