Moto del día: Cagiva Raptor 125

Moto del día: Cagiva Raptor 125

El "mito" de la belleza Italiana


Tiempo de lectura: 6 min.

Las motos de octavo de litro italianas de mecánica dos tiempos hicieron babear a más de un adolescente en los 80, 90 y principios de los años 2000. Poco a poco, esta fiebre de motores rabiosos y humeantes fue perdiendo fuelle debido a las normativas anti-contaminación cada vez más restrictivas, que hacían que estas sencillas y alegres mecánicas fuesen poco competitivas respecto a sus rivales homólogas de mecánicas cuatro tiempos.

Si pensamos en dos candidatas italianas que cumplan a la perfección el concepto de deportividad, dentro de los fabricantes del país de la bota, rápidamente dos modelos nos vienen a la cabeza: la Aprilia RS 125 y la Cagiva Mito, dos motos que llevaban impregnado el ADN de competición con solo echar un vistazo a sus formas y componentes.

Nuestra Moto del día, la Cagiva Raptor 125, pese a su aparente disfraz de ser una bonita moto naked italiana con un diseño que casi calca al de su hermana mayor la Raptor 650 y a su vez al de la primera Ducati Monster 900, no debe llevarnos a engaño. Lejos de ser una moto de paseo tranquila o con la que disfrutar de rutas relajadas, es un pequeño cohete que hará las delicias de los motoristas más quemados de la categoría.

Cagiva Raptor 125 2010 2

Cagiva Raptor 125 (2010)

Este carácter viene dado debido a que la Raptor 125 toma la base de una de las dos motos a las que me refería como referentes prestacionales del segmento, la Cagiva Mito 125. De esta forma, toma su propulsor, su chasis y una parte ciclo de primer nivel, elimina los carenados integrales y los semimanillares, y propone una estética más limpia con un asiento corrido, un manillar completo más elevado, un faro circular y un depósito de formas redondeadas.

Esta moto entra por el ojo por su diseño, muy vistoso, aunque no le ha acompañado el éxito de ventas cosechado por su hermana carenada

Hablar de su propulsor, es hablar de uno de los mejores propulsores en su cilindrada y arquitectura. Este monocilíndrico dos tiempos refrigerado por agua de 125 cc cuenta con todos los aditamentos técnicos para sacar lo mejor del mismo, como válvula de escape electrónica, admisión por láminas y alimentación a través de carburador que en su última versión estaba gestionado también de manera electrónica.

De estricta serie es un motor que entrega 15 CV a 9.100 RPM y un par de 12 Nm a 8.500 RPM, que es la potencia máxima legal permitida para poder circular en la actualidad con el permiso A1 o con el B+3 años de antigüedad. Ahora bien, esta potencia está conseguida a base de poner impedimentos en el escape y el carburador, para que su propulsor no desarrolle su potencia total.

Cagiva Raptor 125 2010 4

Cagiva Raptor 125 (2010)

Si trabajamos en los mismos, eliminando sus limitaciones, rápidamente tendremos una moto que dobla su potencia, llegando a 30 CV, aumentando además sustancialmente sus prestaciones, siendo capaz de superar sin problema velocidades de 150 km/h, aunque comprometiendo un poco más su fiabilidad, todo hay que decirlo.

El chasis es también “la pera en bote”, ya que no escatimaron ni en su arquitectura ni en el material empleado para darle forma. De hecho, es uno de los mejores y más rígidos que se han fabricado para motos de tan solo 125 cc, ya que es un fantástico doble viga perimetral cerrado fabricado en aluminio. Además, para completar el conjunto, se encuentra unido a un basculante asimétrico tipo “banana” que también se encuentra fabricado en aluminio.

Crearon un conjunto de chasis y basculante tan bien puesto a punto y sobredimensionado, que suele ser utilizado como base de preparaciones a las que le acoplan el motor de Yamaha RD/RZ 350.

Cagiva Raptor 125 2010 3

Cagiva Raptor 125 (2010)

En cuanto a parte ciclo, la Raptor 125 tampoco se queda atrás, con un equipo que ya quisieran rivales de su época de mayor cilindrada, ya que cuenta también con el mismo esquema de suspensiones que su hermana deportiva. La horquilla delantera de 40 mm Marzzochi es de tipo invertido y el monoamortiguador trasero marca Sachs es regulable en precarga y está montado sobre un sistema de bieletas.

El sistema de frenada cuenta con dos discos, uno delantero de nada menos que de 320 mm de tipo flotante, que es mordido por una pinza axial Brembo serie oro y cuenta con nada menos que cuatro pistones. Detrás tenemos también un equipo Brembo, aunque en este caso el tamaño del disco es de 220 mm y la pinza de un único pistón. Un sistema que garantiza una potencia de frenado muy buena, teniendo en cuenta que además su peso es de solo 125 kg -en seco-. No dispone en ninguna de sus versiones de ABS.

La Cagiva Raptor 125 también va bien calzada, ya que cuenta con llantas de 17 pulgadas en ambos trenes que montan neumáticos radiales en medida 110/70 para el delantero y de 150/60 para el trasero. Neumáticos con un ancho adecuado a la potencia y prestaciones que esta pequeña moto puede llegar a alcanzar.

Cagiva Raptor 125 2010 5

Cagiva Raptor 125 (2010)

Dinámicamente es una moto que pese a su engañosa apariencia requiere que el conductor esté muy pendiente de la conducción, una moto que a bajo régimen su propulsor está prácticamente dormido, no ofreciendo nada de empuje, por lo que siempre hay que estar pendiente de ir en la relación de cambio adecuada para hacerlo girar por encima de 7.500 RPM si queremos obtener lo mejor de su carácter, no siendo el motor más agradable en desplazamientos urbanos.

Es un propulsor que pide a gritos girar alto de vueltas para dar lo mejor de sí, y que cuando lo hace es capaz de entregar una aceleración y velocidad punta superior a la de la mayor parte de sus rivales. Es algo que, si le sumamos una puesta a punto muy buena, con unos componentes de primera, hará las delicias de los más quemados en conducción deportiva.

La fiabilidad es algo a tener en cuenta, ya que son motos a las que hay que cuidar en su conducción y que exigen de un mantenimiento escrupuloso si queremos que la moto nos dure en unas condiciones óptimas. También hay que tener en cuenta que su recambio no es barato ni tan fácil de encontrar como en alguna de sus rivales. Un peaje a pagar que quizá a muchos les merezca la pena por tener una gran sonrisa debajo del casco cuando la hagan subir de vueltas.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Cagiva Raptor 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam