Moto del día: Rieju SMX/MRX 125

Moto del día: Rieju SMX/MRX 125

Un modelo y dos versiones diferentes en esta versátil motocicleta de la marca española


Tiempo de lectura: 3 min.

En los primeros compases del nuevo milenio la marca española intentaba adaptarse al nuevo mercado y normativas. Para ello creó este modelo con dos versiones distintas, la Rieju SMX/MRX 125, ambas dotadas de una gran facilidad de conducción y con diferencias mínimas, más allá de la adopción de ruedas y llantas en medida para carretera por parte de la SMX y de campo para la versión MRX.

De esta manera y sin complicarse en exceso, Rieju decidió apostar por el chasis perimetral de doble viga de acero que montaba en sus ciclomotores como la Rieju RR 50, ya que a nivel de parte ciclo estaban sobradísimas para soportar las prestaciones de aquellos pequeños propulsores de dos tiempos. En lugar de estos, y tras un acuerdo con la nipona Yamaha, acopló sendos motores de 125 cc de cuatro tiempos y dos válvulas, refrigerados en este caso por aire.

Alimentado por un carburador Mikuni VM de 20 mm, el monocilíndrico del octavo de litro asociado a un cambio de cinco relaciones era capaz de generar una potencia final de unos 14,5 CV. Con una punta cercana a los 100 km/h, que aunque no brillaba por ser fulgurante, sí que era más que suficientes para un uso urbano o salidas camperas en caso de la MRX. En cuanto al arranque seguía confiando en el sistema eléctrico, aunque mantenían el pedal de antaño en caso de fallar este. Además, contaba con encendido electrónico (CDI) y embrague bañado en aceite con sistema de multidisco.

Rieju SMX 125 1

Las Rieju MRX 125 y SMX 125 eran básicamente el mismo modelo, aunque con un enfoque distinto en cada versión. Mientras que la SMX montaba llantas y neumaticos de supermotard, la MRX venía preparada en este aspecto para realizar una conducción más campera gracias a sus neumáticos tipo trail

Para la parte ciclo se optó por una horquilla convencional fabricada por Paioli con barras de 36 mm de grosor en su tren delantero y un monoamortiguador en su parte trasera. La frenada quedaba a cargo de un disco de 260 mm con pinza flotante de doble pistón en su rueda anterior y disco en este caso de 200 mm en la posterior, mordido por una pinza de un solo pistón, todo ello suministrado por la marca AJP.

Como ya hemos comentado la mayor diferencia entre ambas versiones es la configuración de llantas y neumáticos, contando con medidas 90/90 R21 delante y 120/80 R18 detrás en la MRX 125. En cuanto a la Rieju SMX 125, 100/80 R18 en su tren anterior combinado con un 120/80 R17 para el posterior.

En cualquier caso, sus llantas eran del tipo multirradio y el resto de componentes prácticamente iguales en ambas, salvo pequeños detalles estéticos. La longitud total de estas Rieju quedaba en 2.050 mm, mientras que su distancia entre ejes era de 1.332 mm y la altura máxima total de 1.170 mm, con un peso final declarado de 108 kilogramos en ambos casos.

El precio final de estas motocicletas estaba en torno a los 3.400 euros y como competencia más directa contaban con la bicilíndrica Honda XL 125 Varadero, bastante más cara que estas, y la Yamaha 125 TW, además de otras como la Cagiva Planet en su versión supermotard, aunque esta última era algo menos prolífica en nuestro mercado. Todas ellas dentro de un rango de precios, potencia y prestaciones similares, aunque sin la opción de las dos versiones que ofrecía Rieju dentro de un mismo producto.

La producción de la SMX y MRX se mantuvo vigente durante seis temporadas, donde fue uno de los productos estrella de la marca de Figueres, haciendo la delicia de los jóvenes del momento gracias a su buen compendio de características y simplicidad en general.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Rieju SMX 125 o MRX 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam