Triumph celebra más de 100 años de competición y logros en el motociclismo

Triumph celebra más de 100 años de competición y logros en el motociclismo

La centenaria marca de Hinckley fue fundada en 1902 y este año cumple 30 años desde su resurgimiento


Tiempo de lectura: 5 min.

Aunque quizás no aparezca tan marcado en el ADN como ocurre con los fabricantes japoneses, durante estos más de 100 años de historia de Triumph, la competición ha formado parte de la esencia de la firma británica. Uno de sus modelos más míticos, la Daytona, toma su nombre del trazado norteamericano y de la proeza acaecida en 1966. Acompáñanos en este viaje por la historia cargado de nostalgia pero, sobre todo, olor a gasolina.

Triumph empezó a fabricar motocicletas en 1902, pero sus orígenes se remontan un par de décadas más atrás. La historia cuenta que en 1885 Siegfried Bettmann, un inmigrante alemán afincado en Londres, fundó la empresa Bettmann & Co. para la importación de bicicletas que vendía bajo su propia marca. Sería solamente un año después, en 1886, cuando la empresa pasaría a denominarse Triumph.

En 1889 se asociaría con otro alemán, Moritz Schulte, pasando a denominarse Triumph Cycle Co. Ltd. con sede en Coventry. Ese año empiezan a fabricar sus primeras bicicletas para ya en 1902 pasar a construir motocicletas, primero con motores de otras marcas (la primera fue la Triumph 3 HP) y ya desde 1907 con sus propios diseños.

No tardaron en ser picados por el bicho de las carreras pues ese mismo año, Jack Marshall quedó segundo en el primer Tourist Trophy, el de 1907. Al año siguiente se hacía con la victoria en el TT de la Isla de Man en la categoría de monocilíndricas sobre una Triumph a una velocidad media de 64,4 km/h.

Buddy Elmore - Daytona 1966

Buddy Elmore gana en las 200 millas de Daytona de 1966

La Primera Guerra Mundial paralizó las competiciones y para Triumph fueron años difíciles, aunque fabricó auténticas preciosidades, como la Speed Twin 5T. No sería hasta terminar la Segunda Guerra Mundial cuando de nuevo las motos fueron vistas como un vehículo de ocio y diversión, más allá de ser un medio de transporte económico para ayudar a superar la recesión económica. Corría el año 1966 y en Estados Unidos un desconocido Buddy Elmore se hizo con la victoria en las 200 Millas de Daytona.

La gesta fue conseguida sobre el prototipo de una Triumph Tiger 100 de 500 cc, siendo lo más increíble que remontó desde la 46ª posición de parrilla para ver la bandera a cuadros antes que nadie. La velocidad media fue además de 100 mph (161 km/h). Para la marca británica esto supuso un buen empujón para las ventas en América y al año siguiente lanzaba la Triumph Daytona, un nombre que sigue ligado a ellos y que no puede significar otra cosa que velocidad pura.

Por detrás de Elmore había finalizado Gary Nixon, quien un año más tarde, en ese mismo escenario y con la misma moto, se haría con la victoria para el equipo Triumph Works. No contento con ello, repetiría de nuevo triunfo al año siguiente. No sabemos si fue porque era muy buen piloto en una excelente máquina, o por su filosofía a la hora de encarar las carreras.

“Vigila el arranque, haz una buena salida y ponte a doblar gente. Y así ganas” – Gary Nixon

Malcolm Uphill en el TT de 1969

Malcolm Uphill en el TT de 1969

Esos mismos años, 1967 y 1968, además de la victoria en Daytona también se haría con los campeonatos AMA Grand National pilotando para la marca británica. Por aquel entonces, pero al otro lado del charco, Percy Tait peleaba con Giacomo Agostini durante el Gran Premio de Bélgica enseñando a “Ago” el colín de su Triumph durante tres vueltas. Finalmente tuvo que ceder ante el italiano, clasificándose en segunda posición a una velocidad media de 186,7 km/h.

Quizás esta haya sido una de las épocas más fructíferas en competición. A ella hay que sumar los récords de velocidad conseguidos en las salinas de Bonneville (y que sirvieron para poner nombre a su conocida Bonnie en 1959), pero también el escaparate que fue Evel Knievel saltando sobre la fuente del Caesars Palace de Las Vegas en 1967.

Los éxitos continuaron allí donde surgieron, en el TT de la Isla de Man. En 1969 Malcolm Uphill se llevó la victoria en la categoría de Production TT. Además, lo hizo con un hito que nadie había logrado antes: completar una vuelta con una moto de producción a una media de 100 mph (160 km/h).

Fue cuando empezó el dominio durante cinco años consecutivos en los que nadie más logró la victoria, todos sobre la Trident de 750 cc conocida como la «Slippery Sam» y derivada de la Triumph Trident que, en 1975, se dejó de producir, aunque estuvo a la venta hasta 1978. Las victorias fueron logradas por Ray Pickrell, Mick Grant, Alex George y Dave Croxford.

Mick Grant en 1974

Mick Grant traza la curva “Signpost Corner” en el TT de 1974 sobre “Slippery Sam”

En la década de los 80 la llegada de las marcas japonesas acabó con buena parte de la industria motociclista europea. Una década después, y con los nuevos chasis aluminio junto a los neumáticos radiales, se sentaron las bases de las motos deportivas que conocemos hoy en día. Por aquel entonces Triumph resurgía de la mano de John Bloor y presentaba una nueva Daytona 750 además de las tricilíndricas Trident 750 y 90 junto a las Trophy 900/1200.

Desde entonces, y en estos últimos 30 años, Triumph se ha afianzado como una de las marcas más importantes a nivel mundial. Y su espíritu de competición se ve reflejado en el Mundial de Moto2, suministrando los motores tricilíndricos de 750 cc así como en su última generación del modelo Daytona.

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam