Permisos y carné de moto, todo lo que necesitas saber

Permisos y carné de moto, todo lo que necesitas saber

Edad mínima, requisitos, experiencia necesaria...


Tiempo de lectura: 7 min.

Si has llegado hasta aquí, es que estás interesado en permisos y carné de moto o ciclomotor. Como todo vehículo a motor que circule por vías públicas, siempre hace falta un tipo de licencia, la típica expresión “sin carné” fácilmente induce a errores. Conducir sin el permiso necesario es un delito contra la seguridad del tráfico, según el artículo 384.2 del Código Penal. Da igual que no se haya puesto en peligro a nadie, según la sentencia del 26 de marzo de 2017 del Tribunal Supremo.

Veamos los diferentes permisos, que desde el año 2010 son cuatro en España. El sistema es progresivo, desde el ciclomotor hasta las motos de cualquier cilindrada y potencia. Las características de conducción, respuesta y manejo son tan diferentes que se hacen distinciones legales, además de las que imponen las leyes de la física. Según va incrementándose el peso y la potencia, más importante es que el jinete ya tenga experiencia.

Los moteros suelen decir que hay dos tipos de conductores, los que se han caído, y los que se van a caer. Eso ayuda a ponerse en perspectiva.

Aprilia RS 50

Aprilia RS 50

Permiso de ciclomotor (AM)

Se puede obtener a partir de los 15 años, aunque hasta los 18 no se podrá llevar ningún pasajero. Permite conducir vehículos con 50 centímetros cúbicos como máximo, con un límite de 45 km/h que ya tiene el propio vehículo, como un ciclomotor. Pueden ser de dos, tres o cuatro ruedas, como un Twizy 45.

No basta solamente con el psicotécnico, autorización paterna (para menores) y examen teórico, de 20 preguntas, también hay que superar una prueba práctica: un zig zag entre jalones a baja velocidad y circular sobre una franja de anchura limitada. Terminadas esas maniobras, los alumnos deben demostrar que pueden estacionar el ciclomotor, en el caso de los de dos ruedas sobre su soporte central o caballete. También hay que saber bajar el ciclomotor y caminar con él sin perder el equilibrio.

No solo eso, los aspirantes deben colocarse toda la indumentaria, especialmente importante el casco: bien colocado y bien ajustado. La norma exige que se deben hacer comprobaciones del estado mecánico del vehículo, como los frenos, luces o la señal acústica. Con saber poner en marcha el motor, poco más, la prueba es asequible.

Los tenedores del permiso de coche ya cuentan implícitamente con la licencia AM, por lo que no tienen que hacer el examen práctico otra vez. Un documento de la DGT resuelve cualquier otra duda que pueda quedar sobre los ciclomotores (casi todo es de sentido común).

Importante: si te examinas con una moto automática, no podrás llevar una manual, por lo que es recomendable hacer el examen con una moto con marchas

Yamaha YZF-R125

Yamaha YZF-R125

Permiso de motos hasta 125 cc (A1)

Se puede obtener a partir de los 16 años, dando acceso a motos sin sidecar de hasta 125 cc y 11 kW de potencia, o con una relación potencia/peso de 0,1 kW/kg como máximo. En el caso de triciclos o cuadriciclos, se permite una potencia de 15 kW. Este permiso también exige superar prueba teórica y práctica, no solo en circuito, también en carretera. Obtener el A1 implica obtener también el AM.

En el caso de conductores con tres años de experiencia con el carné de coche (B1), se tiene automáticamente un permiso A1 al tercer año, válido dentro de España. Un conductor que se haya sacado el carné de cuatro ruedas con 18 años tendrá que esperar a cumplir los 21 para llevar cualquier moto de 50 a 125 cc. Algunas autoescuelas ofrecen cursos de iniciación voluntarios para quienes no se hayan subido nunca en una moto, con un coste muy razonable.

En el caso de motos de 125 cc potenciadas, o que excedan los límites, se necesita la licencia A2, además de la correspondiente homologación si ha sido modificada. Esta licencia tiene la ventaja de que se puede conducir una moto de 125 con cinco años de ventaja respecto a quien tiene que esperar tres años con carné B1.

Los permisos A1 y A2 tienen unas maniobras comunes en la parte práctica que han de superarse en circuito cerrado, además de una prueba en circulación con un coche de autoescuela que sigue al alumno

Royal Enfield Classic Scalpers

Royal Enfield Classic

Permiso de motos limitadas (A2)

Ya nos vamos metiendo en un terreno más complicado. Los conductores que quieran subirse en una moto de potencia media a los 18 años tienen que obtener esta licencia, si bien es muy recomendable -no obligatorio- tener experiencia previa con el carné A1, ya que esto no son ciclomotores, sino palabras mayores.

Este permiso autoriza a la conducción de motos de hasta 35 kW de potencia, o limitadas a 35 kW siempre y cuando no rindan 70 kW sin haber sido limitadas. Muchas marcas proporcionan el kit de limitación sin ningún coste. Antes de poder deslimitar la moto, que no será antes de dos años, hay que obtener la licencia A. De esta forma, la normativa obliga al motorista a tener una experiencia, aunque también es cierto que se evalúa la fecha de obtención del permiso, pudiendo haber estado dos años sin montar en una moto. Así se opta a un premio Darwin, las cosas como son.

Otra limitación para las motos de carné A2 es la relación peso potencia, 0,2 kW/kg, el doble que la del permiso A1. Con el A2 se puede disfrutar de máquinas muy interesantes, como algunas Triumph con motor de 900 cc, obviamente con kit de limitación. Para obtener el A es recomendable apuntarse a una autoescuela y superar las pruebas necesarias. Es posible examinarse por libre, pero hay que informarse previamente de todos los requisitos.

Harley-Davidson Iron 1200™

Harley-Davidson Iron 1200™

Permiso de moto ilimitado (A)

A partir de aquí viene la barra libre, se acabaron las limitaciones una vez que se han pasado dos años desde la obtención del A2. Para los jóvenes más espabilados, podrán obtener este permiso no antes de los 20 años, aunque para los triciclos y cuadriciclos de más de 15 kW hay que esperar un año más. Los que vengan del coche y hayan esperado a poder llevar las de 125 (21 años), como muy pronto tendrán el A con 23 años.

Pasando del A2 al A, las pruebas de teórica y habilidad no hay que volverlas a superar, se presupone su conocimiento, pero hay que recibir un curso de conducción teórico de 3 horas y práctico de 6 horas, en dos días separados, adecuado a la realidad de los bichos que pueden conducirse con este permiso. Pasada la formación, hay que examinarse otra vez en circulación con una moto de no menos de 600 cc o 40 kW, y a 80 km/h siempre que sea posible.

Mucho ojo con la validez de los permisos españoles en otros países de la UE, para evitar problemas

Todas estas modificaciones se hicieron para que la gente de menor experiencia pudiese acceder a motos modestas y aprender progresivamente, y que las más potentes quedasen relegadas a los que ya tienen callos. Debería ser así en el mundo de las cuatro ruedas, pero falta valentía política para llevarlo a cabo. Obviamente estas normas tuvieron consecuencias negativas, como una mayor siniestralidad en motos de 125 cc (más conductores sin experiencia) y un gran impacto negativo en las ventas de ciclomotores, ya que desde los 16 se puede obtener el A1 y llevar motos más prestacionales.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam