Menu

Moto del día: 2018 Harley-Davidson Fat Bob

Bruta, sí, pero refinada

Moto del día: 2018 Harley-Davidson Fat Bob

Harley-Davidson es una marca de motos a la que muchos consideramos como aquella que se dedica a realizar motos de corte clásico, en la que parece que los modelos no cambian nunca; parecen estancados en fabricar motos a la antigua y que aunque tengan su público, no intentan llegar a otros nichos de mercado, por que el que quiere una Harley busca una Harley.

El tiempo, y sobre todo las nuevas normativas anticontaminación, amén de otras marcas que han resurgido como Indian, y otras que les están quitando algún adepto a las motos clásicas como Triumph, están haciendo que en Harley-Davidson esté cambiando un poco este paradigma; de hecho, incluso en un futuro cercano se prevé que tenga una gama de eléctricas como ya vimos con la Livewire. La marca piensa a muy largo plazo, hasta desde los juguetes para crear moteros a futuro.

Mientras la electrificación llega a nuestros garajes y concesionarios, Harley no puede estar parada, y por ello ha tenido que realizar una profunda revisión de sus modelos, y sacar motores que se adapten a los gustos y normativas actuales.

2018 Harley Davidson Fat Bob 107 2

Uno de estos modelos es la 2018 Harley-Davidson Fat Bob, que dentro de ser un miembro mas de la familia Softail, con lo que eso conlleva -no esperemos un peso pluma con motor de SuperBike cuatro cilindros con 200 CV a 15.000 RPM-, nos quita de un plumazo los prejuicios acerca de que son motos gastonas, que frenan poco, que vibran mucho, y que necesitas brazos de acero fundido en los Altos Hornos de Bilbao para meterla dentro de la curva.

El motor que emplea esta versión es una de las principales revoluciones del modelo -recordemos que vienen de una larga estirpe de motores bicilíndricos en V refrigerados por aire con dos válvulas en cabeza-. Un motor que se encuentra dentro de la familia Milwaukee Eight, debido al sistema de culatas de cuatro válvulas por cilindro como principal novedad, doble bujía para mejorar el encendido, un árbol de levas, y válvulas de accionamiento hidráulico que no necesitan mantenimiento -reglaje-.

El motor tiene dos versiones, la primera, de 107 pulgadas cúbicas -o 1.745 cc- con dos cilindros en V a 45º. Tiene el mismo peso que el modelo Twin Cam 103 al que sustituye, pero incrementa su par un 11 %, consiguiendo un par total de 145 Nm a 3.000 RPM. Este motor tiene las culatas refrigeradas por aceite.

2018 Harley Davidson Fat Bob 107 3

El motor de 114 pulgadas cúbicas -o 1.870 cc-, es el mas interesante dentro del modelo Fat Bob, pues es el que además de todas las novedades mencionadas del 107 tiene la refrigeración de las culatas por agua y, además, el par se ve incrementado a su vez hasta los 155 Nm en el mismo rango de revoluciones.

En cuanto al chasis, el modelo Fat Bob pasa de la familia Dyna que montaba dos amortiguadores traseros laterales, a la familia Softail que tiene un amortiguador trasero Showa oculto para parecer un chasis rígido tipo Hardtail, y que cuenta con un práctico pomo lateral a la derecha para la regulación de la dureza del mismo. La horquilla delantera de generosas dimensiones es también de marca Showa y por primera vez en una Fat Bob es invertida, con un buen compromiso entre comodidad y filtrado, cuenta con doble válvula, aunque no dispone de posibilidad de regulación.

Los frenos tienen ahora unas contundentes pinzas de cuatro pistones para la frenada delantera y dos pistones en la rueda trasera. Las ruedas son de unas inusuales medidas de 16 pulgadas, y montan unos generosos neumáticos de medidas 150/80 R16 delante y 180/70 R16 atrás. Sus medidas son generosas -recordemos que es una “gorda”-, con una longitud total de 2.340 mm, una distancia entre ejes de 1.615 mm y altura de 710 mm. Su peso sin contar el lleno de su depósito de solo 13,5 litros es de 306 Kg.

La estética controvertida para los incondicionales de las Harley clásicas pasa a ser desafiante, y parece mas una moto futurista que una convencional y sosa vintage llena de cromados. De un primer vistazo vemos que predomina un faro casi rectangular de tecnología Full LED, con un minimalista manillar muy ancho con todo el cableado de sus mandos por el interior del mismo. La información se concentra en un único reloj que presenta información mixta, el tacómetro es analógico y el resto de información se presenta en una pantalla digital que nos muestra velocidad, nivel de combustible, odómetros parciales, reloj y marcha engranada.

Otro de los puntos que más nos llama la atención es su voluminoso sistema de escape 2-1-2 que sobresale por el lateral derecho, y del cual aunque ya no escucharemos ese ralentí irregular típico de los modelos de la marca deja aullar un rugido ronco y melódico que nos recuerda que estamos ante un motor con una cilindrada mayor a la de muchos utilitarios.

La parte posterior también nos llama la atención con un asiento para acompañante de dimensiones muy reducidas, en el que no me parece que sea una buena idea ir mas allá de la terraza del café que se encuentra dos calles mas debajo de tu casa, y un colín con una aleta separada del portamatrículas que va unido al basculante mediante dos tirantes de acero. La iluminación posterior no tiene tampoco un piloto de freno/posición como estamos acostumbrados en la mayor parte de modelos, sino que se encuentra dividida en unos intermitentes que realizan todas las funciones -posición, luz de freno e intermitente-.

Dinámicamente tenemos una moto que ha mejorado bastante en todos los aspectos, tiene mayores prestaciones que los modelos previos, frena contundentemente, absorbe las irregularidades del terreno mucho mejor que otros modelos con suspensiones menos elaboradas, vibra mucho menos y el paso por curva a pesar del enorme balón delantero de 150 no se ha visto perjudicado, si además le sumamos que tiene un consumo contenido gracias a la inyección electrónica podríamos decir que Harley ha dado un paso de gigante con este modelo.

Desde luego, si realizasen una nueva película de Terminator en pleno 2019, estoy seguro que Arnold Schwarzenegger debería ir en esta Fat Bob, en vez de la Fat Boy de 1991 que utilizaron para Terminator 2, eso sí, deberían desembolsar los más de 19.500 euros que cuesta; pecata minuta.

COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.