Moto del día: Kingsbury Scooter

Moto del día: Kingsbury Scooter

Aunque pudiera parecer algo de actualidad, en verdad este tipo de diseños cuentan con más de un siglo de historia


Tiempo de lectura: 3 min.

A priori, sin fijarse demasiado en algunos detalles muchas personas podrían pensar que el Kingsbury es un producto actual. No en vano, el espectacular auge de los patinetes motorizados resulta un fenómeno extremadamente cotidiano en nuestros días. De hecho, bien podría decirse que es una moda. Sin embargo, en este caso estamos hablando de una máquina diseñada en 1919. Sí, con más de un siglo, demostrando así que ciertos fenómenos siempre regresan cuando se dan las circunstancias adecuadas. Pero, dicho esto, ¿cuáles fueron las que alumbraron a este monopatín? ¿Y en qué se relacionan con la actualidad?

Bueno, para empezar hemos de situarnos en el Reino Unido a finales de la Primera Guerra Mundial. Un momento en el que, debido a los estragos bélicos, el comercio internacional de caucho y metales se había resentido preocupantemente. Algo que, de forma directa, afectaba a todo lo que tenía que ver con la incipiente producción en serie dentro de la industria automotriz. Además, la población tampoco es que estuviera en su mejor momento económico, con el poder adquisitivo seriamente resentido así como una galopante brecha en materia de desigualdad.

Es decir, vender automóviles o motocicletas en la Inglaterra de 1919 no resultaba fácil si se quería hacer más allá de los pudientes clientes de la alta gama. Todo ello, ensombrecido por si fuera poco con los problemas de combustible inherentes al momento, viéndose afectadas las rutas con Oriente Medio y Bakú. Así las cosas, la idea de un monopatín motorizado no era del todo descabellada. Menos aún si tenemos en cuenta que las mujeres estaban – ya fueran ricas o pobres – bastante alejadas del acceso a la movilidad personal. Teniendo en ellas un mercado potencial para estas máquinas que, de una manera barata y sencilla, aseguraban una cuota de libertad individual más que interesante.

kingsbury (1)

En cierta medida, los problemas de movilidad y recursos que tenemos en la actualidad son parecidos a los vividos en 1919

Kingsbury 2 ¼, la historia se repite

Tras la Segunda Guerra Mundial multitud de fábricas reconvirtieron su actividad de lo militar a lo civil. Un hecho especialmente visible en Italia, donde marcas como Piaggio abandonaron la producción de aviones militares para pasarse al mundo del motociclismo. Pues bien, en el Reino Unido posterior a la Primera Guerra Mundial ocurrió exactamente lo mismo. De esta manera, Kingsbury dejó de producir aviones para el ejército británico, pensando en lo lucrativo que podía ser ofrecer modelos de dos ruedas.

Eso sí, antes de tener en su gama motocicletas – lo cual ocurrió en 1920 con la aparición de su primera motocicleta ligera – puso en el mercado este Kingsbury 2 ¼. Dotado de un minúsculo motor – evidentemente monocilíndrico – con dos tiempos, gracias al mismo este monopatín podía circular por el tráfico urbano dotado de cierta solvencia.

Además, insistiendo en el caso de las mujeres, muchas de ellas lo vieron como una excelente alternativa a las motocicletas debido a la facilidad de subirse al mismo en un tiempo donde, todavía, dominaban los incómodos y aparatosos vestidos de señora. Algo que, con el tiempo, vendrían a representar también los scooter así como las motocicletas de barra baja o cuadro abierto. Llamadas en España “ de sotana “ en clara referencia a la prenda religiosa.

kingsbury (1)

A pesar de contar con evidentes ventajas, este modelo se sustituyó en 1920 por una motocicleta como tal

Obviamente, esto ya no es un punto de relación con el Kingsbury de 1919. Sin embargo, la economía tanto en el precio como en el consumo y el mantenimiento sí son puntos a relacionar con el auge de los actuales monopatines eléctricos. Y eso por no hablar de que, en nuestras congestionadas ciudades, tenemos problemas de circulación similares a los de aquellos trazados urbanos que aún se estaban acostumbrando a la progresiva presencia del automóvil. Hecho en el que, este Kingsbury, intentó poner su aporte en materia de movilidad personal rápida y eficiente.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea