Moto del día: Triumph Thunderbird 900

Moto del día: Triumph Thunderbird 900

Estética neoclásica y motor refrigerado por líquido.


Tiempo de lectura: 6 min.

Hoy os vuelvo a traer una Triumph, en este caso la Triumph Thunderbird 900, una apuesta de la marca de Hinckley por el resurgir del nombre de uno de sus modelos clásicos con los que la marca conquistó el mercado americano en los años 50 y que fue predecesora de otro modelo del que ya hemos hablado aquí, la Triumph Thunderbird 1600.

Corría el año 1995 cuando fue presentada esta Thunderbird 900, y pese a que el modelo Thunderbird de 1950 que tantos éxitos cosechó para la marca, era de tipo bicilíndrico, los ingleses decidieron que la “nueva” Thunderbird debía ser en esta ocasión una creación de tres cilindros en línea.

Esta decisión estuvo marcada debido a que la marca ya tenía desarrollado un propulsor de 865 cc con esta configuración para la Triumph Speed Triple que había sido lanzada un año antes. No se utilizó el mismo motor exactamente, sino que se trabajó en el mismo para adecuarlo al uso y configuración tipo cruiser al que se quería enfocar la moto.

La base del propulsor en sí era la misma, la del tricilíndrico de 865 cc, con 12 válvulas, doble árbol de levas (DOHC) y refrigeración por líquido. A nivel interno, sin embargo, se trabajó con levas de distinto perfil y una relación de compresión más baja para conseguir un motor más lleno a bajo régimen y menos puntiagudo, bajando de esta forma también la potencia, concretamente a 69 CV a 8.000 RPM y 72 Nm de par a solo 4.800 RPM.

Triumph Thunderbird 90003

A nivel externo también se realizaron numerosos cambios en el propulsor para que estuviese más acorde con la estética clásica y retro que se quería imprimir en el modelo. Para poder conseguirlo, se modificó tanto la estética de las culatas, los cárteres y las cubiertas para que imitasen a los de un propulsor refrigerado por aire.

Con esta estética de propulsor, lleno de cromados y con unas formas más acordes, se consiguió que encajase a la perfección con el estilo retro del resto de la moto que se caracterizaba por las formas redondeadas del depósito, su asiento corrido con generoso espacio para conductor y acompañante y un conjunto de faro y relojes circulares de claro diseño clásico.

El chasis también partía del resto de modelos de 865 cc que la marca tenía en el catálogo en ese momento, un chasis de espina central construido a partir de tubo de acero, que quizá, en principio podría no parecer la opción más adecuada a nivel visual para una moto de aspecto clásico, pero que en el caso de esta Thunderbird 900 quedaba integrado en el diseño a la perfección. La sección posterior, por el contrario, fue modificada totalmente para poder acoger un asiento mucho más largo y en una posición situada más abajo.

Triumph Thunderbird 90004

El esquema de suspensión cuenta con una horquilla de 43 mm de tipo convencional que no posee ningún tipo de regulación, aunque sorprendentemente, no es como otras motocicletas de este estilo que suelen tener un tarado muy blando. Aquí tenemos una horquilla con tarados de moto convencional, que no se descompone en frenadas fuertes ni en firmes rotos.

La suspensión posterior cuenta con un monoamortiguador regulable en precarga, algo que también le hace diferir de algunos modelos de corte clásico que suelen llevar dos amortiguadores gemelos -uno a cada lado- y que suelen tener un comportamiento más seco.

Los frenos, sin ser los más sofisticados de la época conseguían detener el peso y el ímpetu de la Thunderbird 900, sin poner en riesgo la integridad de los ocupantes del vehículo. Si bien es cierto, que sobre todo con el equipo delantero había que aplicar bastante fuerza sobre la maneta, ya que contaba con un único disco delantero de 320 mm y pinza axial de dos pistones. El equipo trasero contaba con un disco generoso de 285 mm y pinza de dos pistones opuestos.

A nivel dinámico podríamos describir esta Triumph Thunderbird 900 como una moto fácil, quizá algo pesada para aquellos que se inicien en el mundo de la moto -220 kg en seco-. Sin embargo, la potencia del propulsor no asusta, su linealidad ayuda a realizar una conducción sencilla, al estar muy lleno y acelerar con contundencia desde abajo, por muy lejos que se encuentre la aguja del tacógrafo de la zona de par máximo.

Triumph Thunderbird 90001

El rígido desarrollo del chasis no concuerda con lo que esperaríamos de una moto de corte clásico que se empezó a fabricar en 1995, ya que no es una moto en la que se noten carencias o movimientos parásitos. El chasis está al nivel del propulsor y se puede rodar con ella por encima de velocidades que nos quitarían los puntos de un plumazo sin que notemos nada extraño.

Es una moto práctica y manejable, con una postura de conducción correcta pese a haberse ideado pensando en tener una imagen y silueta clásicas. Eso sí, a la hora de realizar viajes, es conveniente equipar alguna pantalla derivabrisas si queremos meter muchos kilómetros del tirón pese a sacrificar algo su estilo.

Si te ha llamado la atención esta moto y su estética, pero quizá te falte algo de picante has de saber que también existió una Thunderbird 900 Sport. Esta versión erogaba una potencia de 82 CV y 76 Nm de par, y equipaba a su vez, una horquilla completamente regulable.

También se cambiaban las elegantes salidas de escape a cada lado tipo peashooter de la versión base, por un doble silencioso elevado en el lateral derecho y un equipo de frenos mejorado que añadía un segundo disco de 320 mm que mejoraba ostensiblemente la frenada en esta versión. Se equipaba a su vez llantas de 17 pulgadas en ambos trenes, en vez de 18 en el tren delantero y 16 en el trasero de la Thunderbird 900 normal.

Triumph Thunderbird 900 Sport

Triumph Thunderbird 900 Sport

Sin embargo, si te ha gustado el modelo pero crees que te verías mejor sobre una moto con un estilo más custom, los de Triumph también utilizaron la base de la Thunderbird 900 en una versión -que se vendía como un modelo distinto- denominada Triumph Adventurer que ponía sobre la mesa una estética con una trasera con guardabarros recortado, horquilla delantera con mayor recorrido y una llanta delantera de 19 pulgadas con un neumático más estrecho.

Triumph Thunderbird 90002

Triumph Explorer

Y si por el contrario te has enamorado de la base, pero te gustaría un modelo con una estética más limpia, carente de elementos superfluos y a un precio más económico, tu versión quizá sea la Triumph Legend TT, que con un asiento más bajo y plano, unas salidas de escape tipo megáfono, el motor pintado en negro y una caja de cambios de 5 relaciones -en lugar de 6 del modelo original- seguro que te llama aún más la atención.

Triumph Thunderbird 90006

Triumph Legend TT

Calcula cuánto cuesta asegurar una Triumph Thunderbird 900 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam