Moto del día: Yamaha RD48

Moto del día: Yamaha RD48

Con esta montura la marca japonesa se estrenó en la categoría del cuarto de litro en el mundial


Tiempo de lectura: 5 min.

En la historia del motociclismo deportivo uno de los capítulos más fascinantes es el de la llegada de las marcas japonesas al mundial. O lo que es lo mismo, el prólogo en las carreras de lo que sería pocos años después su definitivo desembarco en el mercado occidental, logrando unos índices de ventas que dejaron contra las cuerdas a las históricas marcas americanas, inglesas e italianas. Una historia que tuvo como primer punto reseñable el estreno de la Honda RC142 en el TT de la Isla de Man de 1959. A partir de aquí, la competidora Yamaha perdió el miedo a traspasar sus fronteras, enviando un equipo de 13 personas al GP de Francia de 1961 para competir en 125 cm3 y 250 cm3. Las coordenadas en las que se estrenó la Yamaha RD48, primera motocicleta desarrollada por la marca para disputar la categoría del cuarto de litro en el mundial.

No obstante, aquella primera incursión europea no fue precisamente fácil para el equipo oficial de Yamaha. Y es que no dejaron ninguna cuestión al azar. Movidos por el sempiterno perfeccionismo nipón, los responsables de la logística cuidaron hasta el último detalle empaquetando todo tipo de útiles en más de 100 cajas de madera. En ellas iban desmontadas dos Yamaha RD48, pero también tres motocicletas de 125 cm3 RA41. Además, se incluían todo tipo de repuestos e incluso botiquines, comida, útiles de cocina móvil… Un verdadero arsenal dispuesto para hacer la vida lo más fácil posible a los miembros del equipo, entre los cuales se encontraban cuatro pilotos.

Así las cosas, el equipo y las cajas salieron para París el 11 de mayo de 1961. Momento en el que empezaron los problemas, ya que las piezas y el instrumental fueron retenidos en la aduana durante más de una semana hasta que se aclaró de dónde y para qué aparecían aquellas motocicletas de competición desmontadas entrando en Francia. Un imprevisto burocrático que retrasó enormemente las cosas, dejando a los mecánicos tan sólo dos días para montar las máquinas antes del GP de Francia. De hecho, existen anécdotas que hablan sobre cómo no pudieron ni dormir, teniendo que poner a punto el ensamblaje incluso dentro de las propias habitaciones del hotel. El lugar donde finalmente fueron tomando cuerpo las Yamaha RD48.

yamaha RD48 (3)

Tras la senda abierta por Honda en el TT de 1969, otras marcas japonesas como Yamaha decidieron acudir al mundial sabiendo que, cuidando la evolución de las máquinas, podrían tener opciones de victoria en pocos años

Yahama RD48, su primera montura para el cuarto de litro

Con su motor bicilíndrico de dos tiempos, la Yamaha RD48 se alimentaba por combustible mixto de gasolina y aceite aunque también montaba un sistema de lubricación forzada accionada por una bomba de aceite. Las válvulas eran de disco rotatorio y estaban colocadas a cada lado del cigüeñal, teniendo un carburador con cámara de flotación separada. Gracias a todo esto, era capaz de rendir 35 CV con una cilindrada de 246 cm3. Además, la mecánica se aposentaba sobre un chasis de doble cuna a la forma y manera de las motocicletas italianas.

Como remate, el carenado completo daba el necesario aporte aerodinámico. De esta forma la Yamaha RD48 estaba lista para su estreno en el mundial. No sólo en aquella primera carrera en Francia, sino también en la Isla de Man e incluso en la última de la temporada de 1961, celebrada en Argentina. Encargados de manejarla, los pilotos Fumio Ito, Yoshikazu Sunako y Taneharu Noguchi estaban realmente expectantes. Entre otras cosas porque desconocían completamente los trazados, siendo esto un verdadero problema en el caso del Tourist Trophy con sus más de 60 kilómetros de recorrido.

No obstante, haciendo gala de una pericia a la altura de su arrojo protagonizaron un buen estreno en el GP de Francia. Quedando Fumio Ito octavo en 125 cm3 mientras que Taneharu Noguchi llegó décimo en 250 cm3 a bordo de la Yamaha RD48. Por cierto, los más fanáticos de la marca quizás conozcan a Noguchi, ya que tras retirarse del pilotaje fue manager del equipo Yamaha durante muchos años, siendo el preparador de pilotos tan notables como Tadahiko Taira, quien consiguiera acabar en sexta posición el mundial de motociclismo de 1984 en la categoría de medio litro.

yamaha RD48 (2)

Con todo lo aprendido en 1961, Yamaha se retiró a sus cuarteles de invierno para mejorar especialmente en materia de suspensiones. Y lo hizo bien, porque al regresar al mundial en 1963 logró su primera victoria

Más allá de los resultados – que si bien no eran excelentes sí resultaban bastante dignos para un estreno – , la importancia de la Yamaha RD48 reside en dos cuestiones. La primera obviamente es la de poseer el valor fetiche de ser la primera junto a la RA41 en cuarto y octavo de litro respectivamente. La segunda es haber servido como campo de pruebas, especialmente en materia de suspensiones. De esta forma, Yamaha no acudió a la temporada siguiente del mundial, pero sí a la de 1963 conquistando mejores resultados gracias a estar mejor preparada. De esta manera se consolidó la participación de la marca nipona en el mundial, hasta el punto de no poder narrar la historia de éste sin mencionar no pocas veces a Yamaha.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.