Moto del día: Hyosung RT 125 Karion

Moto del día: Hyosung RT 125 Karion

Estética playera y facilidad de uso.


Tiempo de lectura: 5 min.

Ver rápidamente una Hyosung RT 125 Karion aparcada en la acera, mientras pasamos rápidamente de camino, nos dejará con la eterna duda de si lo que acabamos de ver es una Suzuki VanVan 125 o una Yamaha TW 200. Y es que esta Hyosung RT 125 Karion tiene una marcada estética playera, con una rueda trasera de grandísimas dimensiones al igual que las mencionadas compañeras.

Pese a tener esta estética de moto ideal para circular sobre arena, hay que decir que el tipo de neumático no tiene el dibujo más adecuado para estos menesteres, pero sí que lo tiene para realizar una conducción tipo trail de manera tranquila por senderos y pistas y no penalizar en su uso en ciudad o carretera.

Como salta a la vista, ºes una motocicleta con ciertas aptitudes offroad, ideal para aquellos que quieren dar sus primeros pasos en moto, o para aquellos que quieren matar el “gusanillo” de circular por caminos o veredas sin dejarse un dineral en una moto mucho más técnica que quizá no vayan a aprovechar.

Hyosung RT 125 Karion 2

La receta de esta moto es sencilla, una altura libre al suelo decente -230mm-, suspensiones con un generoso recorrido, el asiento a una distancia respecto al suelo ideal para los pilotos que somos de talla más pequeña -780 mm-, un motor fiable derivado de los antiguos motores monocilíndricos de Suzuki, que además comparte cotas con la mencionada VanVan o con la Suzuki GZ 125 Marauder, y una estética atemporal y cuidada con líneas clásicas.

El propulsor de esta coreana, pese a estar basado en un diseño que, como he dicho, pertenecía a Suzuki, con quien colaboró en épocas anteriores, tiene algunas diferencias. Sobre todo en las últimas versiones del modelo, que incorpora doble árbol de levas (DOHC) y desarrolla algo más de potencia que las versiones previas con único árbol de levas. El motor de Suzuki, sin embargo, siempre se conformó con un único árbol de levas (SOHC) en cabeza y una potencia más discreta.

En líneas generales, podemos decir que se trata de un monocilíndrico refrigerado por aire, que cubica 124 cc gracias a un diámetro/carrera de 57×48,8 mm. En todas sus versiones estuvo alimentado a través de un carburador y en la última generación (DOHC) era capaz de entregar nada menos que 14,4 CV a 10.000 RPM, que es un dato bastante alto para un motor de este cubicaje y refrigeración por aire.

La caja de cambios de únicamente cinco relaciones, con las marchas bastante cerradas, dotan de una aceleración bastante buena desde parado a la motocicleta -siempre teniendo claro el tipo de motor y cilindrada que llevamos entre las piernas-. Eso sí, hacen que penalice en carreteras secundarias, donde el exceso de régimen para circular entre 90-100 km/h hace que se transmitan numerosas vibraciones y que no se ruede tan a gusto con ella -algo que podemos solucionar de forma económica alterando su desarrollo con un nuevo piñón, si lo que pretendemos es usarla en este campo-.

El chasis se construye en torno a un bastidor de simple cuna fabricado en acero. La cuna desdoblada en su parte inferior se encuentra muy bien protegida, con un cubrecarter que envuelve la zona baja del propulsor. El basculante es de doble brazo y sección rectangular, y también se encuentra fabricado en acero.

Las suspensiones, pese a ser sencillas, tienen un tarado correcto para las excursiones que podemos realizar con esta motocicleta por campo y el abanico de posibilidades que nos ofrece. Su horquilla delantera convencional no dispone de ningún tipo de ajuste, pero tiene buena capacidad de absorción, contando con un recorrido de 250 mm. El monoamortiguador posterior si posee ajuste en precarga para ajustarla al peso de los ocupantes, posee un recorrido de 200 mm.

Hyosung RT 125 Karion 5

En los frenos, al igual que en la TW y VanVan, tenemos luces y sombras. La frenada delantera cuenta con un sistema de disco único de 275 mm que es asistido por una pinza de doble pistón paralelo con buen mordiente. Sin embargo, en la rueda posterior contamos con un sistema de tambor de 130 mm, que aunque posee buen mordiente hace que el tacto del pedal sea más difícil de dosificar cuando frenamos sobre firmes irregulares, al trasmitir su varilla rígida las oscilaciones del basculante.

Las ruedas quizá sean la parte más espectacular del modelo, sobre todo su trasera, que sobre llanta de 14 pulgadas monta un balón en medidas de 180/80. La rueda delantera, mucho más convencional, consta de una llanta delantera de 18 pulgadas con un neumático de 130/80.

Esta Hyosung, que en los años que se comercializaba superaba por poco los 2.000 euros de tarifa, está cargada de buenos detalles como la articulación de las punteras de los pedales de freno y cambio, o las estriberas. En contra, tiene una instrumentación poco completa en la que se echa en falta sobre todo un marcador de combustible para su depósito, que además no dispone de tapón con cerradura.

Hyosung RT 125 Karion 6

Es una moto sencilla para todos aquellos que buscan una moto descomplicada, fácil de conducir y de mantener, con un mantenimiento barato. Su fiabilidad es notable, pese a darse algunos fallos eléctricos de quema de fusibles como mal endémico reportado por algunos usuarios, o el pronto desfallecimiento de su amortiguador trasero en algunas unidades.

Si buscas una moto de este tipo en el mercado de segunda mano, y esta Hyosung RT 125 Karion no te convence, siempre puedes mirar también la Rieju Tango 125, que con una estética quizá menos diferenciada y llamativa te aportará mayor ligereza y manejabilidad.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Hyosung RT 125 Karion con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Tito
Invitado
Tito

Yo tengo una Karion y estoy encantado, solo pesa 125 kg, el único defecto es q se queda corta en autovía pero por lo demás está genial.

Álvaro
Invitado
Álvaro

¡¡Mi adorada Karioneta por fin!!! Tuve una durante 3 años, fue mi primera moto y con la que se me metió el gusanillo. Creo que pocas motos de 125 te van a dar mas por menos. Solo hay algo más básico que su mecánica, su mantenimiento. En todo el tiempo que la tuve ni la inflé las ruedas; eso si, la llevaba a las revisiones y cambios de aceite puntualmente. Yo no tuve problema con los fusibles pero si que el regulador eléctrico se estropeo y no acababa de ir fina. Pero se lo cambiaron y volvio a ir como… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!