Moto del día: Honda NC 700 D Integra

Moto del día: Honda NC 700 D Integra

¿Es una moto? ¿Es un scooter? No, es la Honda Integra


Tiempo de lectura: 5 min.

La Honda NC 700 D Integra es una de esas motos que rompen moldes, motos que cuando se lanzan al mercado la gente no sabe muy bien con qué compararlas o cuáles son sus principales rivales. La Integra es una mezcla entre una moto convencional y una maxi scooter tomando características y las ventajas de uno y otro segmento.

Otra de las jugadas maestras de los japoneses con este modelo es que aprovecharon una misma plataforma a nivel de chasis y motor para sacar tres motos con sabores bien diferenciados. Estaba la Honda NC 700 S que era la naked, la Honda NC 700 X que era la trail, y nuestra protagonista la NC 700 D Integra que era una especie de híbrido entre maxi scooter y moto convencional.

Pero es que no quedaba ahí el reciclaje y la reutilización. La unidad de potencia era un bicilíndrico de 670 cc, ocho válvulas y carrera larga. Erogaba 51 CV de potencia a 6.250 rpm (47 CV en Europa para hacerla apta para el carné A2). Y os digo todas estas cifras porque es el resultado de dividir por dos el motor 1.4 I-VTEC que montaba la propia Honda en coches como el Honda Jazz o el Honda Civic allá por 2012, cuando se comenzó a vender nuestra protagonista.

Triumph Adventure Experience 01

Y es que estas motos, las NC o new concept fueron concebidas en plena recesión mundial, tras la crisis de 2008, y hacían falta productos más racionales y lógicos, más baratos de fabricar y también de mantener, y esta fue la respuesta de los japoneses a esa demanda.

Emplear “medio motor” de coche en una moto tenía numerosas ventajas como abaratar costes de desarrollo, pero también se conseguía un menor consumo y un mantenimiento más bajo como principales ventajas. La Integra se plantaba casi en 3,5 l/100 Km, lo que gastaría un pequeño scooter de 125 pero siendo una moto de 700 cc con 214 kilos en seco.

El motor de carrera larga era un mecherito y además tenía unos bajos muy llenos, ideales para conducir en el día a día. Es como si esta moto fuera “diésel” para que nos entendamos. La parte negativa es que por el camino se perdía buena parte de la pasión, del espíritu RACER, y de las estiradas gloriosas que tanto nos gustan del mundo de las dos ruedas, y es que la Integra tenía la zona roja en el mismo punto que un Honda Civic, a 6.500 vueltas.

Triumph Adventure Experience 03

A la hora de la verdad se conducía más como una moto cómoda de gran carenado, algo así como una GT, que como un scooter. Ruedas, suspensión, transmisión, motor, todos eran propios de una moto convencional, y lo que cambiaba un poco respecto a estas era el escudo frontal de muy generosas dimensiones, el rebaje en el puente, donde tradicionalmente iría el tanque de combustible, y que tenía un hueco muy majo bajo el asiento para guardar cosas.

Otra característica especial es que estrenaba el cambio DCT de doble embrague, que allá por 2012 era una rareza y una primicia, pero que hoy en día cada vez cuenta con más adeptos y los japoneses lo van incorporando en más y más modelos con cada día que pasa.

Os voy a confesar que esta moto nunca me entró por los ojos. Para mí era una herejía, una contaminación impura de lo que debería de ser una motocicleta convencional al uso. Sin embargo ahora, con los años la miro y digo… oye, pues esta Integra da mucho por muy poco.

Triumph Adventure Experience 02

Estamos hablando de un modelo con una comodidad propia de las grandes GT. Una moto ideal para viajar ya sea solo o acompañado gracias a lo espaciosa y cómoda que resulta así como a la gran protección aerodinámica. Además, su motor de carácter tranquilo y percherón casa con esa idea de hacer miles y miles de kilómetros por carretera girando a un régimen de giro realmente bajo, tanto para ahorrar combustible como para hacer el viaje más relajado y confortable.

Una moto muy lógica y muy racional. Este modelo podría resumirse como: le encantará a tu cartera, no así a tu corazón. Aunque ampliaría lo de que también le encantará a tus posaderas y a tu espalda. Con 47 CV y el carácter tranquilo del motor está claro que no es el vehículo ideal para ir de curvas y experimentar sensaciones fuertes, pero no todo el mundo se compra una moto para eso, ¿verdad?.

Hoy en día están a precios que arrancan por los 3.500 euros. Me parecen cifras verdaderamente bajas para el pedazo de moto práctica versátil y funcional que te estás llevando a cambio. Y está aquello de que Honda es Honda a mayores.

Si buscas una moto que sirva tanto para diario como para viajar con comodidad, si estabas pensando en una trail asfáltica para tal cometido… lo mismo si eres abierto de mente este experimento de la Integra podría salirte bien. A fin de cuentas, puedes probarlo por “solo” 3.500 euros.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Honda NC 700 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam