Moto del día: Zündapp KS 600

Moto del día: Zündapp KS 600

Una máquina que no fue tan desconocida en España


Tiempo de lectura: 4 min.

Hasta que la fábrica de Núremberg (Alemania) fue cerrada, en 1984, Zündapp fue un importante fabricante de motocicletas. Fundado en 1917, su primer modelo fue la práctica y polivalente Z22, que no llegaría hasta cuatro años después. Poco después comenzó la producción de la serie K (de Kardanantrieb), de mayor tamaño y motores más potentes que, posteriormente, acabarían sirviendo a la Wehrmacht. Y ahí es donde entra en escena la Zündapp KS 600.

A pesar del hecho de que la KS 600 se habían publicitado ampliamente como una motocicleta civil (se pueden encontrar numerosas ilustraciones publicitarias de jóvenes tras el manillar en la red), la gran mayoría de ellas eran para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Reich. Consecuentemente, si quieres o tienes una versión no militar del modelo, has de saber que está mucho mejor valorado. Pero vayamos al meollo de la cuestión y conozcamos su historia.

Las primeras Zündapp de la familia K, diseñadas por Richard Küchen, se presentaron en la feria de Berlín de 1933. La gama consistía en un conjunto de seis modelos que tenían diferentes mecánicas, desde un motor de dos tiempos y un solo cilindro a uno de cuatro tiempos y cuatro pucheros. Pero todos los bloques compartían la misma característica: una transmisión por cardán en una estructura de chapa estampada con piezas atornilladas en vez de soldadas.

Zundapp KS 600 (1)

En la II Guerra Mundial, BMW y Zündapp eran los principales suministradores de motos del ejército nazi, con sus modelos R 75 y KS 750, respectivamente. Zündapp fabricó más 20.000 ejemplares durante el conflicto

Al principio, los motores de cuatro tiempos tenían válvulas en cabeza. Luego, en 1936, apareció un motor de válvula superior con un desplazamiento de 500 cm3 que se instaló en la KS 500. Podía alcanzar los 130 km/h gracias a sus 26 CV de potencia, que era comparable a una moto equipada con un motor de 800 cm3. Era veloz, pero con la motivación de integrar un sidecar (con el peso adicional que implica y peor aerodinámica), la compañía introdujo la Zündapp KS 600.

El desplazamiento del propulsor se incrementó hasta los 596 cm3 y el número de carburadores se redujo a dos a uno, dando como resultado una mayor potencia a bajas revoluciones por minuto y, a la vez, incrementando la fuerza a altas. El resultado eran 28 CV que movían un chasis adaptado para soportar cargas pesadas (hasta 500 kg), como operaciones de reconocimiento con sidecar. Marcaba un peso en vacío de 192 kilos y su velocidad máxima era de 135 km/h.

La suspensión delantera se componía por un de paralelogramo deformable con una horquilla de acero estampado. Los muelles de esta y los que había bajo el asiento era lo único que proporcionaba un mínimo de comodidad a los jinetes; los basculantes no se habían generalizado aún. Todo se diseñó con la intención de tener una máquina fácil de construir y de reparar, sin perder un ápice de fiabilidad a la par que se reducían al máximo los costes de desarrollo.

Zundapp KS 600 (5)

Todas las mecánicas de dos y cuatro cilindros de gama K de Zündapp contaban con una disposición bóxer, aunque eran muy distintos a los empleados por BMW

La Zündapp KS 600, junto a su hermana la KS 750 y su compatriota, la BMW R 75 militar, se convirtió en una de las motos más utilizadas por todos los ejércitos del Eje. Incluso llegó a servir de vehículo de enlace para la División Azul, un grupo de hombres enviados por el régimen de Franco a combatir en el frente ruso entre 1941 y 1943. Algunas de ellas fueron enviadas a España durante y después de la Guerra Civil, y llegaron a formar parte de la escolta de Franco antes de la llegada de la flota de Harley-Davidson. Así que no era una moto tan desconocida en estos lares.

Tras perder Alemania el conflicto bélico, la fábrica de Zündapp fue prácticamente destruida. En los primeros años de la posguerra, Alemania tenía prohibido fabricar motocicletas equipadas con motores que superasen los 250 cm3. En 1949 se levantó la prohibición y el país centroeuropeo reinició la fabricación de la KS 600 en Núremberg. Fue entonces cuando comenzó a gestarse su sucesora, la KS 601, introducida en 1950. También surgieron otros productos como la Zündapp Bella.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Zündapp KS con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Que gran aporte y curiosa moto.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.