Lorenzo, su montura y la nuestra

Lorenzo, su montura y la nuestra

No es lo mismo postura correcta que postureo


Tiempo de lectura: 5 min.

Fue noticia la primera victoria de Jorge Lorenzo sobre la Ducati. Entre otras razones, Jorge apuntó entre otras a las modificaciones efectuadas sobre el deposito para conseguir una conducción mas segura en frenadas y en las tumbadas.

No es mas que un labio de material sintético con el que consigue un apoyo extra en los muslos pudiendo descargar mas porcentaje del esfuerzo de la frenada en estos quitando trabajo a los brazos, contando con un mayor control de la dirección y manejo de los frenos. También le aporta estabilidad durante la inclinación y en las rectas largas para apoyo de los codos y relajar un poco.

Aplica una técnica usada habitualmente por cualquier motorista, apretando las piernas contra el depósito buscando el mismo objetivo, salvando las enormes distancias que separan las velocidades alcanzadas en competición y las prestaciones de frenos y neumáticos donde las inercias a soportar son brutales.

Quiero reseñar como un pequeño cambio aporta un cambio radical en las sensaciones sobre la motocicleta. Que BMW siga año tras año en los primeros puestos de las listas de ventas con sus R 1200 GS no es casualidad, segunda moto mas vendida (R 1200 GS) y sexto puesto (R 1200 GS Adventure) en el 2017, motos que arrancan en 17.200 euros. También quiero dejar constancia de que la marca que no es santo de mi devoción, me parece sobrevalorada, no guarda una correcta relación calidad/precio sobre todo frente al producto japonés.

BMW R 1200 GS Exclusive

BMW R 1200 GS Exclusive

El motivo es una estudiada ergonomía, que llega a salvar los enormes inconvenientes que crea al conductor un peso, altura y centro de gravedad muy elevados, datos que echarían para atrás a muchos clientes, pero que una vez sentados y en marcha se llevan con un dedo, la postura es natural y permite completar enormes kilometradas, ayudado por un motor capaz, una aerodinámica y suspensiones que te miman.

¿Cual es el secreto?, dejar en paz tu columna. Esto me lo explicó un fisioterapeuta en un curso de conducción, la columna a simple vista tiene mas curvas que el Circuito del Jarama, así tiene que ser y no vamos a llevar la contraria a millones de años de evolución, un respeto.

Una vez sentados en la motocicleta, todo aquello que obligue a la columna a perder sus curvas, lo acabaremos pagando. Esa imagen idealizada como de extrema comodidad sobre una chopper, con su cuelgamonos y las estriberas adelantadas mostrando al frente la suela de nuestras botas es simplemente criminal, solo hay que probarla.

La espalda te pide volver a su sitio nada mas subir un pie sobre la estribera, tienes que levantar la pierna y encorvarte para conseguirlo, una vez en marcha con las piernas elevadas te caes para atrás, la cadera intenta mantener los aproximadamente 90º de los muslos respecto a la columna. Para evitarlo te agarras a los manillares, “cuelgas” de ellos, nadie en su sano juicio puede creer que tienes control sobre unos mandos cuando cuelgas de los mismos como si fuese un trapecio de circo.

KTM 790 Duke

KTM 790 Duke

Luego llegan las curvas, te animas, algo que cualquier motocicleta moderna admite, y tocas la estribera; “vale ya se donde está el limite”, ¡y de que manera!. Si necesitas acabar la curva, y la estribera ya está en el suelo, no hay opción. Hacer un recto es invadir el sentido contrario, y los coches y camiones no son blandos.

Si lo que tenemos es un guardarrail, pino, barranco o cortado de afiladas rocas, el recibimiento no será mejor; hay que tumbar

¡¿CÓMO?!, estás con los brazos y piernas ya estirados, sacar una nalga del asiento significa retirar el pie de la estribera y dejar la pierna colgando, inclinar el tronco al interior de la curva obliga a una contorsión propia de Houdini, tirando todavía mas de manillares para flexionar los brazos e intentar tirarte, garantía de perder el control de la moto. Mi conclusión, estas motos para terrazas, largas rectas norteamericanas y mucha calma.

Este es un extremo, pero pequeñas modificaciones tendentes a este estilo son motivo de elevada fatiga a corto plazo y probablemente dolores constantes.

Curiosamente motos deportivas que podrían parecer una tortura están bien resueltas y rotan el cuerpo del piloto hacia delante manteniendo la higiene postural de la cadera y esos 90º grados comentados, a costa de cargar peso sobre las muñecas, que en ocasiones se ve algo contrarrestado por la presión del aire en marcha sobre el pecho, dependiendo de la complexión física, y la estatura del piloto puede pasar o no factura. Con pasajero es otra cosa, la tendencia de este a caerse sobre el conductor hace muy fatigosa la conducción, las frenadas se vuelven una tortura.

Mujer montando a caballo

Mujer montando a caballo – Fotografía: Matthias Zomer (Pexels) CC0

Resumiendo, para un ratito, cualquiera vale, pero si vamos a darnos una paliza de moto, buscad una que mantenga una postura equivalente a la de montar a caballo es fundamental para mantener la columna en su sitio y aguantar sin lesiones. Piernas en posición natural, espalda recta, brazos semiflexionados y que caigan sin tener que inclinarte ni forzar la postura de los mismos, con amplitud de movimientos y un buen brazo de palanca gracias a manillar de anchura semejante a nuestros hombros.

Nos encontraremos tan a gusto como Lorenzo en su Ducati con añadido plástico.

COMPARTE
Sobre mí

Convertidordepar

Con 14 años, castigado en clase sumergia en un Arias-Paz de 1959, mi trabajo se desarrolla sobre moto y coche, siempre que puedo en moto, la seguridad vial es mi prioridad.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.