Moto del día: Honda GB500TT

Moto del día: Honda GB500TT

Un homenaje al Tourist Trophy


Tiempo de lectura: 2 min.

A cualquier apasionado de las dos ruedas le suenan las palabras “Tourist Trophy”, como equivalente a una de las carreras más locas que se disputan en este planeta: la carrera llamada “International Isle of Man Tourist Trophy”. En 1985 la casa japonesa lanzaba la Honda GB500TT -Tourist Trophy-, como un guiño a esta mítica carrera.

En el comienzo de los 90, la industria de la motocicleta inglesa ya estaba muy por debajo de la japonesa, siendo este caso motivo de estudio en diversas escuelas de negocios. A ciencia cierta nadie sabe por qué ocurrió, pero hay quien dice que se debe a que los motores japoneses tenían una relación peso-potencia inmejorable, a la vez que sus costes eran contenidos.

Por eso, que Honda lance una moto vintage para rememorar una carrera inglesa y con las iniciales de Great Britain suena un poco… irónico. El caso es que esta bonita café racer vió la luz en 1985 en Japón, en versión de 400 cm3 y 500 cm3, y más tarde, en 1989 y 1990 se vendió en Estados Unidos en su versión de 500 cm3. No estuvo disponible en más mercados -oficialmente-, aunque se podía conseguir por otros medios no oficiales.

La estética rememora esas motos inglesas de los años 50, con las piezas pintadas de negro, así como su chasis, y perfilando la linealidad que toda café racer debe tener. Las llantas multirradio y los detalles pintados en dorado acrecientan esa sensación de que estamos ante una moto antigua, aunque en realidad no sea así.

El motor es un monocilíndrico refrigerado por aire de 498 cm3, con cuatro válvulas por cilindro que rendía 33 CV a 6.500 rpm, lo cual es una potencia muy notable. Con sus 180 kg de peso en orden de marcha, conseguía lanzarse hasta los 174 km/h. El equipo de frenado no era gran cosa, pero suficiente para que la moto resultase segura: un único disco delantero y tambor trasero. La suspensión era de horquilla invertida de 35 mm delante y doble muelle-amortiguador detrás, con ajuste de precarga.

En aquella época se vendía en Estados Unidos por 4.200 dólares, logrando comercializar unas 4.000 unidades en todo el país. Actualmente la podemos encontrar de ocasión por una cifra que ronda los 5.500 dólares, no siendo un precio muy alto por disponer de una moto con un aspecto vintage tan bien conseguido.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.