Moto del día: scooter Unibus

Moto del día: scooter Unibus

Y por fin llegamos al primer scooter de verdad, pero demasiado adelantado a su tiempo


Tiempo de lectura: 4 min.

Terminamos nuestra pequeña trilogía sobre el pasado de los scooter con el modelo que, de forma unánime, ha sido considerado como el primero de todos. Nacido en Gran Bretaña al amparo de una empresa aeronáutica que buscaba cómo sobrevivir tras el fin de la Primera Guerra Mundial, pero que debido a su alto precio se cree que no se fabricaron más de 100 unidades. A veces, ser un pionero supone ser también un incomprendido, y si no que se lo digan al Unibus.

The Gloucestershire Aircraft Company Limited fue quien, en 1920, lanzó al mercado este curioso vehículo que fue publicitado como “el coche de dos ruedas”. Después del dudoso éxito del Auto-Fauteuil y del Skootamota, alguien debería haberles chivado que seguía sin ser el momento oportuno. Pero su diseñador, Harold Boultbee, de nuevo un ingeniero que le daba tanto a vehículos terrestres como aéreos, no lo creyó así. E hizo un trabajo impresionante, con un diseño muy avanzado para esa época.

Seguramente partió de la idea de que si cogía aquellos primeros scooter y le añadía una carrocería que protegiese al conductor y la mecánica, el resultado sería un vehículo que se podría conducir de forma cómoda y limpia. Con carreteras en las que el asfalto era un lujo, no debía ser cómodo manejar una moto durante un día lluvioso, e intentar llegar a casa con barro hasta las orejas. Y lo cierto es que consiguió lo que se proponía.

Unibus scooter 01

Se construyó un chasis de acero prensado que albergaba el motor en la parte delantera, justo tras la rueda frontal. El conjunto se carenó completamente, con un diseño realizado en aluminio y de formas muy limpias, casi simétricas. Si no llega a ser por el manillar, no sabrías cuál es la parte delantera y cuál la trasera.

El motor era un monocilíndrico de dos tiempos y 269 cc (70×70 mm), que ofrecía unos 2,5 CV de potencia. La refrigeración era por aire y la lubricación por goteo. Asociado a él iba una caja de cambios de dos velocidades, con una transmisión a la rueda trasera a través de un tornillo sin fin. La suspensión en ambos trenes se confiaba a un sistema de ballestas, con freno de tambor en la rueda trasera.

Se arrancaba a través de la manivela ubicada en el contraescudo, y que mediante un sistema de rueda libre iba conectado al motor por una cadena. Ambas ruedas eran de 16″.

Unibus scooter 03

Al ser mostrado por primera vez, el Unibus causó una gran expectación entre la prensa especializada:

“Desde cualquier punto de vista que se considere el Unibus, es un trabajo ingenioso de principio a fin. El diseño marca una nueva era en la marcha del progreso del vehículo de dos ruedas.” Motorcycling Magazine, 28 de junio de 1920

Cuando salió a la venta costaba la friolera de 95 guineas, que son aproximadamente 95 libras. En aquella época, era más o menos el salario de todo un año para un trabajador medio. Como os podréis imaginar, no tuvo demasiado éxito. Solo las clases más pudientes podrían permitirse uno. Esto hizo que en los dos años que estuvo a la venta, solo se fabricaran algo más de 100 unidades. Y aun con ese precio, The Gloucestershire Aircraft Company Limited perdía dinero con cada Unibus vendido.

Los años hicieron que las poca unidades fueran desapareciendo aunque, por suerte, el entusiasta de las motocicletas Mike Webster de Romney adquirió lo que se cree que es uno de los tres Unibuses que existen. Ha restaurado completamente el curioso vehículo para que esté en condiciones de circular. En 2014 realizó el viaje al nuevo Museo Jet Age, en el aeropuerto de Gloucestershire, donde se puede ver en una vitrina. Como curiosidad, hizo el viaje vestido igual que la publicidad de la época. E incluso el bombín puede ser visto sobre el asiento de este curioso Unibus devuelto a sus días de gloria.

En el enlace que os dejamos a continuación, tenéis recopilada un buen número de fotos sobre el scooter Unibus.

Fotos: James Rendell Comparador de seguros de coche

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!