Moto del día: MV Agusta 98

Moto del día: MV Agusta 98

El origen de la marca del laurel


Tiempo de lectura: 5 min.

Hoy toca ponernos el traje, la corbata y los zapatos nuevos, porque vamos a hablar de MV Agusta, y eso siempre merece nuestro respeto y nuestras mejores galas. En el año 2020 MV Agusta celebró su séptimo quinto cumpleaños tratando de sacar músculo con sus últimas creaciones, como la edición especial MV Agusta Superveloce Alpine, o la ya denominada por mi compañero Ender, “hiper-exclusiva e hiper-potente” MV Agusta Rush.

Sin embargo, pese a ser una marca ligada a motos muy prestacionales y extremadamente laureada en competición entre los años 1950 y 1970, sus inicios fueron más discretos, y como muchas otras grandes marcas, más modestos, aunque desde un inicio con la mira puesta en la competición.

No sería justo hablar de MV Agusta sin mencionar que en su origen estuvo íntimamente ligada al mundo aeronáutico, ya que sus inicios como empresa de aviación se remontan a 1923. Tras la Segunda Guerra Mundial fue cuando la familia Agusta, tras el desplome del boom de la aviación y la prohibición de crear aviones del Gobierno Italiano, decidió crear Meccanica Verghera Agusta -MV Agusta- centrándose en la producción de motocicletas.

Vespa 98 prototipo

Vespa 98 prototipo

De esta forma llegamos al que sería el comienzo de MV Agusta, y a nuestra moto del día: la MV Agusta 98. Una motocicleta sencilla y funcional de componentes discretos y básicos que buscaba priorizar la fiabilidad, para motorizar a una sociedad de posguerra que había sido gravemente afectada económicamente, y en la que no era fácil conseguir componentes básicos para sus modelos.

El primer prototipo se presentó en 1945 con el sobrenombre de Vespa 98, y por los motivos que muchos estaréis imaginando, al descubrir que sus compatriotas del grupo Piaggio habían registrado previamente el nombre Vespa (“avispa” en italiano) para su nuevo scooter, decidieron dejarlo únicamente como MV Agusta 98, haciendo alusión únicamente a su cilindrada y no tanto a sus formas.

Esta motocicleta, de silueta sencilla, no renunciaba pese a todo a un bonito diseño de estilosas líneas curvas y afiladas, con un acabado de pintura que ya estaba marcado por una muy cuidada combinación que alternaba el cromado de algunos componentes con una pintura granate o rojo vino.

MV Agusta 98 Turismo 2

MV Agusta 98 Turismo

El propulsor desarrollado era una mecánica monocilíndrica refrigerada por aire, de dos tiempos y de 98 cc gracias a un diámetro/carrera en su primera versión -económica- de 48×54 mm, y de 49×52 mm en la segunda versión del propulsor. La caja de cambios primigenia era de dos velocidades con transmisión final por cadena y en la segunda versión, disponible a partir de 1946, se incorporó una nueva caja de cambios de tres velocidades, la MV Agusta 98 3 velocità, con la que se conseguía desarrollar una velocidad más elevada.

El chasis se formaba a través de tubo de acero creando una simple cuna cerrada que albergaba en su interior el propulsor. El primer prototipo y la versión vendida los primeros años como “económica” únicamente disponían de un chasis rígido sin basculante, dejando la función de amortiguación trasera únicamente a los muelles del asiento.

Las versiones 98 Turismo ya poseían de un basculante fabricado en acero que albergaba a cada lateral un amortiguador de émbolo, que absorbían mucho mejor las irregularidades del terreno.

MV Agusta 98 3 velocita

MV Agusta 98 3 velocità

La horquilla delantera en la versiones más humildes era de tipo viga, un sistema de suspensión que era muy utilizado en la época, debido a su sencillez y que fue muy popularizado por el fabricante británico Vincent. Los modelos 98 Lusso y las variantes de competición, 98 Corsa, ya comenzaron a equipar una horquilla delantera telescópica mucho más elaborada y funcional.

Los frenos que se utilizaban eran de tambor, de 125 mm en ambos trenes, montados sobre llantas radiadas de 19 pulgadas y de 3 pulgadas de ancho la trasera y de 2,50″ la delantera, equipando unos delgados neumáticos que la dotaban de una excelente agilidad.

A partir de 1946 se comenzaron a fabricar versiones preparadas para la competición denominadas como 98 Sport que empezaron a crear el aura de marca ligada a la competición que siempre ha tenido MV Agusta. Esta versión MV Agusta 98 Sport dio a su vez paso a otras versiones como la denominada 98 Corsa, que poseía unas modificaciones más profundas en parte ciclo y propulsor para participar en pequeños campeonatos y algunas carreras-cliente.

Las versiones más potentes, equipadas con el motor de tres velocidades, equipaban un nuevo carburador de 20 mm de diámetro y transfers de mayor tamaño, llegando a desarrollar una potencia de 5 CV a 5.400 RPM y a alcanzar los 95 km/h.

Y es que hay marcas como MV Agusta que aunque sus comienzos con el modelo 98 hayan sido modestos, siempre han ido ligadas a la búsqueda de prestaciones y al mundo de la competición.

Y quizá, si nunca hubiese existido esta pequeña moto, que tuvo gran aceptación y un volumen de ventas -1.700 unidades entre 1945 y 1948-, nunca hubiésemos conocido sus meteóricos modelos, o a pilotos como el gran Giacomo Agostini de la misma manera en la que se forjó su historia, con 13 de sus 15 títulos de campeón del mundo a lomos de una MV Agusta.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!