Moto del día: Ducati Apollo

Moto del día: Ducati Apollo

Su primera cuatro cilindros y con prestaciones fuera de órbita


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuando la semana pasada hablamos de la Ducati 125-4 os decíamos que esa había sido la segunda motocicleta de Ducati en montar una mecánica de cuatro cilindros. Y es que un año antes, en 1964, se fabricaron dos unidades de un prototipo que respondía al nombre de Ducati Apollo. El nombre no estaba escogido al azar, ya que se había pensado para el mercado americano (enfrascado en el programa espacial y la carrera hacia la Luna), y como veremos le viene que ni pintado, porque sus prestaciones para aquella época eran más próximas al cohete Saturno.

A finales de los años 50, el importador de Ducati en Estados Unidos (Berliner Motor Corporation) habló con los italianos para ver si era posible desarrollar una moto que hiciese competencia a Harley-Davidson. De esta forma podrían optar al lucrativo mercado de motocicletas policiales y, al mismo tiempo, ofrecer una moto cruiser ideal para viajar de un extremo a otro de Estados Unidos. Al principio Ducati fue reticente debido a los costes de desarrollo, pero cuando Berliner llegó con un buen fajo de dólares, cambió de opinión.

No podía ser otro que Fabio Taglioni quien se encargase de desarrollar la Ducati Apollo con unas características que superasen a las Harley-Davidson. Y por ello desarrolló un motor V4 a 90º de 1.256 cc de cilindrada (la Harley FL de aquel entonces cubicaba 1.215 cc). El cigüeñal estaba calado a 180º y la distribución era por varillas y balancines. Las dimensiones internas de cada uno de los cilindros era de 84,5×56 mm.

Ducati Apollo

El propio motor era parte estructural del chasis, un doble cuna abierta de acero con ruedas de 16 pulgadas (exigencia de las normas de homologación de motocicletas para la policía). Contaba con motor de arranque y un generador que bien se podría haber montado en un coche. La transmisión era de cinco velocidades con cadena. Se encargó de las suspensión Ceriani, que más o menos era capaz de lidiar con las inercias. Pero lo que no estaba a la altura eran los frenos, con un delantero y trasero de tambor de 220 mm.

El tamaño de la motocicleta era bestial teniendo en cuenta lo que había en aquella época. La distancia entre ejes era de 1.550 mm, un poco menos que una Honda Goldwing (1.695 mm), pero lo peor es que pesaba la friolera de 270 kg en seco. Franco Farne, el piloto de pruebas encargado de subirse a ella cuando el primer prototipo estuvo listo dijo literalmente que “se pilotaba como si fuese un camión.”

Aunque estaba preparado para mayor potencia, las primeras pruebas de la Ducati Apollo se hicieron con el propulsor dando 100 CV (Harley declaraba 55 CV para sus modelos más potentes). Daba lo mismo que Pirelli hubiese desarrollado unos neumáticos especiales para ella, estos acababan desintegrados sobre todo si se intentaba alcanzar su velocidad máxima que era superior a los 200 km/h.

Ducati Apollo 02

Se rebajó la potencia hasta 80 CV con igual resultado, y de nuevo tuvo que limitarse la potencia hasta los 65 CV. Con ello parecía que las ruedas ya aguantaban, pero el problema era que el peso seguía siendo el mismo pero la potencia mucho menor. De esta forma habían perdido toda la ventaja frente a su competencia.

El primer prototipo que estuvo listo se pintó en color dorado y fue presentado en noviembre de 1964 en el centro de exposiciones británico de Earls Court. Aunque causó algo de expectación, se dieron cuenta de que ni la tecnología de neumáticos estaba preparada para esta moto, ni tampoco los costos de desarrollo de la moto de producción iban a poder ser asumibles.

El segundo prototipo de la Ducati Apollo, en este caso pintada de color negra y plateada, fue el único que sobrevivió de los dos y su actual propietario, el japonés Hiroaki Iwashita, la tiene expuesto en su museo de la Isla de Kyushu.

La Ducati Apollo y las 125-4 fueron las dos primeras motos de cuatro cilindros de la fábrica italiana y ninguna de las dos pasó de la fase de prototipo. No nos extraña que centrasen sus esfuerzos en los bicilíndricos, con los que hay que reconocer que les ha ido muy bien.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pay Alonso
Invitado
Pay Alonso

Lo que es menos conocido es que llegó a haber un motor Ducati tricilíndrico en línea. Estaba hecho a partir de un Kawasaki H1 de Paul Smart.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.