Moto del día: Honda GL 1200 Goldwing

Moto del día: Honda GL 1200 Goldwing

Tuvo una vida comercial corta pero intensa


Tiempo de lectura: 4 min.

Hablar de la Honda Goldwing es hablar de uno de los modelos más reconocibles de la historia del motociclismo, es hablar de opulencia, de exageración, de barroquismo y sobre todo hablar de lujo y comodidad. Hoy en concreto nos vamos a centrar en la Honda GL 1200 Goldwing, que estuvo a la venta desde 1984 hasta 1897.

La Honda GL 1200 Goldwing fue una generación corta, apenas estuvo 3 años en venta, pero como todas las Goldwing supuso un paso más en el camino, ese largo camino de mutaciones y evoluciones en el cual pasamos de tener una maxi naked a mediados de los 70 hasta llegar a la actualidad, donde a buen seguro estamos ante la mejor moto touring del mercado.

Y fue durante esta generación cuando los japoneses se dieron cuenta de que la Goldwing solo podía ser una moto viajera, una moto de turismo, que lo de hacer una maxi naked pesada, con un motor gigante y transmisión por cardán, como era en sus orígenes, no tenía demasiado sentido comercial.

Honda GL 1200 Goldwing 3

Honda GL 1200 Interstate, el acabado intermedio

De hecho, para inicios de este 1984 la Honda GL 1200 Goldwing se ofrecía en tres niveles de equipamiento. En el más básico, el “standart” la moto venía desprovista de carenado, cúpula y maletas; siendo la ya mencionada naked grande y aparatosa sin mucho sentido práctico. Por encima de ella estaban la Interstate como peldaño intermedio y la Aspencade (que encabeza esta entrada) como tope de gama con pintura bitono y otras chucherías.

Las ventas no acompañaron en absoluto para esta versión y se descontinuo en 1985, consolidándose la Goldwing como esa moto de carrocería gigante con un carenado y maletas enormes solo apta para viajar. Las bases de lo que querían ser a partir de entonces estaban claras, y ahora solo había que ir perfeccionando la fórmula con cada nueva generación.

En este caso, nuestra protagonista estrenó un nuevo motor de 1.182 c.c pero que seguía manteniendo la disposición original de cuatro cilindros bóxer enfrentados dos a dos, siendo la última de la saga que emplearía este esquema mecánico, ya que su sucesora, la Honda GL 1500 montaría un nuevo propulsor hexacilíndrico.

Honda GL 1200 Goldwing 4

Una novedad de esta generación eran los taqués hidráulicos, gracias a los cuales no hacía falta hacer el reglaje de válvulas al motor. Entre esto y el eje cardán para mover la rueda trasera, era una moto que precisaba muy pocos mantenimientos, reforzando esa faceta suya de viajera incansable capaz de recorrer cientos de miles de kilómetros.

Mecánicamente, erogaba 94 CV a 7.000 vueltas, con un par motor nada desdeñable de 104 Nm. Lo que lastraba las prestaciones del conjunto sin lugar a dudas era su peso, ya que esos caballos tenían que mover 330 kilos de moto, ahí es nada.

En 1985, justo cuando desapareció la naked, los japoneses presentaron una edición especial, la GTL, que venía hasta arriba de novedades y chucherías super tecnológicas como la inyección electrónica, suspensión posterior auto nivelable, sistema de audio de cuatro altavoces y un muy sofisticado para aquellos años ordenador de a bordo. El precio era estratosférico, pero era el vehículo de dos ruedas más avanzado de aquella época.

Honda GL 1200 Goldwing 1

Honda GL 1200 L Limited Edition

Los dos años posteriores que aguantó en el mercado, la Honda GL 1200 Golwdwing siguió recibiendo cambios y mejoras aquí y allá en la ergonomía y en el equipamiento, para seguir mejorando una moto que no podía dejar de ser referente en el apartado tecnológico.

En 1988, llegó su sucesora, la Honda GL 1500 Goldwing, una moto más madura y asentada, que logró permanecer 12 largos años en los concesionarios hasta que con la llegada del nuevo siglo se sustituyo por la todopoderosa 1800.

Objeto de deseo para unos, aberración para otros… las Honda Goldwing siempre han sido motos muy polarizantes que o te encantan o las odias. Es un producto de nicho que no busca agradar a todo el mundo, y ya solo por eso tienen mi aprobación.

Hoy en día se pueden encontrar de segunda mano a precios… razonables, ya que no deja de ser un pedacito de historia de Honda, y del motociclismo en general. Más que como moto práctica y usable en la actualidad, la Honda GL 1200 empieza a ser un vehículo de colección. El problema es que con tantos gadgets, sistemas, componentes y tecnologías… es complicado muchas veces conseguir que todo funcione bien.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Honda GL 1200 Goldwing con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Too Fast Termi.
Invitado
Too Fast Termi.

Pues yo tengo una gl 1200 Aspenade, de 1984, y con mas de 100 mil kilometros le funciona todo como el primer dia.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.