Moto del día: Suzuki GSX-R 250 R

Moto del día: Suzuki GSX-R 250 R

La más pequeña de las Gixxer en la década de los 80


Tiempo de lectura: 2 min.

Si mencionados las siglas GSX-R, todo el mundo pensará en la mítica Suzuki GSX-R 750 o bien, en la no menos mítica Suzuki GSX-R 1000, no en balde, han sido los paladines de la firma japonesa durante décadas y representantes en competición en el mundial de Superbikes durante la misma época. Éxitos entre los fanáticos de las motos deportivas que tenían iteraciones más pequeñas en Japón, y además muy llamativas.

Todos, o casi todos, conocemos las Suzuki GSX-R 400, que solo se vendió en el país del sol naciente y que llamaba poderosamente la atención por su motor de cuatro cilindros y su capacidad para subir de revoluciones. En Japón, el permiso de conducir motocicletas era extremadamente complicado y ponía muchas restricciones para poder conducir motocicletas de más de 400 centímetros cúbicos. Eso provocó, al igual que la llegada del carnet A2, la aparición de toda una saga de modelos entre 250 y 400 centímetros cúbicos, que curiosamente, hoy parece tener réplica también fuera del país nipón.

Entre aquellas máquinas que hoy nos llaman la atención estaba la Suzuki GSX-R 250 R. Aquí en Europa, las “dos y medio”, a no ser que hablemos de la Aprilia RS250, tiene una imagen de motos “para novatos” o de motos para mensajeros, repartos por ciudad o, simplemente, motos sencillas y económicas con pocas aspiraciones. Había algunas motos interesantes en el segmento de las 250, como la Honda VTR 250 o la Kawasaki Ninja 250, pero nada realmente racing. Sin embargo, la GSX-R 250 sí era´un modelo bastante racing.

suzuki gsx r 250 r (2)

Ahora, las Kawasaki ZX-25R o la Honda CBR 250 RR, han puesto en circulación el mismo concepto que tenía la Gixxer dos y medio y otras tantas motos de su época: una moto con un motor de poco desplazamiento, pero técnicamente muy avanzado para su momento, buenas prestaciones y un comportamiento muy deportivo. No obstante, lo más destacado era su motor, un bloque de cuatro cilindros que podía subir hasta las 17.000 revoluciones, que obligaba a una carrera del pistón tremendamente corta: 33 milímetros. ¿Te imaginas como siente que sonar ese motor al máximo?

Las cifras son muy parejas a las que anuncian actualmente. La potencia era de 45 CV a 15.000 revoluciones y unos 23 Nm de par a 10.500 revoluciones, extraídos de un pequeño cuatro cilindros de 248 centímetros cúbicos, con un escape equipado con el sistema SPES –Suzuki Power up EXhaust System–, una válvula para el escape que permitía, según la marca, aumentar ligeramente la potencia.

Estas motos nunca llegaron a Europa, aunque ahora parece ser que podremos ver algo muy parecido –casi calcado– en nuestro mercado. No tendrán el mismo éxito ni la misma repercusión, pero seguro que será interesante.

Fuente de las fotos: motorcyclistonline.com

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado