Moto del día: Moto Guzzi V65 TT

Moto del día: Moto Guzzi V65 TT

La primera trail made in Mandello di Lario


Tiempo de lectura: 5 min.

La Moto Guzzi V65 TT fue la primera trail de la historia que se fabricó en Mandello di Lario. Corrían los años 80 y el olor a polvo, arena, a raids, y en concreto al París-Dakar lo impregnaba todo. Las primeras motos trail estaban creciendo como setas después de un día de lluvia a imagen y semejanza de los modelos que se empleaban en las carreras, ya que ningún fabricante se quería quedar sin su trozo del pastel.

En esta época nacieron la BMW R 80 G/S, la Honda XRV 650 África Twin, la Yamaha XT600 Ténéré y tantas otras, como nuestra protagonista. Eran los orígenes del trail, cuando la sencillez, la ligereza y la auténtica capacidad campera eran la corriente dominante.

La Moto Guzzi V65 TT vería la luz en 1985 después de que los responsables de la firma pasearan su prototipo de salón en salón durante un par de años, una historia que curiosamente se repetiría años después con su sucesora, la Moto Guzzi V85 TT. Volviendo a la V65 TT, decir que aprovechaba diferentes componentes aquí y allá que ya estaban empleando en otros modelos de la firma. Reciclar era prioridad, ya que la verdad sea dicha, en Guzzi nunca han ido desahogados en lo que a presupuesto se refiere.

Así, por ejemplo, el chasis era de tipo tubular construido a base de secciones rectas, muy similar al que montaba la Moto Guzzi Lario de la época. Empleaba el motor como estructura autoportante, aunque también contaba con una cuna tubular para añadir rigidez al conjunto, otro paralelismo con la V85 TT. La marca empleó el clásico bicilíndrico longitudinal en V refrigerado por aire de Mandello di Lario. Estaba reciclado de la Moto Guzzi V65 (sin el Tutto Terreno). Cubicaba 643 cc y erogaba unos nada desdeñables para la época 46 CV a 6.900 RPM.

Las suspensiones corrían a cargo de Marzocchi, con una horquilla de largo recorrido en el tren delantero, mientras que atrás unos amortiguadores gemelos de gas firmados por el mismo fabricante se encargaban de unir directamente el subchasis con el basculante. Los italianos todavía no se atrevieron con la monoamortiguación central, que por aquel entonces ya empezaba a estar claro que era el futuro.

Para el equipo de frenos se escogería al fabricante local Brembo en los dos trenes, contando con un solo disco de 260 mm tanto delante como detrás. Destacar las llantas, de medidas totalmente offroad, con 21 y 18 pulgadas en la rueda delantera y trasera respectivamente.

La mecánica contaba con la tecnología tradicional de motores de Moto Guzzi y que prácticamente todavía emplean hoy en día las Moto Guzzi V7 y V9. Se trataba de un motor con árbol de levas lateral, en concreto en el centro de la V, entre los dos pistones. De ahí se enviaba la distribución hasta las válvulas mediante un sistema de varillas y balancines. El encendido se seguía llevando a cabo mediante unos vetustos platinos, y la alimentación corría a cargo de una pareja de carburadores Dell’Orto de 30 mm.

Otras tradiciones de la marca que se han mantenido hasta nuestros días también estaban presentes en esta Moto Guzzi V65 TT como el embrague seco monodisco o la transmisión secundaria mediante eje cardán. La caja era de cinco velocidades.

Las crónicas de la época destacaban el buen carácter del motor a bajo y medio régimen, con una entrega de par muy contundente que se comparaban con los grandes monocilíndricos japoneses de la época. Alabando también su buen refinamiento en toda la banda de revoluciones.

Moto Guzzi V65 TT Right Side 3

En cuanto a conducción, se hacía hincapié en su facilidad de manejo en lo que a conducción offroad se refiere, normal si tenemos en cuenta los escasos 171 kg que declaraba. Aunque se criticaba una postura con el asiento muy bajo y las estriberas muy altas, lo cual obligaba a llevar las rodillas demasiado arriba, siendo un poco aparatosa la postura.

En comparación con su principal adversaria por filosofía y concepto, la BMW R 80 G/S, la Moto Guzzi tenía a su favor el motor en V que era mejor en caso de caídas ya que los cilindros no quedaban tan expuestos a los daños como el bóxer alemán. Una ventaja añadida es que a la hora de realizar el reglaje de válvulas, al estar las culatas mirando hacia arriba, tampoco había que ladear la moto para evitar que el aceite del motor se derramase a través de estas.

Parece ser que el modelo no tuvo un gran éxito, ya que los italianos lo descatalogaron en 1986, no sin antes hacer una preparación especial, la Moto Guzzi V65 TT Baja, una creación especial pensada para competir en la mítica carrera americana, aunque a decir verdad, sin cosechar ninguna victoria.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Moto Guzzi V65 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez