Moto del día: Yamaha FZ6 Fazer

Moto del día: Yamaha FZ6 Fazer

Buena, bonita y barata


Tiempo de lectura: 5 min.

La Yamaha FZ6 Fazer es una moto que caló muy bien en el mercado cuando se presentó allá por 2004. El modelo venía a sustituir a la vetusta Yamaha FZS 600, una moto que había cosechado un buen número de seguidores durante su andadura comercial gracias a su gran relación entre prestaciones, polivalencia y precio.

Siempre es difícil actualizar un producto que funciona muy bien en el mercado. Cualquier cambio en la receta del éxito puede alterar el equilibrio entre los diferentes ingredientes y hacer que el resultado final no sea tan satisfactorio como en la edición previa. Para mi gusto esto algo que efectivamente ocurrió con la FZ6 Fazer, una moto que en algunos aspectos era peor que su predecesora, pero que aun así cosechó tanto o incluso más éxito.

La FZ6 Fazer es una moto polivalente. Ofrece una postura de conducción que recuerda en cierta medida a la de una trail, con un conjunto muy grande, una posición para el piloto bastante erguida y un manillar razonablemente alto. A esta postura cómoda y relajada se le une una ciclística que, sin ser de primera categoría, te puede brindar unas cuantas sonrisas en conducción sport.

Yamaha FZ6 FAzer 3

Por último, su semicarenado y su cómodo asiento de una sola pieza aportan ese extra de confort en su faceta touring. Como vemos, la Yamaha FZ6 Fazer toca un poco todos los palos, y es esa característica multifacética la que le brindó un gran número de ventas.

Volviendo a esa idea de que esta moto “empeoraba” algunos puntos de su predecesora, hemos de mencionar en primer lugar su motor. En ambas motos estamos ante un tetracilíndrico de 16 válvulas y refrigeración líquida. En el modelo de los 90 teníamos una bancada de cuatro carburadores mientras que en la FZ6 se recurría a un moderno sistema de inyección electrónica.

El problema es que la mecánica antígua derivaba del motor de la Yamaha YZF 600 R Thundercat, un propulsor sport turismo de carrera más bien larga, consumo comedido y buena provisión de bajos. La Yamaha FZ6 Fazer por el contrario recurría al motor de la Yamaha YZF-R6, un propulsor derivado de una R con “todo arriba” y carrera muy corta.

Yamaha FZ6 FAzer 1

Esta mecánica se modificó mediante la electrónica y otros cambios menores para buscar un tacto más civilizado y apto para el día a día. La potencia descendió hasta los 98 CV, el par mejoró en la mayoría del régimen de giro y  y el consumo -5,4 l/100 km- seguía siendo razonablemente bajo. Pese a esto, es duro reconocer que el viejo propulsor carburado de la Thundercat seguía funcionando mejor. Ofrecía los mismos 98 CV, menor consumo y mayor agrado de uso.

El otro punto afectado fue el chasis de la moto. Se pasó de una doble cuna fabricada con tubos de acero a un chasis Deltabox en aluminio. Está claro que en este apartado el aluminio gana por goleada al vetusto acero pero aún con esas, muchos usuarios reportan que la vieja FZS 600 ofrecía una mayor rigidez y precisión en conducción sport respecto a su sucesora.

Pero sin lugar a dudas donde más se perdió es en la frenada. La FZS 600 montaba unas pinzas monobloque de cuatro pistones heredadas de la Yamaha YZF-R1, una solución sin duda sobredimensionada para lo que solían ofrecer estas motos de corte sencillo por aquella época. De todas formas, nunca he visto que sea problemático el contar con un extra de potencia de frenado. Para su sucesora, y con el fin de abaratar costes, se sustituyeron estas pinzas por unas Nissin más sencillas de  dos pistones, lo cual se nos antoja un poco escaso para los casi 100 CV que tiene la moto.

Donde sí se ganó con el cambio generacional, aunque esto es un poco subjetivo, es en la estética. La Yamaha FZ6 Fazer traía consigo un alubión de novedades en el apartado estético. Todo el frontal de la moto recuerda a una avispa con esa pareja de faros frontales de formas redondas y alargadas, que estaba clarísimamente influenciado por la estética que ya había estrenado la Yamaha YZF-R6 tan solo unos años atrás.

Yamaha FZ6 FAzer 2

Para la instrumentación se abandonaban las clásicas esferas de relojes y se adoptaba un cuadro 100 % digital en el que la velocidad se mostraba en un display numérico central mientras que el cuenta vueltas, implementado con un cristal LCD, imitaba una esfera circular rodeando esta pantalla central. Para completar el paquete estético, la nueva Fazer tenía la salida de escape por debajo del colín, otro guiño más a las motos deportivas y a las carreras.

En 2007 llegaría el primer y único restyling para este modelo, que se conocería comercialmente como Yamaha FZ6 Fazer S2. Entre los diferentes cambios destacaba la posibilidad de montar un sistema ABS como opción, la mejora de los frenos delanteros que pasaron a emplear -ahora sí- pinzas de cuatro pistones, la pintura negra para el motor, o la actualización de la instrumentación para conseguir una imagen más fresca.

El modelo dejó de venderse en 2009 ya con la crisis económica bien entrada. Con su desaparición, también desaparecieron los motores tetracilíndricos en modelos de corte racional y de rutina del catálogo de Yamaha. Hoy en día la moto equivalente a esta Fazer sería la Yamaha Tracer 900 sin ser productos exactamente equivalentes, puesto que la Tracer intenta conseguir una orientación más cercana al trail -de la cual carece, todo sea dicho- mientras que la Fazer atacaba desde el otro lado: buscaba ofrecer polivalencia con una imagen y un ligero guiño a las motos deportivas.

Lo que está claro es que este modelo, con sus luces y sus sombras, pasará a la historia como uno de esos aciertos por parte de la casa de Iwata. Una moto que es posiblemente la mejor representante de su generación, el de las tetracilíndricas racionales.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
RUBEN
Invitado
RUBEN

Hola buen aporte
Dejo un enlace interesante para quien quiera saber algo más de su historia

https://www.fazer-hispania.com/historico_versiones/historico.htm
Diego
Invitado
Diego

Una excelente moto que aun a dia de hoy sigue dando que hablar.

Para los que quieran visitar el sitio de Yamaha FZ6 Argentina, pueden acceder al siguiente enlace:

* * * http://yamahafz6.foroargentina.net * * *

Jose
Invitado
Jose

Sigue siendo una de las mejores motos de segunda mano para alguien que necesite una moto polivalente. Una de las últimas con ABS sigue siendo una moto plenamente actual tanto en lo técnico como en lo estético (el cuadro digital, los escapes, etc). La gente que las tiene además dice que son irrompibles (normal…)

La pena para los “recién graduados” es que hay muy pocas unidades de la versión limitable (versión N, creo) y las normales no se pueden limitar por 3 míseros CV.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!