Moto del día: Yamaha R1-Z

Moto del día: Yamaha R1-Z

Una Yamaha TZR 250 naked, suficientemente potente, de bajo peso y divertida


Tiempo de lectura: 3 min.

La Yamaha RD 350 es una moto icónica y bien conocida, pero hoy os traemos otra que quizás no lo es tanto, pero que perfectamente podría hacerle sombra. El último canto del cisne en cuando a motores de dos tiempos de alta cilindrada, antes de que empezasen a desaparecer y se limitase solo a poco más que el octavo de litro. La Yamaha R1-Z, que no tiene nada que ver con la Yamaha YZF-R1 aunque compartan siglas, es una rara avis y que hoy os desnudamos. O no, porque ya viene así, tal y como la trajeron al mundo.

La Yamaha R1-Z se comercializó únicamente entre 1990 y 1991. Su mercado principal fue el japonés, aunque algunas unidades llegaron a Europa y EEUU. Su propulsor derivaba directamente del usado en la Yamaha TZR 250, pero el resto de la moto fue rehecho por completo.

El bicilíndrico en paralelo de dos tiempos, 247 cc (56,4×50,5 mm), refrigeración líquida y alimentación por carburación, que en la TZR 250 daba aproximadamente 50 CV (y llegaba hasta los 60 CV retocando carburación y escape), entregaba en la R1-Z 45 CV a 9.500 RPM y un par máximo de 36,3 Nm a 8.500 vueltas. Su velocidad máxima era de 180 km/h, y al igual que la potencia, estaba regulada por la normativa japonesa.

Yamaha R1 Z 02

No era tan rápida sobre el papel, pero mucho más utilizable a medio régimen, algo más importante en una naked que la propia velocidad punta que pudiese alcanzar. Aunque como en cualquier dos tiempos, con paciencia y trabajo se podía conseguir mejores prestaciones. Alrededor del motor se fabricó un chasis tubular de acero, tan funcional como estético a la vista.

La parte ciclo era más que suficiente, aunque las revistas de la época hablan de una puesta a punto “blandita” para los estándares fuera de Japón (y suponemos que en parte debido al mayor peso de los pilotos). Horquilla invertida delante, monoamortiguador trasero asociado a un bonito basculante tipo banana, discos delanteros con pinzas de Yamaha TDM 850, caja de cambios de seis velocidades y una estética muy conseguida.

Una de las señas más características de la Yamaha R1-Z es que combina una estética delantera clásica (faro, manillar, instrumentación), un colín cuadrado con asiento a doble altura de inspiración ligeramente deportiva, y un bonito doble escape lateral en la parte derecha, con los “tubarros” montados uno sobre otro.

Por último, destacar el uso de llantas de 17″ delante y detrás (110/70 – 140/70), un depósito en el que podía albergar 17 litros y un peso total de solamente 133 kg (eso sí, en seco). Junto a los 45 CV comentados, hacía que fuese una moto de uso dual, tan amigable por ciudad a ritmos tranquilos como divertida en carreteras de curvas. Quizás no fue tan mítica como la RD, pero dejó el pabellón alto.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!