Moto del día: Ural M-72

Moto del día: Ural M-72

Cuando los rusos hicieron inmortal a la BMW R71


Tiempo de lectura: 6 min.

La popularmente conocida como Ural M-72 -o M-72 a secas- es la copia rusa de la BMW R 71. Esta motocicleta de origen alemán empezó a venderse antes de que estallase la guerra, en 1938. Compartía chasis con las R 51, R 61 y R 66, una bicilíndrica bóxer cara, pero de buena ingeniería, adaptada para sidecar y llevar mucho peso. Se fabricaron 3.458 unidades entre 1938 y 1941. La más capaz R 75 fue elegida para motorizar a la Wehrmacht, pero ni mucho menos fue el final de la R 71.

El 23 de agosto de 1939, días antes de la invasión de Polonia (1 de septiembre) se firmó el pacto de no agresión entre el III Reich de Hitler y la URSS de Stalin, el conocido como Pacto Ribbentrop-Molotov. Como parte del acuerdo, los nazis cedieron a los rusos los planos y asistencia técnica para fabricar la R 71 en su suelo, aunque ya tenían en mente invadir Rusia después, lo cual pasó en 1941. ¿Por qué ceder entonces una moto al futuro enemigo? Según una teoría, para disponer de recambios para las motos de la Wehrmacht cuando las botas nazis pisasen las estepas rusas.

Otra versión de la historia -la más aceptada- nos cuenta que los rusos se hicieron con cinco unidades de la BMW R 71 a través de la neutral Suecia y llevadas a Rusia mediante contrabando para copiarla mediante ingeniería inversa. Desde el 30 de noviembre de 1939 los rusos entraron en combate con los finlandeses, y en aquel conflicto las motos rusas TIZ-AM-600 y PMZ-A-750, diseñadas unos años antes, demostraron no estar a la altura en el conflicto, especialmente con varias decenas de grados bajo cero. Además, los rusos ya habían visto el gran rendimiento de la guerra relámpago –Blitzkrieg– en Polonia, con un importante protagonismo de motos de este tipo.

M 72 2

Fotografía: johan1 (foro DKW Auto Union dwk.pun.pl)

Sea cual sea la versión buena, los rusos comenzaron a producir la M-72 en tres fábricas desde 1941 una vez Stalin dio el visto bueno: una en Moscú, otra en Leningrado (hoy día San Petersburgo) y otra en Járkov (Ucrania). Curiosamente, en Alemania la producción de la R 71 terminó ese mismo año y no se llegó a emplear para el ejército alemán.

Cuando comenzó la invasión de Rusia meses después, la “Operación Barbarroja”, los rusos movieron las fábricas de sitio, preparándose para su política de tierra quemada que tan bien funcionó con las tropas de Napoleón un siglo antes y alejando objetivos de los bombarderos alemanes. El avance alemán fue muy rápido en los primeros compases de la invasión, hasta que llegó el invierno.

La producción de Moscú se trasladó a Irbit (Siberia), más allá de los Urales, cuya fábrica se nombró IMZ, del ruso “fábrica de motocicletas de Irbit”. Por su parte, la producción de Járkov (KhMZ) y Leningrado (LMZ) se trasladó al pequeño pueblo de Gorki, bajo la denominación GMZ (por analogía, “fábrica de motocicletas de Gorki”). No fue hasta el 25 de octubre de 1942 cuando llegaron las primeras M-72 al frente oriental, con las prisas de la “mudanza” el desarrollo no se había terminado y claro, no había fábrica de motos en un primer momento, era una fábrica de cerveza que se adaptó ad hoc.

M 72 3

Fotografía: johan1 (foro DKW Auto Union dwk.pun.pl)

Las M-72 se emplearon durante la guerra en labores de reconocimiento y enlace, gracias a su sidecar, donde podía ir otro hombre con una ametralladora Degtiariov DP M1928 o transportar equipamiento ligero. Ciertamente debió ser chocante para los soldados alemanes del frente ruso ver cómo sus enemigos venían en motos que tan familiares resultaban, pues visualmente eran como dos gotas de agua respecto a la R 71. Ironías de la Historia.

Con 22 litros de gasolina y un consumo de 5,6 l/100 km rondaban los 400 km de autonomía

Se produjeron 9.799 unidades de la M-72 durante el conflicto, y tras ganar la guerra, los rusos siguieron fabricándola para uso militar en Irbit. Como vimos en la historia de la Dnepr K-650, en 1949 la producción militar se movió a la planta de KMZ, en Kiev (Ucrania). Allí continuó la fabricación de la M-72 con una tirada inicial de 500 motores que ya se habían terminado en Irbit.

Las versiones civiles de la M-72 se siguieron haciendo en Irbit por IMZ. Ya en el año 1953 comenzaron las exportaciones hacia países subdesarrollados en la órbita comunista, desde 1960 también se comercializaron en países más avanzados. El diseño alemán original había demostrado ser bueno, cogieron fama de motos económicas, de fiabilidad rocosa, y muy útil como vehículo todoterreno. La planta de Kiev también terminó haciendo versiones civiles, las conocidas como Dnepr M-72, pero los motores no salieron buenos y se calentaban de más, seguramente por diferencias en los metales empleados.

M 72 4

Veamos algunas características técnicas. La M-72 tenía un motor bóxer de 746 cc (78×78 mm) de cuatro tiempos, refrigerado por aire, con dos válvulas por cilindro y una compresión de 5,5:1, a prueba de gasolina de cualquier octanaje. Entregaba una modesta pero útil potencia de 22,5 CV. Dos carburadores K-37 (tipo Graetzin) le insuflaban vida gasolina, y podía alcanzar los 85-95 km/h con el sidecar, o 105-110 km/h sin él.

Era una moto muy pesada con el sidecar, 340-390 kg en seco

Como en todas las BMW bóxer, la transmisión secundaria es a través de cardán con cuatro relaciones de cambio. Todo el equipo de frenado es de tambor. La parte delantera se amortigua con una horquilla telescópica y la trasera con muelles. Las tres ruedas son de 19 pulgadas y la moto queda a 135 mm del suelo estando cargada o 153 mm aligerada. La producción de versiones sin sidecar fue minoritaria.

La producción en Irbit terminó en 1955, dos años más tarde la cadena de producción se vendió a la China comunista de Mao Zedong. Los rusos continuaron produciendo la mejorada M-72M hasta 1960, cuando ya fue reemplazada por la K-750 de KMZ. El nombre Ural vino a partir de ese momento. Lo correcto es hablar de M-72 a secas, y la “marca” de modelos civiles es IMZ o KMZ dependiendo de su lugar de fabricación.

M 72 5

Sello conmemorativo de 2 rublos de la M-72 (1999)

Por cierto, la R 71 también fue copiada por otro enemigo del III Reich en tiempo de guerra, fue el génesis de la Harley-Davidson XA, la cual no llegó a ganar el concurso del ejército de Estados Unidos frente al Jeep Willys. No obstante, se habían fabricado más de 1.000 unidades para su evaluación por parte de los mandos militares.

Obviamente las BMW R 71 están mejor cotizadas que sus copias rusas. La producción total de M-72 y derivados supera los 3,2 millones de unidades. Y aún se fabrican con algunas modificaciones… En cuanto a IMZ, se reconvirtió a Ural Moto en 1992, cuando se privatizó la empresa al caer la Unión Soviética. Ural Moto ha sobrevivido a nuestros días. Distinta suerte corrió la fábrica de Kiev, que fue víctima de la desintegración de la URSS y no llegó al nuevo milenio.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Ural M-72 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Tocándome la fibra amigo!!, jejejeje, pedazo de artículo que me he leído un par de veces con especial fascinación, bien conocidos son mis gustos por aquí, entre mis circulo de amigos están convencidos que cualquier día aparece con una Ural, pero de momento con dos Ladas estoy bien servido de soviets jejeje, un fuerte abrazo y una vez más gracias por hacernos esto más llevadero.

Jordi
Invitado
Jordi

Muy buen articulo, pero el año está mal. No es 1919, sinó 1939.

Gerardo
Invitado
Gerardo

En cuba hay bastante de estas motos muy buena y robusta


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.