Moto del día: Gilera Nexus 300

Moto del día: Gilera Nexus 300

Para ir a comprar el pan... con deportividad


Tiempo de lectura: 4 min.

Corría el año 2009 cuando se presentó la Gilera Nexus 300, una evolución respecto de la anterior Gilera Nexus 250 que se venía vendiendo desde comienzos de siglo. Esta moto venía a cubrir ese hueco de todas aquellas personas que por practicidad y comodidad querían un scooter para el día a día, pero que no estaban dispuestos a renunciar a algo de deportividad o una estética sport.

Gilera siempre se ha distinguido por esto, por hacer scooters deportivas para todos aquellos a los que nos gusta conducir y no sólo buscamos un vehículo para ir de A hasta B, cuyo máximo exponente fue la Gilera GP 800. La verdad es que la Nexus consigue esto con creces, aunque nunca ha llegado a ser un superventas. A mí por lo menos me cuesta verlas por las calles. Actualmente se puede volver a ver con otras insignias, la Malaguti Madison 300.

Y es que Gilera siempre ha ido un poco de tapadillo. Salvo aquella mítica Gilera Runner de la época dorada de las “cincuentillas”, pocos modelos más se recuerdan de esta firma. Pero huelga decir que está bajo el paraguas del grupo Piaggio y eso hace que tenga acceso a todo el i+D y ese buen saber hacer en materia de scooters de la matriz italiana, solo que aquí les dan este toque picantón final.

Gilera Nexus 300 5

Precisamente, a nivel mecánico utiliza el motor de 278 cc Quasar que ya empleaban otros modelos del grupo italiano como la Piaggio MP3 o la Vespa GT. Desplegaba todo un arsenal tecnológico como las cuatro válvulas por cilindro o la refrigeración líquida, gracias a la cual erogaba unos correctos 22,4 CV de potencia.

Los motores de scooter por norma general no suelen ir tan apretados como los de otras motocicletas. Pensad que son vehículos para rutina, día a día y también orientados a tener unos mantenimientos económicos.

Pese a que la potencia tampoco impresione, es suficiente para ir por vías de circunvalación e incluso viajes por autovía, ya que coge unos 150 km/h de punta, por lo que a 120 km/h, aunque no vaya especialmente relajado, se puede tirar durante cientos y cientos de kilómetros sin miedo a romperlo. Al estar refrigerado por agua, la temperatura del mismo es siempre homogénea y eso ayuda a que se cuide más el motor.

Gilera Nexus 300 2

A nivel de parte ciclo es un modelo cumplidor, con un chasis tubular del que destaca su gran rigidez, horquilla frontal de 35 mm y una pareja de amortiguadores gemelos para el tren trasero que permiten regular la precarga en tres posiciones.

Donde quizá falla un poco esta Gilera Nexus es en la vertiente práctica. No se puede tener todo. Precisamente, para conseguir un chasis rígido se renuncia al característico suelo plano de otras scooters y que tan práctico es a la hora de llevar bultos o carga entre las piernas, por no hablar de la comodidad que implica a la hora de subir y bajar de la moto. La Gilera Nexus lo compensa con un generoso hueco bajo el asiento en el que, según la marca, caben un casco integral y otro de tipo jet.

Es por ello que esta moto no está tan enfocada en ciudad y recorridos de rutina como otras scooters más pequeñas y “ratoneras” de suelo plano. La Gilera Nexus, gracias a una potencia respetable, una protección aerodinámica muy correcta y una parte ciclo de garantías, se presta más a salir por carretera e incluso a hacer viajes con ella.

Gilera Nexus 300 4

A nivel estético destila diseño italiano por los cuatro costados y además con una personalidad bien marcada. Siguiendo los cánones de aquella época, cuenta con numerosas aristas y ángulos, por no hablar del bifaro delantero, de inspiración claramente sport. De segunda mano se pueden encontrar unidades desde algo menos de 2.000 euros hasta los 3.000 de las que se encuentran en un mejor estado de conservación y kilometrajes más bajos.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Gilera Nexus 300 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.