Moto del día: BMW G 310 R

Moto del día: BMW G 310 R

Tu primera BMW


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuando se presentó la BMW G 310 R hace ya un par de años, no fuimos pocos los que nos quedamos con la cara a cuadros. Esta jugada por parte de la casa bávara era bastante arriesgada puesto que a ojos de una mayoría, tenían mucho que perder y poco que ganar. Ahora, con el producto más asentado por el paso del tiempo, podemos decir que la balanza se ha quedado en una posición intermedia.

La BMW G 310 R era la apuesta de los alemanes por ampliar su mercado y sus potenciales compradores, hacia abajo claro, porque por arriba su gama llega prácticamente hasta lo más alto. Con esta maniobra BMW pretendía aumentar volumen de mercado y número de motocicletas vendidas al presentar un modelo bastante más asequible de lo que nos tenían acostumbrados.

Además, la pequeña BMW podría servir como gancho para atraer nuevos compradores a la familia alemana y canalizar las futuras adquisiciones de estos hacia modelos superiores de la marca, así todo quedaba en casa, una maniobra bastante lógica hasta cierto punto. De hecho, no era la primera vez que la casa bávara se atrevía a hacer algo así ya que a principios de los años 90 BMW buscaron lo mismo presentando la BMW F 650, y posteriormente su relevo, la BMW F 650 GS.

El riesgo aquí deriva de que BMW sabe hacer muy buenas motos… de gama alta, lo cual no quiere decir que sepa hacer buenas motos pequeñas y sencillas, y lo que es más importante, poder venderlas a un precio asequible. Este es el tipo de producto que los japoneses siempre han dominado a la perfección.

La BMW G 310 R se vende a día de hoy por 5.300 euros. A cambio de esta cantidad te llevas una BMW con un motor monocilíndrico de 34 CV y una parte ciclo de calidad contrastada, gracias a su chasis tubular de acero, su horquilla invertida, o su pinza de freno frontal con anclaje radial.

Puede parecer una buena relación calidad precio, pero lo cierto es que no lo es. Su más directa rival por concepto es la KTM 390 Duke, y el modelo naranja supera prácticamente en todo a la alemana. Mejor motor, mejor parte ciclo, mejor equipamiento… y se venden a un precio idéntico.

BMW G 310 R 2

Podríamos pensar que este “déficit” se ve compensado con una mejor calidad constructiva, pero los que la han probado afirman que la G 310 R no tiene ese toque “BMW” de sus hermanas mayores, algo muy lógico por otra parte ya que estamos hablando de un modelo que busca ser asequible. Si nos vamos al lejano oriente, las comparaciones vuelven a ser odiosas. Los japoneses ofrecen productos más elaborados  a precios similares, o incluso mejores, como la Yamaha MT-03 o la recién presentada Kawasaki Z 400.

Centrándonos en la moto, creo que su mayor fortaleza es su estética. Cuando la tienes delante se siente como una BMW y luce como una BMW, lo cual también es importante. El trabajo realizado por los diseñadores ha sido muy acertado y tanto sus trazos, como su esquema de colores, especialmente el tricolor blanco azul y rojo, destilan germanidad por los cuatro costados.

Respecto a su conducción, es una moto eminentemente ciudadana. Su bajo peso y sus cotas más bien compactas son una delicia cuando de circular por la jungla urbana se trata. La punta se sitúa en unos razonables 145 km/h, por lo que su velocidad de crucero confortable se sitúa entre 110 y 120 km/h. Con estas cifras las autovías no serán un problema pero, de todas formas, no es una moto precisamente enfocada en este ámbito.

BMW G310 R 6

En carreteras de montaña se quedará algo corta de motor para los pilotos más experimentados, pero puede ser una gran moto escuela para que gente que lleva poco tiempo en este mundillo vaya haciendo manos. De todas formas, algunos usuarios y profesionales del gremio han reportado ciertas imprecisiones en la caja de marchas a la hora de efectuar los cambios.

En resumidas cuentas estamos ante una moto coqueta y muy visual. Es la primera BMW asequible de baja cilindrada, por lo que es lógico que los alemanes no hayan presentado un producto redondo al primer intento. Es normal que otros fabricantes tengan la receta más afinada puesto que llevan haciendo esto durante décadas.

Si en BMW le dan continuidad a la familia G, lo mismo podemos ver propuestas realmente prometedoras en este tipo de segmentos a medida que lleguen nuevos productos. De momento, y a modo de recomendación personal, creo que en BMW deberían de enfocarse en conseguir los 40-48 CV como prioridad principal, antes que ofrecer una suspensión o unos frenos chulos, ya que en este tipo de cilindradas es el motor lo que suele limitar a la parte ciclo y no al revés.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Si tuviese carnet de moto… y dinero suficiente.

Me quedo con la GS, aunque le falta imagen. Ya podían desarrollar un kit como el de Speedbrain para su “antecesora”, la G 450 X
comment image

Javier Costas Franco
Invitado

Al final no es tantísimo dinero. El carné puede salir por 500 euros, aprobando a la primera, y con clases de autoescuela (https://www.elplural.com/2016/08/01/cuanto-me-costaria-sacarme-el-carne-a2-de-moto). En cuanto a la moto, financiándola a dos o tres años (entendiendo que la tendrás ese tiempo o más) es bastante soportable para el bolsillo con un sueldo modesto, pero quitándotelo de otras cosas que son más prescindibles -o no-.

En otras palabras, la oferta de BMW es un descuento equivalente a lo que cuesta sacarte el A2.

Txesz
Mecánico
Txesz

Tuve en su día la oportunidad para meterme a las 2 ruedas tras sacar el B, una oferta de la autoescuela por ser ya cliente.

Pero entre que a mi padre no le hacía mucha gracia y que mi equilibrio sobre la bicicleta es el justito, lo dejé.

Y es que dado que soy incapaz de andar en bici sujetando el manillar con una sola mano, me da a mi que no estoy yo del todo listo para la moto.

Y si algún día me da por probar, las de 125cc y equivalentes (algunas electricas) serían más que suficiente.

Javier Costas Franco
Invitado

Lo bueno de las 300 es que van más holgadas que las 125, y para la mayoría de la gente realmente no hace falta más potencia. Existiendo niveles superiores de motorización, tampoco es que se pierda algo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.