Moto del día: BMW R 1150 RT

Moto del día: BMW R 1150 RT

La touring bávara de comienzos de siglo


Tiempo de lectura: 7 min.

Corría el año 2001. Acabábamos de entrar en el nuevo milenio y las BMW R 1100 RT, que databan de comienzos de los 90, empezaban a estar ya un poco obsoletas. En este panorama los bávaros se sacaron de la manga la BMW R 1150 RT, una evolución del modelo previo con no muchos cambios, pero sí los suficientes para refrescar la moto y seguir haciéndola atractiva para el público al que iba destinada.

La BMW R 1150 RT es una touring de libro, de manual. Estamos ante una de esas motos que le han dado a BMW fama mundial como fabricante de motocicletas de turismo aptas para viajar cientos y cientos de kilómetros con total confort y comodidad. De hecho, hasta que las GS tomaron protagonismo y se hicieron con el papel principal, eran las RT como esta los mayores iconos y los productos más conocidos y deseados de la familia BMW Motorrad.

Las mejoras respecto a la BMW R 1100 RT se centraron en una puesta al día sutil pero acertada en el apartado estético, que traía un aire más fresco y acorde a los nuevos tiempos, con formas más fluidas, naturales y suaves, siendo una de las RT más bonitas de la historia de la saga, aunque esto último es opinión personal.

BMW R 1150 RT 8

El motor bóxer también crecía en tamaño y potencia, pasando de 1.085 a 1.130 cc. La potencia también escalaba un poco hasta los 94 CV, por 90 que tenía el modelo precedente. Era una mejora en las prestaciones testimonial. Para darte cuenta de que efectivamente estabas ante una moto más rápida casi tenías que sacar el cronómetro para comprobarlo.

La auténtica revolución del bóxer fue el R 1100 en el 93 con las culatas de cuatro válvulas y la inyección electrónica. La R 1150 fue más bien maquillaje superficial. De hecho, tendríamos que esperar hasta 2014 y la llegada de la refrigeración líquida para asistir a otro hito semejante en la historia del bóxer de BMW.

Una mejora importante de cara a incrementar el confort de marcha fue el añadir una muy necesaria sexta velocidad a la caja de cambios. Esta marcha cumplía una función overdrive y prácticamente solo valía para llevar el motor relajado de vueltas en autovía y altas velocidades, ya que era una relación muy larga. Pero chico, en una moto de turismo básicamente es lo que vamos a hacer todo el rato: circular a velocidades constantes y elevadas. Así que ayudamos a disminuir consumos y aumentar la vida de la mecánica. Por lo demás, algunos usuarios reportan que el cambio era algo más tosco que en su predecesora, motivo de queja.

BMW R 1150 RT 4

Otro aspecto innovador fue la inclusión del archiconocido y archiodiado sistema de servofreno de BMW, que en este caso venía de la mano del ABS y un sistema de frenada combinada. Si pisas el pedal de freno trasero, frenan ambas ruedas, y además con bastante fuerza, dotando así a la moto de una mayor potencia de frenado, y por ende seguridad.

En espíritu RACER moto ya hemos hablado muchas veces de ese servofreno. La principal crítica que se le hace al sistema es que tiende a averiarse, y cuando esto ocurre, la frenada residual que le queda a la moto es bastante escasa. Vamos, que no te quedas sin frenos, pero la sensación no es nada agradable. La avería además es bastante cara de arreglar.

En descargo de la BMW R 1150 RT, por lo que he investigado, el servofreno no era tan proclive a fallar como en otros modelos de la marca. Y por supuesto, era clave un buen mantenimiento del sistema con cambio de líquido hidráulico cada dos años para preservar su buen funcionamiento. Quizá aquí era donde “fallaban” muchos propietarios y el origen de esta mala fama. De todas formas, sustituir y purgar el líquido de frenos de todo ese circuito tan complejo tenía que salir por un buen pico en el taller.

Otra crítica que se hacía era la frenada combinada, pues muchos conductores, especialmente los más experimentados, preferían decidir ellos mismos cuándo querían frenar solo de atrás, cuando de adelante, y cuando hacerlo a la vez en ambos trenes. Se perdían versatilidad en la conducción.

Por lo demás, ya os podéis imaginar cómo iba esta moto. Hacer kilómetros sobre ella era una auténtica delicia, y lo sigue siendo hoy en día incluso para los estándares de comodidad actuales. Contaba con un generoso equipamiento de primera clase como la pantalla frontal ajustable eléctricamente, puños calefactados o incluso un equipo de sonido con radio en algunas versiones. A día de hoy, estos siguen siendo gadgets exclusivos de motos de gama alta.

La BMW R 1150 RT destacaba por su facilidad de conducción y por ponerle las cosas sencillas a todo aquel que la llevase. No tendría la agilidad de otras propuestas más ligeras, pero aun así era una moto agradable de llevar incluso en tramos virados. El bajo centro de gravedad del motor bóxer así como su suspensión Telelever, de comportamiento muy neutro, ayudaban más si cabe a conseguir esto.

En cuanto a consumos, nos podemos mover sobre los 5,5 l/100 km a velocidades de autovía, mientras que si te pierdes por carreteras comarcales y bajas la velocidad no es difícil bajar de los 5 litros. En el último año que se comercializó, 2003, BMW presentó una modificación en el motor que pasó a albergar dos bujías en cada una de sus culatas.

Con este moderno sistema Twin Spark se mejoraba la combustión en los cilindros, ya que al ser estos tan grandes (565 cm3) el frente de llama de la combustión tardaba en llegar a todos los rincones de la cámara y eso hacía que las unidades previas a esta mejora presentasen algunos problemas de vibraciones incómodas a medio régimen. Otra ventaja de la doble bujía es que también mejora la eficiencia y bajan los consumos.

Tras un vistazo rápido por Milanuncios, confirmo que hoy en día cotizan alto en el mercado de compraventa. Lo normal es encontrarse unidades que superan los 100.000 kilómetros y alrededor de los 4.000 euros. Si queréis coger una moto de la última serie con motor Twin Spark entonces habréis de gastaros un poco más.

Personalmente creo que la relación precio producto empieza a no ser favorable para las BMW R 1150 RT de segunda mano. Estás pagando bastante dinero por motos de hace 20 años y con una pila de kilómetros descomunal. Desde luego es un modelo querido y que tiene un gran número de seguidores detrás que conocen y valoran mucho la moto.

Si quieres hacerte con una, habrás de pasar por caja, pero sobre todo, no olvides pedir facturas y certificados de mantenimiento, especialmente los relacionados con las revisiones del sistema de frenos.

Calcula cuánto cuesta asegurar un BMW R 1150 RT con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam