Moto del día: Rumi Turismo 125

Moto del día: Rumi Turismo 125

Gracias a ella, esta marca encontró una excelente tarjeta de presentación en el mercado italiano e, incluso, estadounidense


Tiempo de lectura: 4 min.

La historia de la Rumi Turismo 125 no sólo cuenta los inicios de su marca, sino también una buena cantidad de datos sobre la situación en la que se encontraba Italia después de la Segunda Guerra Mundial. Para empezar, lo primero a tener en cuenta es cómo Rumi no empezó en el sector de las motocicletas. Lejos de ello, originalmente echó a andar proveyendo de bienes de equipo a la industria textil. No obstante, en plena contienda transitó a la producción de armamento. Algo, por otra parte, muy común entre todas las empresas que, de una manera u otra, tienen que ver con el sector de la metalurgia. Eso sí, acabada la guerra había que buscar una nueva ocupación.

Exactamente igual que Ducati, la cual venía de fabricar equipos de radio y, dicho sea de paso, que Piaggio, responsable de dotar -junto a Alfa Romeo Avio- con no pocos aviones al ejército fascista de Mussolini. Así las cosas, en 1950 Rumi saltó al mundo de las dos ruedas convencida de la necesidad que los italianos tenían de éstas, siendo aún lo suficientemente modestos como para poder aspirar a los FIAT que, ya a finales de la década, empezarían a hacerse mayoritarios entre las clases medias. Es decir, un proceso social muy similar al que vivimos con la motorización de las capas populares en la Península Ibérica.

Dicho esto, lo cierto es que a Rumi no se la entiende sin un personaje fundamental en sus inicios. Hablamos de Pietro Vassena. Dotado de una enorme creatividad, Vassena ya diseñó sus primeras motocicletas allá por los años veinte aunque, a decir verdad, la fama le vino con el submarino C3. Presentado en 1948 bajo el lema “ el primer medio submarino para la paz y la investigación submarina “, llegando a sumergirse hasta los 412 metros. A partir de aquí, Donnino Rumi lo contrata de cara a desarrollar la gama completa de su nueva empresa automotriz, tomando como base de ella un motor de dos cilindros diseñado por el propio Vassena unos años antes.

rumi turismo 125 (1)

Vassena era uno de esos caracteres en los que las barreras entre ingeniero e inventor empiezan a difuminarse en nombre de una enorme creatividad

Rumi Turismo 125, el inicio de una amplia gama

Cuando en 1949 se presentó el prototipo de la Rumi Turismo 125, más de uno se quedó sorprendido. Y es que, a pesar de que su motor no era nada revolucionario – un bicilíndrico de dos tiempos con 6 CV para llegar hasta los 90 kilómetros por hora – la posición del mismo sí era, al menos llamativa. No en vano, ésta se planteó en un ángulo horizontal al suelo. No obstante, lo cierto es que Moto Guzzi ya había experimentado con aquel diseño y, además, había ganado no pocas carreras con él.

Entre otras cosas porque al colocar el motor así, colgado del bastidor en vez de envuelto por el mismo, se conseguía situar el centro de gravedad en una posición muy baja. Es decir, la Rumi Turismo 125 gozaba de un gran aplomo en comparación con otros modelos de su segmento, disfrutando además de un motor muy suave en su funcionamiento, sin casi vibraciones. Respecto a los cilindros, estos eran de hierro mientras que todo lo relativo a los cárter se realizó en aluminio.

Asimismo, la horquilla delantera incorporaba una novedosa horquilla telescópica – en España Montesa fue de las primeras en incluirla, acuciando así a que Lube también lo hiciera – para entregar un confort de marcha más que interesante. Todo ello rematado con un precio, digamos, de presentación. Es decir, un precio de derribo para popularizar así la marca gracias a la salida al mercado de éste su primer modelo.

rumi turismo 125 (3)

La posición del motor fue una finura entre las 125 italianas del momento y, además, contaba con una excelente refrigeración

Y es que, tras éste llegaron diseños scooter en 1952 – curiosamente muy exitosos en las populares carreras de scooter celebradas en la Italia del momento – así como multitud de variantes de la Rumi Turismo 125 en los cuales se incorporó rápidamente la suspensión trasera. Desde la Junior hasta la Sport, calificada por ciertos periodistas de la época como “ simplemente, la mejor 125 en la que hemos montado “. No en vano, había sido una de las máquinas diseñadas por Vassena, uno de los ingenieros más prolíficos e inteligentes de entre todos los que trabajaron en la Italia previa y posterior a la Segunda Guerra Mundial.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea