Moto del día: Suzuki GV 1200 Madura

Moto del día: Suzuki GV 1200 Madura

Power custom de altas prestaciones venido de Hammamatsu


Tiempo de lectura: 3 min.

Hoy vamos a bucear un poco en uno de los modelos más desconocidos de la firma de Hamamatsu. Estoy hablando de la Suzuki GV 1200 Madura, una moto que nació a mediados de los 80 como una power cruiser o power custom.

Este tipo de moto estaba muy en boga por aquel entonces y quizá su máximo exponente, o el que más conocemos por estas tierras, es la Yamaha V-Max; aunque Honda también se apuntó a esta moda con la Honda Magna. De aquellos años, los fabricantes japoneses estaban empezando a pegar duro en los Estados Unidos y uno de los gigantes a batir era la todopoderosa firma nacional Harley-Davidson.

De repente empezaron a llegar un montón de motos del otro lado del charco, del país que perdió la guerra. Las Suzuki Intruder, las Kawasaki Vulcan, las Yamaha Virago… pero eso no era suficiente, ya que una Harley siempre sería una Harley y no una imitación.

Suzuki GV 1200 GLF Madura 3

En este panorama los japoneses se sacaron de la manga un concepto nuevo. Seguir haciendo una custom, pero metiéndole un motor enorme dentro, en V sí, pero de cuatro cilindros y refrigerado por agua, para subir las cifras de potencia hasta valores nunca vistos anteriormente en este tipo de motos.

No nos engañemos. No eran motos deportivas. No tenían carenado, ni bajo peso, ni unas geometrías que primasen la agilidad y el paso por curva. La idea era hacer motos que acelerasen y corriesen mucho… en línea recta. Una idiosincrasia que casaba a la perfección con el cliente tipo americano y toda la filosofía de los muscle cars.

La clave de la Suzuki GV 1200 Madura, su razón de ser, era su corazón tetracilíndrico en V a 82 grados. Con 1.165 cc y cuatro válvulas por cilindro, era un prodigio tecnológico para aquella época y estaba a años luz de los tradicionales bicilíndricos en V refrigerados por aire que eran el estándar en lo que a customs se refiere.

Suzuki GV 1200 GLF Madura 4

Gracias a sus cuatro carburadores Mikuni de 36 mm erogaba 116 CV de potencia, cifra muy respetable para aquellos años y que estaba solo al alcance de las motocicletas más rabiosas, prestacionales y deportivas de la época.

Suzuki presumía de un sistema hidráulico para el ajuste continuo de la holgura de válvulas, por lo que no requería de este esta costosa operación de mantenimiento, algo muy a tener en cuenta en un V4 de altas prestaciones, el esquema mecánico más desagradable a la hora de los reglajes.

El embrague era de tipo multiplato bañado en aceite y con mando hidráulico. Además, la caja contaba con seis velocidades, y una transmisión mediante eje cardan libre de mantenimiento, todo un rara avis dentro del mundo custom.

Suzuki GV 1200 GLF Madura 2

En resumidas cuentas, la Suzuki GV 1200 Madura quería ser una custom y atacar a este tipo de cliente, pero pasaba de los clichés y de los mantras del segmento, reinventándolo y apostándolo por la innovación y la tecnología. Su apartado estético era el más convencional y acorde a lo que se estaba haciendo hasta ese momento en el universo custom. Manillar alto, horquilla muy lanzada, y asiento ancho y abotonado.

Me llama poderosamente la atención la medida de las gomas 110/80 R19 y 140/80 R16. Eran las encargadas de lidiar con los 117 CV y los 268 kg que alcanzaba la motocicleta lista para rodar. Seguramente la pareja de frenos de 268 mm mordidos por pinzas mono pistón se verían en apuros cada vez que el conductor necesitara realizar una frenada brusca.

Ahora es cuando os comentaría cómo cotizan hoy en día, pero como nunca llegó a España es harto complicado dar con alguna de estas en suelo patrio. No obstante, siempre puede aparecer alguna unidad salvaje con una extraña historia de dueños e importaciones a sus espaldas. Solo es buscar y tener paciencia.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Suzuki GV 1200 Madura con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!