Moto del día: Moto Guzzi California 1100 EV Special Sport

Moto del día: Moto Guzzi California 1100 EV Special Sport

Una custom diferente y con un toque deportivo


Tiempo de lectura: 5 min.

La Moto Guzzi California 1100 EV Special Sport -o simplemente California Special Sport- pertenece a la época en que la marca italiana ubicada en la región de Lombardía pertenecía a la también italiana Aprilia, bajo el mando en aquellos años de Ivano Beggio, y que traería a la firma transalpina grandes avances y una reestructuración en su fábrica de Mandello del Lario.

Prueba de ello es esta versión cruiser de la sempiterna California, que ya desde los años 70 estaba presente dentro de la gama de la marca italiana, y que generación tras generación y a base de versiones como la que hoy os traemos se ha mantenido en el candelero hasta este pasado 2020 con la Moto Guzzi California 1400 Touring.

La de hoy es, como su propio nombre indica, Sport, una variante algo más deportiva, si es que se le puede llamar así a una versión cruiser, con la que Moto Guzzi completaba su gama dentro del modelo California allá por 1998. Fue destinada para usuarios que quisieran una motocicleta de este segmento, pero con un toque especial de manejabilidad y carácter, algo que la hacía aún más aprovechable y fácil de llevar que la versión Touring del momento.

La Moto Guzzi California Special Sport se presentaba como la versión más afable para ser “pilotada”, algo de agradecer dentro de un segmento dominado por enormes cruiser, generalmente torponas y destinadas únicamente a pasear

Los ingredientes seguían siendo los mismos que años atrás, con el veterano pero efectivo V-Twin transversal a 90º de 1.064 cc, refrigerado por aire y dos válvulas por cilindro, alimentado por un sistema de inyección electrónica Magneti Marelli y difusores Weber. El cambio seguía siendo de cinco relaciones y la transmisión a su rueda posterior venía accionada por cardán.

Con estos atributos mecánicos la California 1100 EV Special Sport rendía una potencia declarada de 73 CV a 6.400 RPM, siendo el par máximo de 94 Nm a 5.000 RPM, y logrando alcanzar una velocidad máxima que superaba los 190 km/h, colocándose como una de las más veloces dentro de su segmento. El chasis, por su parte, estaba fabricado en sección tubular de acero con una arquitectura de doble cuna.

Además de contar con una estética menos clásica, la Special Sport disponía de un cómodo manillar de generosas dimensiones, así como un asiento a doble altura, que posicionaba al piloto y acompañante de una manera ergonómica y apta para recorrer grandes distancias a ritmos tranquilos sin notar en exceso fatiga, más allá de la ausencia de pantalla frontal -de fábrica-, y lo que pudiera repercutir en cuello y cabeza de quien estaba al mando.

Uno de los elementos claves en esta Guzzi Sport, y al igual que en el resto de la gama California, es el veterano V-Twin capaz de generar una potencia de 73 CV, confiriéndole unas prestaciones por encima de la media de sus rivales más directas

Por otro lado, ayudaban a este confort unas suspensiones de tarado suave, aunque pecaban de blandas sobre todo en la parte posterior, donde se empleaba un doble amortiguador a la vieja usanza. Si bien lograban darle ese aspecto retro que se buscaba en la estética de esta versión, no lo hacía de la manera más eficaz posible en el plano dinámico. La horquilla delantera telehidraúlica de su frontal cumplía con lo que se esperaba de ella para una motocicleta de este tipo.

Donde quizas más destacaba la California Sport era en la frenada, donde se habían instalado unos increíbles discos flotantes y pinzas Brembo, siendo de 320 mm de diámetro en el frontal y mordidos por pinzas de cuatro pistones y de 282 mm con pinza de doble pistón en el eje posterior, logrando una gran eficacia -inusitada dentro de este segmento- para detener sin problema alguno los 251 kilogramos declarados en seco.

A nivel de equipamiento y acabados, la Special Sport contaba con un tanque de combustible de 19 litros de capacidad, con el que podríamos realizar medias de más de 300 kilómetros sin repostar, algo que se agradece en motocicletas de este tipo. Además, disponía de un completo cuadro de instrumentos con velocímetro, cuentavueltas, así como diversos testigos luminosos entre los que se encontraban el de reserva de combustible, intermitencia, luces, etc.

Además del propulsor, la parte ciclo de la Special Sport era digna de motocicletas de otros segmentos, donde la frenada se erigía como elemento clave para un comportamiento algo más deportivo que en sus hermanas de gama

También hay que destacar su amortiguador de dirección, en este caso suministrado por Sebac, que le hacía ganar muchos enteros a velocidades alegres, ayudando de algún modo al tarado de sus suspensiones. Una pintura de gran calidad o la profusión de cromados en diferentes puntos de la California Special Sport completaban una imagen realmente atractiva.

Con un precio base de 10.968 euros en 2001, se colocaba al nivel de adversarios como la Honda Shadow 1100 o la Yamaha Drag Star 1100, aunque superando a ambas en cuanto a prestaciones se refiere. En la actualidad no es sencillo encontrar unidades de la versión del 2001 en nuestro mercado, aunque sí que lo hemos hecho del modelo anterior, y ninguna de ellas baja de los 5.000 euros, posicionándose como una pieza exótica dentro del segmento custom.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Moto Guzzi California 1100 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.