Honda CB 500 X Rally Raid, la traformación más bestia para las auténticas aventuras

Honda CB 500 X Rally Raid, la traformación más bestia para las auténticas aventuras

Un par de cambios aquí y allá -y algo de pasta- liberarán todo su potencial


Tiempo de lectura: 9 min.

¿Te imaginas una Honda CB 500 X preparada y modificada para los viajes más exigentes y para las aventuras más duras? ¿Una Honda CB 500 X trail, pero TRAIL TRAIL, con mayúsculas? ¿Una auténtica moto todoterreno capaz de lidiar con las pistas más complicadas y peliagudas? Pues estás de enhorabuena, porque una empresa británica vende todo lo necesario para que puedas convertir tu Honda CB 500 X y hacerte una “pequeña Africa Twin” a medida. ¿Qué no te lo crees? Acompáñame y verás.

Cuando los japoneses presentaron la Honda CB 500 X en 2013, muchos aplaudimos con ganas la llegada del nuevo modelo. Era un producto muy racional, lógico y completo, ideal para los tiempos duros que corrían por aquel entonces, pero que dejaba totalmente de lado la faceta offroad y la vertiente más aventurera. Era más bien una perfecta moto utilitaria, que lo mismo te valía para un roto que para un descosido en tu día a día; una commuter de libro, vamos.

En 2019 los japoneses rectificaron un poco, y aprovechando el auge de todo lo que se llama “adventure” en el mundo de las dos ruedas, presentaron el nuevo modelo, con llanta de 19 pulgadas y una suspensión de mayor recorrido como principales reclamos. Eran mejoras interesantes que ya permitían “pistear” con la moto y poder meterla por algunos berenjenales, pero seguía sin ser suficiente para poder tenerla como compañera en una auténtica aventura con largas y complicadas etapas de offroad.

Aquí es donde entra en escena Rally Raid, un fabricante inglés que tiene todo un arsenal de productos y kits pensados para mejorar y transformar la Honda CB 500 X hasta convertirla en una auténtica trail endurera, un poco siguiendo la línea de las propuestas más radicales del mercado como la Yamaha Ténéré 700 o la KTM 790 Adventure. Y es que ayer mismo nos preguntábamos si trail más endureras son lo que los clientes quieren.

Las mejoras van desde elementos integrales que forman parte del núcleo de la moto como la suspensión o las llantas, hasta demás piezas y accesorios auxiliares que no son clave (defensas, sistemas de equipaje, manillares, estriberas…) pero que mejoran las prestaciones del equipo de serie al que reemplazan y que ayudan a tener una mejor experiencia de uso en este tipo de viajes de aventura.

En lo que a suspensiones se refiere, Rally Raid ofrece dos niveles de mejora. El nivel 1 mantiene inalterado el recorrido de las suspensiones en ambos trenes, pero cambiando el amortiguador trasero y los muelles e hidráulicos delanteros. Se mejora así mucho el comportamiento de la moto, permitiendo soportar mayores esfuerzos y además siendo 100 % regulable en precarga, compresión y extensión.

Pero no nos engañemos, la Honda CB 500 X nuca ha ido muy sobrada de recorrido en las suspensiones. El modelo de 2013 tenía 140 y 120 mm en el tren delantero y trasero, respectivamente, una medida más propia de una moto de asfalto que otra cosa. Con el restyling de la CB 500 X del año pasado la cosa mejoró hasta los 150 mm en ambos trenes, pero vamos, que siguen sin ser suficientes si de verdad te quieres meter por zonas complicadas.

Para arreglar esto, Rally Raid ofrece el kit de nivel 2, el cual eleva el recorrido de ambas suspensiones hasta los 170 mm, además de elevar la altura libre al suelo de la moto y también la altura del asiento, que pasa a estar a 870 mm del suelo, 860 mm en la versión de 2019. Esta mejora se puede aplicar a todas las CB 500 X, sin embargo, obviamente en los modelos prestyling se le saca más provecho por su peor situación inicial.

Esta mejora ya es más profunda, al cambiar las geometrías de la moto. Hay que colocar una pata de cabra más larga, puesto que ahora la moto es más alta, y en las unidades prestyling también se sustituye la tija superior por una de nuevo diseño y con mayor elevación de manillar, para permitir una postura más cómoda conduciendo de pie. Pero no os preocupéis, porque todos estos elementos ya vienen incluidos en el kit para que sea sacar de la caja y montarlo en la moto sin tener que hacer “inventos”.

La otra mejora importante son las llantas de radios, de 19 pulgadas delante y 17″ detrás. Las venden tanto en versiones tubetype para utilizar con cámaras como en versión tubeless lo cual nos ahorrará un montón de disgustos a la hora de reparar pinchazos en ruta, aunque también son algo más caras.

Hablando de llantas, para los modelos entre 2013 y 2018, que venían de fábrica con aro delantero de 17 pulgadas, es imperativo hacer las dos mejoras a la vez: kit de suspensión de nivel 2 y llanta frontal de 19. No puedes montar una sin montar también la otra, ya que no es compatible.

Con estas dos mejoras que yo considero básicas para plantearte un uso offroad serio con esta moto, ya tenemos una buena base aventurera a la que luego podemos ir añadiendo diferentes chucherías a demanda según nos vaya pareciendo. Y es que el catálogo de piezas auxiliares de Rally Raid es extenso y nos permite configurar nuestra moto a capricho, por no hablar de otras marcas de la industria auxiliar que también fabrican este tipo de componentes.

Porque ya sabemos que tipos de moteros hay muchos y aventuras… también las hay muy variadas. Hay gente que no quiere pisar nada de asfalto, otros que buscan un offroad suave y de más velocidad, otros que buscan complicarse la vida lo máximo posible…

También, dependiendo de la región del mundo en la que vivas y de la climatología así como del terreno, puedes preparar la moto orientándola a ese tipo de entornos particulares, o hacer una moto más “polivalente” capaz de funcionar bien por lugares muy variados. De hecho, todavía no conozco ninguna moto que, tal cual la sacas del concesionario, ya esté preparada para vivir una gran aventura. Siempre hay que poner esto, quitar lo otro y en general personalizarla a nuestros gustos y necesidades.

Honda CB 500 X Rally Raid 23

Vale, pero ¿cuánto cuesta toda esta fiesta?

Pues sí, como os estaréis imaginando todo es no es barato y es que al final la calidad se paga, y el que no quiera/pueda pagarla, ahí tiene piezas de AliExpress que todos sabemos como salen. La mejora básica de suspensiones más llantas son unos 3.000 euros al cambio (se paga en libras). Es dinero, sí, más aún cuando la moto se vende nueva por 6.750 euros.

Está claro que este producto no está pensado para todos los públicos. Es una solución ad hoc hecha a medida para un problema concreto de un nicho de mercado concreto. Esto no está pensado para el usuario típico de una trail que la compra principalmente para viajar, para el día a día, y si acaso para alguna escapadita ligera por lo marrón.

Esto está hecho a la medida de algunos viajeros overlander que saben el problema que tienen, saben lo que necesitan y están dispuestos a pagar por ello. Hablamos de viajes de aventura, donde un bajo peso y una mecánica fiables son muy importantes. Hoy en día no se venden motocicletas de aventura de media cilindrada y bajo peso con parte ciclo a la altura. No hay nada en los concesionarios parecido a esta Honda CB 500 X Rally Raid. Ya lo venimos diciendo desde hace años: ¿Cuándo va a fabricar honda una mini Africa Twin?

Honda CB 500 X Rally Raid 02

Por abajo podríamos pensar en la Honda CRF 250 Rally, aunque a nivel de ciclo… sus suspensiones no acaban de dar la talla. Mientras que por encima tenemos las ya citadas Yamaha Ténéré 700 y KTM 790 Adventure. Más peso, más moto más complejidad… y habría que ver la comparativa en cuanto suspensiones. La KTM no va mal, pero las de la Yamaha, sin desmerecer, no son tampoco “pata negra”. Está la KTM 690 Enduro, pero quizá es demasiado radical, y además la sombra que se cierne sobre la fiabilidad del LC4 es alargada.

No hay nada en el entorno de los 50 CV y por debajo de la barrera psicológica de los 200 kg de peso. Y esto es importante porque se trata de un “punto dulce” en lo que a motociclismo overland se refiere. Tenemos ya unas potencias que nos permiten ir a velocidades de autovía sin ningún tipo de problema y sin forzar la mecánica, y además seguimos teniendo un motor “pequeño” con consumos de combustible pírricos y mantenimientos sencillos y asequibles. Para muchos algunos es la moto ideal.

Honda CB 500 X Rally Raid 24

Te vas a ir al entorno de los 10.000 euros, suponiendo que compres la moto nueva, o a unos 7.000 si te decantas por alguna unidad de segunda mano de las más antiguas. Es dinero sí, pero no te queda otra si buscas algo de este tipo. Además, sabes que estás comprando lo mejor en lo que a suspensiones y a llantas se refiere, que son los dos elementos más críticos y que más fatiga soportan en un uso de aventura.

Curiosamente, hace poco se ha presentado la Macbor XR5 Montana, que viene a llenar directamente este hueco que os digo: menos de 200 kilos de peso y capacidad offroad aceptable. Sin embargo, tendremos que esperar a echarle el guante para ver si de verdad es una rival a tener en cuenta en este segmento. La Macbor da muchísimo por muy poco dinero, y cuando la obra de China está por ahí detrás pululando… uno no puede sino sospechar en cuanto a la calidad y durabilidad del producto. Le daremos el beneficio de la duda hasta tener información de primera mano.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.