Moto del día: EBR 1190 RX

Moto del día: EBR 1190 RX

En búsqueda de "la Panigale" norteamericana


Tiempo de lectura: 6 min.

La historia de Erik Buell representa sin lugar a dudas la filosofía del país norteamericano: si te caes, te vuelves a levantar y continúas. Así es como este ingeniero estadounidense ha vivido durante las últimas décadas, intentando llevar a buen puerto su sueño de fabricar la motocicleta deportiva americana de referencia, aunque por desgracia no siempre ha ido como él esperaba.

Es en 1983 cuando funda inicialmente Buell, después de haber pasado varios años en el departamento técnico de Harley-Davidson, y tras muchas subidas y bajadas y un buen puñado de modelos a sus espaldas, es en 2009 cuando se ve obligado a cerrar definitivamente las puertas de la factoría de East Troy (Wisconsin).

Pero lejos de darse por vencido, ese mismo año funda EBR (Erik Buell Racing), inicialmente para construir motocicletas para competir en el campeonato AMA e incluso llega a correr en 2014 en el Mundial de Superbikes y se convierte en la primera motocicleta diseñada en su totalidad en los EEUU en conseguir puntuar en una de las pruebas de la competición.

EBR 1190 RX 2

La EBR 1190 RX es el resultado del trabajo por parte de su creador Erik Buell, después de más de 35 años trabajando para ello, de crear la deportiva estadounidense de referencia

Evidentemente, Erik Buell tenía unos planes más ambiciosos para su nueva marca y consigue en el año 2010 diseñar y poner en producción, dos años más tarde, su primer modelo, la EBR 1190 RS. Estaba basada sobre la moto con la que se había corrido en el año anterior y de la que solo se fabrican 135 unidades a lo largo de las dos siguientes temporadas, las cuales sirvieron además para poder homologar la versión que correría en el AMA estadunidense y el SBK simultáneamente.

Es el 16 de octubre de 2013, en el The American International Motorcycle Expo (AIMEXPO), cuando la marca estadounidense presenta en sociedad y lanza en serie unos meses después, la que es nuestra moto del día, la EBR 1190 RX, tras su fusión con el grupo indio Hero MotoCorp el 1 de julio de ese año, y una inyección de capital de 25 millones de dólares por parte de este.

La nueva deportiva de EBR era muy similar a la anterior 1190 RS, pero en esta ocasión se había mejorado tanto la entrega de potencia, con un sistema electrónico comandado por una centralita Synerjet, así como un nuevo control de tracción con hasta 20 modos de funcionamiento. El propulsor seguía siendo el mismo V-Twin a 72° de 1.190 cc, refrigerado por agua, dotado de un sistema de inyección electrónica con doble difusor por cilindro. Era capaz de desarrollar 185 CV de potencia a 10.600 RPM y 137,8 Nm a 8.200 RPM, y de llegar a girar hasta las 11.500 RPM, momento en el que el corte de inyección hacía acto de presencia.

EBR 1190 RX 1

Después de la fabricación de la primera versión de la 1190 llegaría esta RX, con mejoras a nivel mecánico para conseguir una motocicleta más sencilla de pilotar, con ayudas como un sistema de control de tracción con 20 modos diferentes de utilización

Por otro lado, se trabajó mucho en las geometrías y tacto de la moto en marcha, incluyendo entre otros un triple eje de equilibrado o embrague por accionamiento hidráulico, y dotando a la 1190 RX de un chasis tipo monocasco fabricado en aluminio. Las vigas superiores de este albergaban el depósito de combustible de 17 litros de capacidad.

A nivel de suspensiones, EBR optó por Öhlins tanto para su horquilla invertida frontal como el monoamortiguador trasero, ambos regulables con diferentes opciones de reglajes y todo ello apoyado sobre sendas llantas forjadas en aluminio. Iban calzadas con neumáticos Pirelli Diablo Rosso Corsa en medidas 120/70 ZR17 y 190/55 ZR17 delante y detrás, respectivamente.

Para la frenada Erik Buell siguió confiando en el sistema que ya usaba en su antigua marca, donde un solo disco perimetral GSK de 386 mm mordido por una pinza Nissin de nada menos que ocho pistones era el elegido para el tren delantero, siendo en su parte posterior de 220 mm y en este caso dotado de una pinza Hayes de doble pistón.

Erik Buell siguió utilizando la filosofía de construcción que había utilizado hasta 2009 en la antigua Buell y eso se hace palpable en detalles como el sistema de frenado de la EBR 1190 RX

Las cotas finales de la 1190 RX en cuanto a longitud total, anchura y altura máxima eran 2.040 mm x 737 mm x 1.110 mm, con una distancia entre ejes de 1.409 mm y una altura hasta la base del sillín de 826 mm, ratificando así con estas medidas su genética racing pura y dura. El peso final en seco quedaba en 190 kilogramos.

Los acabados y calidades de esta superbike yankee estaban a un gran nivel, contando con elementos como unas estriberas regulables, o una pantalla TFT de muy buena calidad como cuadro de instrumentos, con indicador de marcha engranada, cuentavueltas, velocímetro o selección del modo de control de tracción elegido.

Con un precio de 18.995 dólares del momento, la nueva EBR 1190 RX competía directamente con las europeas KTM RC8 1190 y Ducati 1199 Panigale, ambas de filosofía similar y con tarifas no muy alejadas de la norteamericana. Sus colores disponibles eran Galactic Black, Racing Red y Strike Yellow.

La EBR 1190 RX es sin duda “la Panigale estadounidense”, o al menos da la sensación que se buscó crear una motocicleta con la que dar la réplica a la deportiva de Borgo Panigale

Pero la realidad es que la nueva etapa de Erik Buell nuevamente duró relativamente poco, declarándose en quiebra en el año 2015 y siendo absorbida, un año después, por un fondo de inversión llamado Liquid Asset Partners, que continuó unos meses con la producción hasta principios de 2017, momento en el que daba la estocada final a la marca por la falta de viabilidad económica.

En 2019 se volvió a reiniciar la fabricación del modelo de manera prácticamente artesanal y casi con cuentagotas, aunque no sabemos muy bien cuáles son los planes de futuro de la empresa. Según anunciaron en los próximos meses habrían novedades y posibles modelos que podrían llegar a partir de este año.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Soy un gran fan de Erik Buell, por ejemplo con esta moto montó un equipo de SBK con más pasión que medios y bueno los resultados fueron los que fueron, pero ese romanticismo y hacer las cosas con personalidad propia me atraen.
Os dejo una foto de la susodicha en la ronda de SBK de Motorland del 2015.

buell caballete.jpg


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.