Moto del día: Triumph Legend TT

Moto del día: Triumph Legend TT

Custom apto para todos los bolsillos.


Tiempo de lectura: 3 min.

La Triumph Legend TT es uno de esos modelos poco conocidos del fabricante inglés que corresponden a los primeros años de existencia de la firma inglesa, tras su refundación en 1985. Nuestra protagonista  data de unos pocos años después, en 1998, y fue un intento de los ingleses por hacer una moto custom, barata y asequible para conquistar nuevas parcelas del mercado y atraer a un público más joven a la casa de Hincley.

La Triumph Legend TT tomaba prestados muchos elementos de la Triumph Thunderbird 900, y es que en realidad era básicamente una Thunderbird “abaratada”. El más evidente era el motor tricilíndrico, un esquema mecánico que, con el paso de los años, se ha consagrado como seña de identidad y marca de la casa.

La unidad de potencia era un bloque en línea de 865 cc refrigerado por agua y con 12 válvulas DOHC. Era el mismo motor que se empleaba en la Triumph Speed Triple, solo que para la Thunderbird y para la Legend montaba otra culata con distinta apertura de válvulas y una relación de compresión más baja, primando la respuesta a bajo y medio régimen y un tacto de motor más aterciopelado

Triumph Legend TT 2

4.1.1

Tanto el chasis como la parte ciclo también eran compartidos con la Thunderbird. Destacaban las llantas de radios de 17 pulgadas y el acabado del motor pintado en negro mate. Otros cambios también eran la menor altura de su asiento, que también tenía formas más planas o los escapes de tipo “cono invertido”.  Otro elemento diferenciador de este modelo, para mal, es que contaba solo con cinco relaciones de cambio en lugar de las seis del modelo del que derivaba.

El resto de cambios afectaban principalmente al apartado estético, haciendo la Legend gala de una estética más funcional y pragmática, sin tanto cromado ni tanto barroquismo, ya fuere en los diferentes detalles y piezas menores como en el tanque de combustible, donde mejor se apreciaban las diferencias entre ambas motos.

Triumph Thunderbird 90006

A fin de cuentas la Triumph Legend TT era una moto con el pack básico, pero con una gran relación calidad precio. Se vendía por unos 3.000 euros menos que la Thunderbird, y en lo importante, motor chasis y parte ciclo, no ahorraba ni recortaba calidad.

Y es una pena porque a nivel prestacional no iba mal armada para tratarse de una custom. La velocidad máxima alcanzaba los 201 Km/h y el consumo tampoco era nada exagerado, con medias que rondaban los 5,2 litros a los 100. Está claro que el ADN de la Speed Triple, aunque atenuado, seguía corriendo por sus venas.

La suspensión trasera de tipo monoamortiguador central también era una garantía segura para el comportamiento dinámico de la moto, otra parcela donde las customs clásicas si destacaban era precisamente para mal, y donde la Legend marcaba diferencias respecto a ellas. Desgraciadamente, la apuesta nunca acabó de cristalizar y la  Triumph Legend TT se discontinuó en 2001, tras solo tres años a la venta.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.