BMW y sus locos scooter

BMW y sus locos scooter

Desde uno con techo hasta los scooter equipados con motores eléctricos


Tiempo de lectura: 5 min.

BMW, para muchos, es un fabricante de automóviles, uno de alta gama y de coches muy deseados por los amantes de 4 ruedas. Sin embargo, BMW es un fabricante de motos que se pasó a los coches, pues comenzó con las motos en 1923, con la BMW R32, aunque ya fabricaban motores para motos con anterioridad. Fue la opción que adoptó la compañía, tras la prohibición de fabricar nada relacionado con la aviación tras la Primera Guerra Mundial.

Desde el primer momento, la “Bayerische Motoren Werke” se decidió por los motores boxer con cigüeñal longitudinal, un propulsor que se ha convertido en la seña de identidad de la marca. Luego llegaron los motores de 4 cilindros tras la llegada en masa de los tetra japoneses e incluso lanzaron un tres cilindros. Motores, por cierto, que no eran convencionales, pues de entrada, tenían el cigüeñal longitudinal y los cilindros inclinados 90 º grados, es decir, los cilindros estaban tumbados, con la culata en el lado izquierdo del motor.

Ciertamente, BMW, ha sido una compañía bastante innovadora, como lo demuestra por ejemplo sus suspensiones Telelever y Paralever, o los ataques de locura que les dan en Baviera con los scooter, porque quizá no te gusten, quizá pienses que menuda pérdida de tiempo diseñar esas cosas y vaya pérdida de dinero comprar algo así, pero la valentía de desarrollar ciertas propuestas no se la quita nadie. Ahí está el último “invento”, el BMW CE-04, un scooter eléctrico que ha roto todos los moldes.

Digno de una película de ciencia ficción

bmw ce 04 (2)

El BMW CE-04 (la C por ser denominación de BMW para las scooter, la E por “Electric” y el “04” por la categoría en la que se encuadra) es el segundo scooter eléctrico de la firma alemana, que estará a la venta en primavera del 2022 por 12.060 €, que además puede beneficiarse de las ayudas del Plan MOVES III. Datos interesantes para quien piense en una posible compra, pero lo que realmente llama la atención del CE-04 es su diseño.
Pocas motos hay en el mercado que puedan siquiera igualarse en cuanto a estética.

Básicamente, el mismo prototipo que presentó en 2017, el BMW Motorrad Concept Link, casi sin cambios. Una condición que le ha valido toneladas de críticas, pero también, toneladas de aplausos por tener lo que hay que tener para sacar algo así. El asiento por ejemplo, casi una tabla de planchar de lo plano que es, ha pasado a producción, porque según los estudios de la marca, los usuarios de esta Scooter hacen muy pocos kilómetros y casi siempre en poblado (concretamente, unos 12 km diarios).

No obstante, es evidente que se trata de un modelo puramente urbano: se ofrece en dos versiones, 11 kW y 15 kW y la autonomía es de 130 kilómetros, a todas luces insuficiente para cualquier otro desplazamiento que no sea recorridos diarios. Reemplaza en el mercado a otro de los scooter innovadores de BMW, el C-Evolution, pero con un carácter más urbano y un diseño mucho más futurista. Contará con dos versiones, diferenciadas básicamente por su nivel potencia: 11 kW nominales (23 kW de potencia máxima) y 15 kW (31 kW de potencia máxima), pudiendo conducirse con el carnet A1 y por lo tanto, también con el carnet B con más de tres años.

Del prototipo a la calle

bmw c evolution

En el año 2012 llegó el BMW C-Evolution, el antecesor del nuevo CE-04, un scooter de motor eléctrico y diseño con toques futuristas, que estuvo en el mercado hasta 2021 siendo una de las muy pocas opciones en cuanto a motocicletas eléctricas. Bueno, o en cuanto a scooter eléctricos, que ya sabemos que a pesar de tener dos ruedas, un manillar e ir sentado a la intemperie, un scooter no es una moto. Y si además tiene un motor eléctrico, menos todavía.

Pero no nos centremos en eso ahora, que no es lo que importa, lo importante es que el C-Evolution fue uno de los primeros vehículos eléctricos de su tipo y supuso una auténtica innovación que, a pesar de ser tremendamente caro (hasta 15.000 euros por un scooter con poco más de 120 kilómetros de autonomía), ha tenido su mercado y su grupo de admiradores. Para ellos, el BMW C-Evolution es un icono, un modelo que será sin duda un clásico de colección.

Al igual que el CE-04, el BMW C-Evolution se vendía en dos versiones: 11 kW (15 CV) y 35 kW (48 CV), es decir, una versión para carnet A1 o carnet B convalidado y otra versión para el carnet A2. También escondía funciones que en un coche eléctrico o híbrido son normales, como la recuperación de energía en deceleraciones.

¿Un scooter con techo? ¿Pero esto qué es?

bmw c1

Si los dos scooter eléctricos de la marca no te parecen una innovación, entonces tendremos que echar un vistazo hacia atrás en el tiempo, para recordarte la cosa más rara que hemos visto sobre dos ruedas: el BMW C1. Seguro que te habías olvidado de él y es que muchos se echaron las manos a la cabeza cuando la marca lo presentó por primera vez, básicamente porque era un scooter con parabrisas y techo, que además estaba homologado para conducirse sin casco.

Ciertamente, el BMW C1 fue un proyecto de alto riesgo, pues mezclaba dos conceptos que pocos habían pensado nunca que podrían combinarse. Y como con el C-Evolution y el nuevo CE-04, el BMW C1 fue una revolución cuando fue lanzada al mercado, hace ya 21 años (comenzó su comercialización en el año 2001). No fue un proyecto sencillo, porque BMW invirtió una enorme cantidad de dinero y recursos en su diseño y desarrollo, pero finalmente el modelo no fue lo que se puede decir, un éxito.

Gustos estéticos y convicciones personales a parte, el BMW C1 era una idea llamativa, aunque quizá, la ejecutada. Hubo varias versiones y acabados, pero solo dos motores, ambos monocilíndricos, uno con 125 centímetros cúbicos con 11 kW (15 CV) y otro con 200 centímetros cúbicos (en realidad tenía 176 centímetros cúbicos pero se vendía como “C1 200”) con 13 kW (18 CV).

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.