Honda CB 500 X 2019: más trail que nunca

Honda CB 500 X 2019: más trail que nunca

La trail asfáltica de Honda se camperiza, pero... ¿lo suficiente?


Tiempo de lectura: 6 min.

Una de las novedades más destacadas en lo que llevamos de año ha sido la presentación de la Honda CB 500 X 2019, la renovación de uno de los modelos que más revuelo ha causado en los últimos tiempos. Y digo renovación porque los japoneses han acometido algunos cambios sustanciales en el modelo, más allá de los típicos retoques estéticos que suelen llevar a cabo todos los años.

Básicamente Honda ha querido hacer una moto más trail, más offroad; que era lo que muchos le criticábamos a este modelo, el tratarse de una utilitaria con traje de aventurera, de ser una moto SUV en un mundo donde lo que demanda el mercado son aptitudes más camperas, aunque luego puede que los compradores nunca acaben sacándolas provecho.

Los cambios no son muchos, pero sí interesantes. Lo primero es la adopción de una llanta delantera de 19 pulgadas en vez de las asfálticas 17 del modelo anterior. El neumático que ahora calza, 110/80 R19 es de mayor diámetro y más estrecho, lo cual ayuda a manejar mejor los baches y las irregularidades de los firmes en mal estado, ya sea asfalto muy roto o directamente por lo marrón.

Honda CB 500 2019 X 3

Acompañando a la nueva rueda tenemos unas suspensiones de mayor recorrido: 150 mm -10 más que antes- en el tren delantero, mientras que atrás esta cota también se incrementa en 17 mm hasta llegar a los 135. Estamos antes cifras similares a las de otras trail de orientación asfáltica como la Suzuki V-Strom 650, pero siguen lejos de los valores necesarios para considerarse una auténtica moto de doble propósito. El hecho de que las llantas sean de aleación y no de radios ahonda más en ese problema.

El chasis también ha sufrido modificaciones con el fin de cambiar la ergonomía de la moto y buscar una posición de conducción más trail, ya que la anterior CB 500 X era poco más que una naked con el manillar alto en este aspecto puesto que su bastidor se heredaba prácticamente inalterado de la Honda CB 500 F.

A mayores, los japoneses también han acometido algunas modificaciones menores en la mecánica con el fin de optimizar más los consumos, ya de por sí muy ajustados, y también en busca de una experiencia de uso más pasional con una nota acústica más sugerente y en general un tacto más vivo en la banda media de revoluciones.

Honda CB 500 2019 X 19

Por último, se ha trabajado en el apartado estético. Huelga decir que la Honda CB 500 X nació en 2013 como una moto anti crisis a un precio ajustadísimo de 5.500 euros, y eso suponía que se había recortado aquí y allá en lo que a diseño se refiere, dando la impresión muchas veces de estar ante una moto austera y barata.

Con el paso de los años este modelo ha sabido envejecer, como el buen vino, y ya en el restyling de 2016 se mejoró la estética general de la moto con mejores acabados, un trabajo de pintura más fino, y la adopción de un faro frontal LED que aumentaba significativamente la calidad general percibida.

Este nuevo modelo de 2019 sigue en esa dirección y además da un paso de gigante. La llanta frontal de 19 y las nuevas geometrías del chasis le dan al modelo una imagen mucho más imponente. Ahora parece más moto, con el tanque de combustible y la pipa de dirección colocadas a mayor altura que el modelo previo.

Honda CB 500 2019 X 6

Destacan las nuevas fibras laterales del modelo en la zona que rodea el depósito de combustible y el radiador. Ayudan a acentuar esa imagen de moto robusta y también mejorar la calidad visual percibida donde el anterior modelo seguía pecando de austero con unos plásticos demasiado simples.

Por último, se ha cambiado la instrumentación, uno de los puntos más grises de los modelos previos ya que daba la impresión de estar ante un reloj Casio de los años 80, con una retroiluminación en color naranja para acabar de fastidiarlo. La nueva Honda CB 500 X no equipa una pantalla TFT a color, pero al menos se ha rediseñado el panel LCD para darle un aspecto más vanguardista y actual.

En el fondo, con esta renovación los japoneses no han buscado cambiar radicalmente la filosofía de la Honda CB 500 X. Sigue siendo la misma moto súper racional y súper equilibrada de siempre solo que ahora la han dado un toquecito más campero sin penalizar ni comprometer en ningún momento su faceta urbanita y utilitaria.

Honda CB 500 2019 X 8

En general el cambio es a mejor en todos los aspectos ya que algunas de las cosas que eran buenas siguen siendo igual de buenas y otras incluso han mejorado. Desde luego parece que con este lavado de cara el modelo podrá seguir unos cuantos años más en el mercado cosechando buenas cifras de ventas.

Aunque bien es verdad que el precio de todas estas mejoras se ha hecho notar y ahora la tarifa del modelo ha aumentado 400 euros hasta llegar a los 6.700. Desgraciadamente ya no es esa moto anticrisis que tanto nos gustó en sus orígenes por su alta relación calidad precio.

De todas formas, puede que muchos, entre los cuales me incluyo, estemos tristes ante esta nueva oportunidad “perdida”. En el fondo somos unos cuantos los que estamos deseando que los japoneses presenten una auténtica moto de aventura con una parte ciclo muy enfocada en el offroad y tomando como base mecánica el brillante bicilíndrico de medio litro, una hipotética Honda CRF 500 L África Twin. Seguiremos soñando.

Honda CB 500 2019 X 4 A fin de cuentas, Honda tiene un jaleo en su gama de productos que no hay quien se aclare con modelos no muy definidos que no se sabe muy bien a qué público van dirigidos y también con propuestas que se solapan en algunos segmentos y se hacen la competencia entre sí, como la Honda CB 500 X y la Honda NC 750 X.

No estaría de más que en el futuro se centrasen en qué segmentos del mercado quieren ocupar y construir propuestas muy enfocadas a la medida de esos segmentos sin que haya ambiguedades ni queden huecos “vacíos” en su catálogo.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.