Menu

Moto del día: Honda CBR 600 F1 Hurricane

La moto que inventó las deportivas de 600 cm³

Moto del día: Honda CBR 600 F1 Hurricane

Hoy toca hablar de un mito, de uno de esos referentes del motociclismo que fueron muy importantes en su día y que condicionaron ya no solo el futuro de la marca, sino de toda la industria en las décadas posteriores a su presentación. Hoy toca hablar de la Honda CBR 600 F1 Hurricane, la moto que inventó el segmento de las deportivas de 600 cm3.

Corría el año 1987 y por aquella época Honda ya tenía un reconocido prestigio a nivel internacional en parte gracias a modelos como la Honda CB 750, que había demostrado al mundo la avanzada tecnología asiática a la hora de lidiar con motores tetracilíndricos.

Las Honda CB estaban muy bien, eran motos que habían democratizado las altas cilindradas y los tetra, acercándolos a todo el mundo. La idea de Honda era repetir esa jugada poniendo toda la carne en el asador y sacar una auténtica moto deportiva apta para todos los públicos y al alcance de casi todos los bolsillos.

Honda Cbr 600 3

El modelo fue todo un éxito y se vendió como churros. Por no mucho dinero te hacías con una moto que corría mucho, con una ciclística muy dinámica y que encima era sencilla a nivel mecánico, por lo que los mantenimientos y averías no eran un quebradero de cabeza, a diferencia de otras propuestas sport de la época con mecánicas 2T o configuraciones de motor extrañas como la V4.

La casa de Iwata no se durmió en los laureles y a los pocos años presentó la Yamaha FZR 600, de la que os hablamos hace unos días. La rivalidad a lo largo de los años 90 fue encarnizada. En estos primeros compases, sobre todo con las CBR 600 F1 y CBR 600 F2, Honda siempre estuvo un paso por delante en ventas y en cuanto a calidad general del producto.

En 1999 llegaría el cambio de ciclo cuando la marca de los diapasones presentó la Yamaha YZF-R6, un modelo que a su manera también redefinió el segmento de las deportivas de 600 cm3 hacia posiciones más radicales y RR. El fuerte de la Honda CBR 600 F era su polivalencia. Eran motos que servían para correr en circuito, pero también para ir a trabajar todos los días, ahí estaba su magia. Cuando el mercado empezó a demandar motos cada vez más extremas y radicales, entonces la CBR 600 F se quedó un poco en tierra de nadie hasta que se descontinuó la saga en 2007.

Honda Cbr 600 1

Volviendo a la Honda CBR 600 F1, a nivel mecánico ya tenía casi los ingredientes que repetirían sus sucesoras y también las motos de la competencia en las próximas décadas. El motor era un tetracilíndrico de 599 cm3, con 16 válvulas y refrigeración líquida. Estaba alimentado por cuatro carburadores y en esta primera versión ya era capaz de alcanzar los 85 CV de potencia, cifra que quedaría rápidamente superada por las siguientes generaciones, pero que en 1987 era toda una proeza. La caja de cambios ya contaba con seis velocidades en esta primera versión.

En cuanto a ciclística, ya contaba con un chasis de doble viga, construido en acero, que hoy en día puede parecernos la configuración más normal del mundo, pero que en aquella época era toda una virguería. Esta configuración aportaba un extra de rigidez respecto a las opciones tubulares que se empleaban de forma habitual en aquella época.

Estéticamente destacaba por su apariencia plasticosa, ya que todo el conjunto estaba altamente carenado sin apenas dejar al descubierto órganos mecánicos. Esto era así en pos de conseguir la mejor aerodinámica posible, de ahí le venía el sobre nombre de Hurricane. Destaca el guardabarros de la rueda delantera sumamente envolvente, tan característico en las motos de aquella época y ese colín bastante «gordo» también rodeado por completo de fibras plásticas.

Honda Cbr 600 4

Como os decía, este modelo sentó las bases de un nuevo segmento en la industria. De todas formas, los japoneses no tardaron en mejorar su creación, y en 1991, tan solo cuatro años después, llegó la Honda CBR 600 F2 con unas líneas más actualizadas y el propulsor vitaminado hasta los 95 caballos. La F2 fue la consagración del mito y quizá la generación que mejor resultado tuvo a nivel comercial de toda la saga.

Hoy en día son motos que cotizan al alza de segunda mano y hay unos cuantos motivos para ello. El primero es que se trata de todo un referente, el génesis (con permiso de Yamaha) de una de las familias más longevas e importantes del motociclismo. A todo esto, hay que añadir que en líneas generales es una moto que ha envejecido muy bien y hace honor a aquello de que Honda es Honda.

Estas motos son carne de perro y sus mecánicas no suelen dar ningún quebradero de cabeza a no ser que seas de esos a los que les gusta romper motos por mera diversión por la destrucción. Son capaces de lidiar con altos kilometrajes y con cierto grado de desidia en el mantenimiento.

De todas formas, estamos hablando de un modelo que ya supera los 30 años, por lo que si te animas a comprar una tienes que fijarte mucho en su estado de conservación ya que en tres décadas… puede caber mucha desidia. Los precios rondan los 1.500 euros o incluso más si te vas a unidades en perfecto estado de conservación y con una imagen lo más fiel posible al modelo original de fábrica.

Honda Cbr 600 1988
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Tuve una del 88 pintada tricolor como la de la foto principal (89). Iban muy bien esas motos. Lo único que daba algo de guerra, como en muchas honda de la época, eran: la cadena de distribución (en frío hacía un escándalo tremendo) y el regulador de tensión.
Me alegró ver este modelo en la moto del dia. Un saludo.

Jose
Invitado
Jose

Los apodos de las motos (Hurricane en Honda, Ninja en Kawasaki, etc) recuerdo que se usaban más en las versiones americanas, ya que se rotulaban así en lugar de las europeas, con las letras típicas (CBR, GPX, GPZ, etc).
Saludos.

Fran Aguilar
Invitado
Fran Aguilar

Un detalle, la primera y real 600cc deportiva que inauguró el segmento fue la GPZ 600 R de Kawasaki en 1985.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.