Moto del día: Royal Enfield Himalayan

Moto del día: Royal Enfield Himalayan

Una pequeña trail capaz de grandes cosas


Tiempo de lectura: 5 min.

La Royal Enfield Himalayan es una moto única y particular, un soplo de aire fresco en un mundo en el que cada día los productos son cada vez más homogéneos y el espacio entre lo que están haciendo unos fabricantes y otros mengua año tras año.

La Royal Enfield Himalayan es una propuesta diferente. Esta moto no se parece a nada que estén haciendo el resto de fabricantes tanto a nivel técnico, como a nivél de diseño, como por posicionamiento en el mercado; y ya solo por eso, merece la pena reconocer la valentía del fabricante indio por probar cosas nuevas.

De este modelo os hablamos someramente hace unas semanas dentro de la lista de trails aventureras disponibles para el carné A2, pero ahora vamos a aprovechar para meternos un poco más en profundidad y desgranar las principales características de esta moto.

Royal Enfield Himalayan 1

La Royal Enfield Himalayan es una trail al estilo de la vieja escuela. Tiene ciertas similitudes con las motos de doble propósito que conocimos en los años 90, que valían para hacer off road y mancharte de barro, pero que luego se comportaban dignamente en carretera, con una orientación bastante pareja entre las dos superficies.

Lo más peculiar de esta moto es su motor. Es un monocilíndrico refrigerado por aire y aceite, baja compresión, distribución SOCH de dos válvulas y una carrera larga. Con estos ingredientes consigue una modesta potencia de 24,5 CV pero muy voluntariosos y bien aprovechados, ya que se consiguen a tan solo 6.500 vueltas y el general el motor está lleno a bajo y medio régimen.

Cuenta con unos generosos 32 Nm de par, por lo que aunque no sea un motor especialmente potente, se garantiza una buena reserva de fuerza que le viene genial a la Himalayan sobre todo fuera del asfalto, donde es importante tener un motor que te empuje y te saque de los atolladeros a base de pistonadas.

Royal Enfield Himalayan 6

Esta mecánica cuenta con inyección electrónica de combustible. Promete una robustez envidiable y necesita pocos cuidados. Los intervalos de mantenimiento son cada 10.000 km. Cuenta con una caja de cambios de cinco velocidades donde la primera es muy corta -ideal para salir del asfalto- y la quinta es muy larga para aprovechar el par del motor y bajar los consumos a velocidad de crucero.

En el apartado ciclo, la trail más espartana del mundo cuenta con un chasis multitubular de acero, horquilla convencional de 200 mm de recorrido en el eje delantero y un monoamortiguador detrás con unos corretos 180 mm de rango.

Las suspensiones, sin recurrir a caros componentes de ultima tecnología, cumplen bien y su largo recorrido da mucho de sí en pistas y caminos donde la Himalayan sorprende por su comportamiento y por sus capacidades.

Royal Enfield Himalayan 5

Puede que no avance al ritmo de una moto de enduro cuando circulas por lo marrón, pero al menos te permite pasar por sitios realmente complicados, donde a otras trails con muchos más galones las entrarían sudores fríos.

Lo bueno de la Himalayan es que, gracias a su bajo -182 kg- y su altura no muy elevada, es una moto para todos los públicos, incluso en off road. En lo marrón te lo pone fácil, donde normalmente no es nada sencillo conducir. El motor es dócil y no va a generar pérdidas de tracción mientras que la buena reserva de par hace que nunca te detengas.

Donde peca un poco esta Royal Enfield es en la altura libre al suelo. Un poco más de distancia no la habría venido mal ya que no es dificil tocar el suelo con los bajos de la moto en según que circunstancias. La parte positiva es que cuenta con un generoso cubre carter de acero por lo que la panza del motor está bien pertrechada.

En cuando a su diseño y estética, bebe del motociclismo clásico inglés de los años 50, al igual que toda la gama del fabricante indio. En general sus lineas destilan una imagen fuerte y algo ruda, como si fuera una moto para tipos duros que ha sido concebida para enfrentarse a los trabajos más adversos.

En general todo parece sólido y fabricado en acero por lo que podemos intuir una buena solidez y resistencia frente a las más que predecibles caidas que tendremos con ella por lo marrón. Otra ventaja es su precio. Se puede comprar nueva por 4.400 euros y ya no es solo el dinero que te ahorras, sino la confianza que te da.

Royal Enfield Himalayan 7

Si yo me comprase una BMW R 1250 GS, no me atrevería a meterla por campo para no ensuciarla, y no veas tú si te caes al suelo y la arañas o la tuerces alguna pieza, sería todo un drama del primer mundo. Lo bueno de la Himalayan es que como es una moto sencilla y asequible, a la hora de disfrutar del off road te puedes atrever con todo, que si la cosa se tuerce y acabas rodando por el barro seguro que no pasa nada, o si pasa, al menos el arreglo será barato.

En resumidas cuentas, estamos ante una de esas pequeñas grandes motos. Puede que no sea tan deseada por el públuco como las grandes maxi trails que valen cuatro o cinco veces más, pero el encanto de la Royal Enfield Himalayan es precisamente ese, que con poco puedes hacer mucho y llegar muy lejos.

Tengo ganas de echarle el guante a una moto de estas porque presiento que puede ser una viajera incansable, ideal para plantearte grandes rutas en moto. A fin de cuentas, si os llama la atención este modelo no os ceguéis con la cifra de potencia, porque tanto para el off road como para viajar, lo importante no es llegar rápido, sino llegar lejos.

 

 

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.