Moto del día: Cagiva Elefant 650

Moto del día: Cagiva Elefant 650

Una replic-rally ideal para surcar el desierto


Tiempo de lectura: 4 min.

La Cagiva Elefant 650 forma parte de la gama que empezó a montar propulsores llegados directamente desde Ducati, tras la compra en 1985 de la marca por parte de los propietarios de Cagiva en aquel tiempo, los hermanos Castiglioni, hijos del fundador de la marca en 1950, Giovanni Castiglioni.

Además, para el desarrollo de aquella moto contaron con la experiencia del piloto “dakariano” Hubert Auriol, que corrió junto a la marca en las temporadas de 1985, 1986 y 1987, siendo esta última fatídica para él tras romperse los dos tobillos en la penúltima etapa. En cualquier caso, la marca de Varese utilizó la experiencia del piloto etíope para el desarrollo de aquella moto, que terminaría surcando el desierto africano la misma temporada de su presentación.

El propulsor no es otro que el empleado por ejemplo en la Ducati Indiana 650 de la época, el V-Twin a 90º con sistema desmodrómico y dos válvulas por cilindro. Con 649 cc de cilindrada, el bloque italiano estaba sometido a una compresión de 10:1 y estaba alimentado por dos carburadores Dell’Orto de 32 mm de paso. Todo ello quedó asociado a un cambio de cinco relaciones, ajustado en la Elefant 650 y su nuevo cometido, y un sistema de escape de tipo bufanda de nueva factura.

Cagiva Elefant 650 2

Como resultado de aquella mecánica, la nueva variante de la gama Elefant era capaz de desarrollar una potencia final de 54 CV a 8.400 RPM, siendo la cifra de par máximo de 54 Nm a 6.200 RPM. Lograba catapultarse hasta una velocidad máxima de 179 km/h, lo que garantizabba que, además de una excepcional faceta campestre, esta trail de media cilindrada pudiera desenvolverse en carretera de una manera holgada y segura.

La Cagiva Elefant 650 forma parte de la gama donde las motocicletas de Varese portaban propulsores de Ducati, tras la compra de la marca en 1985

En cuanto a la parte ciclo, se optó por un chasis doble cuna fabricado en sección de tubo rectangular de acero. Asimismo, respecto al equipo de suspensiones tenía una horquilla telescópica en el frontal, conformada por sendas barras de 42 mm y firmada por Marzocchi. Atrás era un amortiguador regulable Öhlins el encargado de este cometido, empleando el sistema Soft Damp ya visto en otros modelos de la marca.

La frenada fue solucionada con la adopción de un doble disco, uno por eje, de 260 mm en el tren delantero y mordido por una pinza de cuatro pistones, y de 240 mm en el posterior, este accionado por una pinza monopistón. Las llantas, por su parte, calzaron neumáticos Pirelli en medidas 90/90 R21 en el frontal y 130/90 R17 en la rueda trasera.

Cagiva Elefant 650 4

La Cagiva Elefant 650 contaba con unas medidas superiores a las de la media, confiriéndole un aspecto de moto aún más grande. La longitud total se quedaba en 2.250 mm, mientras que la distancia entre ejes alcanzaba una cifra de 1.535 mm. Mientras tanto, la altura libre del asiento al suelo era de 905 mm y la medida de clareo entre el cárter y el piso era de 250 mm. Contaba además con un depósito de combustible de 17,5 litros de capacidad, y declaraba un peso final en seco de 185 kilogramos.

El nivel de acabados y equipamiento estaba bien cubierto, ya que hubo, entre otros elementos, un completo cuadro de instrumentos con relojes para velocímetro y cuentavueltas, además del contacto y dos líneas de testigos luminosos bajo los marcadores. También permitió el disfrute de un asiento desmontable con la misma llave que la del contacto, parrilla portabultos y una pequeña bolsa de herramientas sobre esta última. Un protector de cárter y otro del faro frontal, así como un par de fuelles para las barras de horquilla, completaron el buen nivel de equipamiento de la Elefant 650.

Los de Varese trabajaron a fondo en esta Cagiva Elefant 650, ya que la competencia del momento en su categoría estaba bien surtida y preparada para batallar de tú a tú con la italiana

Para 1986 llegaron algunas mejoras en diferentes puntos de la Elefant 650, desde un nuevo frontal -con un cupolino de nueva factura integrado-, pasando por protectores de maneta o algunas mejoras en el propulsor. Árboles de levas de mayor cruce, junto a unos carburadores Dell’Orto de 36 mm o un sistema de escape mejorado, también fueron parte del restyling al que se vio sometida esta trail ligera.

Cagiva Elefant 650 3

La gama de colores se vio incrementada y llegaron versiones con las gráficas empleadas por sus hermanas de competición, teniendo a la tabacalera Lucky Explorer como sponsor principal. Con un precio final de casi 1.100.000 pesetas en 1986, la Cagiva Elefant 650 no era lo que se dice barata, pudiendo encontrar a algunas de sus rivales por tarifas bastante inferiores.

Buen ejemplo de ello fue la Yamaha XT 600 Teneré, que costaba 400.000 pesetas menos, o la Honda XL 600 LM, por la que nos tocaba abonar 919.000 pesetas. En cualquier caso, nuestra protagonista de hoy se colocó como la referencia entre las trail de media cilindrada, por lo que aquel sobrecoste fue admitido por los seguidores de este tipo de motocicletas, que vieron en ella la replic-rally ideal.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Cagiva Elefant 650 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.