Moto del día: Yamaha YS 125

Moto del día: Yamaha YS 125

Para lo bueno y para lo malo, la misma moto de siempre


Tiempo de lectura: 5 min.

La Yamaha YS 125 es la naked humilde y económica de octavo de litro que ofrece la casa de Iwata en la actualidad. Estas motos de corte urbano y asequible parece que no cambian nada con el paso de los años y es que si algo funciona, para qué tocarlo. En los años 90 teníamos la Yamaha SR 125, después vino la yamaha YBR 125 y ahora tenemos la Yamaha YS 125.

Qué mania tienen los japoneses con cambiar el nombre con cada nueva generación. Menuda sopa de letras se han montado. Y en realidad juega en su contra porque las siglas SR estaban en la memoria de varias generaciones de moteros y las dejaron huérfanas. Después pasó tres cuartos de lo mismo con la YBR, aunque no tuvo tanto éxito como su predesora. Y ahora estrenamos modelo y estrenamos denominación, aunque la moto sigue siendo en esencia la misma.

La Yamaha YS 125 está pensada para ser asequible y fácil de conducir. Tiene el propulsor estrella de esta cilindrada: monocilíndrido, refrigerado por aire, con cuatro válvulas, y por supuesto con los mismos 10 caballos y medio de toda la vida. Su predecesora estrenó la inyección electrónica en 2007 para cumplir con la norma Euro 3 y la YS también ha mejorado en el aspecto de las emisiones para hacer lo propio con la norma Euro 4.

Yamaha YS 125 4

En la parte ciclo nos encontramos las mismas soluciones que se llevan empleando durante décadas pero que no dejan de ser igualmente válidas y recomendables por ello. El chasis es de tipo tubular con un esquema de semi cuna en el que el motor forma parte de la estructura, cerrando el recorrido del bastidor. En el apartado de frenos cuenta con lo más básico que podemos encontrar hoy en día: freno de disco delantero con pinza monopiston y tambor atrás.

No tiene ABS pero a cambio ofrece un sistema de frenada combinada para cumplir con la normativa europea. De todas formas, con poco más de 10 CV y 129 Kg de peso en orden de marcha, por sencillo que sea el equipo de frenado resulta suficiente para detener con garantías el conjunto. Una horquilla simple delante y amortiguadores gemelos en el tren posterior completan el puzzle.

Dejando atrás la retaila de cifras, estamos ante la típica naked asequible japonesa de 125, una filosofía de motocicleta que me encanta y que cuenta con muchas más fortalezas de las que puedes atisbar a primera vista. Si miramos su principal competidora, la Honda CB 125 F parecen un calco la una de la otra. Son hermanas de distinta madre.

Yamaha YS 125

El principal campo de uso de esta moto, evidentemente, es la ciudad y los desplazamientos de rutina. Es una moto para gente a la que no le gustan las scooters y quieren algo de marchas para moverse por ciudad. En ese ámbito cuenta con un consumo reducidísimo de 2,2 l/100 Km y una conducción verdaderamente sencilla. Es lo más parecido a conducir una bici sin pedales, gracias a su peso pluma y su gran maniobrabilidad.

Cuando sales a carretera la cosa se complica. La velocidad máxima ronda los 100 o 105 Km/h pero la velocidad a la que puede circular hasta el fin del mundo sin romperse ronda los 80 Km/h. Dentro de sus posibilidades ruteras, algo que me encanta destacar de las 125 por raro que parezca, hay que hacer mención a su gran depósito de 14 litros, lo cual unido al consumo antes mencionado nos da una ridícula cifra de autonomía de 640 km aproximadamente. Posiblemente sea la moto de producción con más autonomía del mercado.

Yamaha YS 125 11

La gran fortaleza de esta moto es su coste de uso. Con permiso de la campeona mundial del ahorro, la Honda Innova, la Yamaha YS 125 es de las motos que están a la venta actualmente,  la que menos te va a costar arrancar y mover todos los días. Se puede comprar por 2.500 euros mientras que su mantenimiento es realmente reducido y sencillo.

El principal problema de esta moto, a mi parecer, es que la gente en estos segmentos no necesita tanta calidad de construcción o durabilidad. Ni siquiera el coste por kilómetro es tan importante. Las 125 por norma general son motos a las que se las hacen pocos kilómetros. La gente las compra para ir a trabajar o a comprar el pan y su uso se restringe a la ciudad. Al final de su vida útil, con 10 o 15 años a sus espaldas, muchas de estas motos ni siquiera llegan a marcar 20.000 km recorridos en sus tableros.

Yamaha YS 125 2

Es por eso que no tiene tanto sentido ofrecer un producto capaz de ir hasta el cuerno de África y volver sin la menor avería. Hoy en día están empezando a pegar fuerte las 125 asiáticas de marcas de segunda linea. Estos fabricantes son capaces de fabricar motos como nuestra protagonista, reduciendo un poco las calidades, a precios que no llegan ni a 2.000 euros.

También es frecuente ver a estos mismos fabricantes haciendo motos que cuestan lo mismo que la Yamaha YS 125 pero que a cambio te dan una dotación más completa y con mejores componentes, al menos sobre el papel, como horquillas invertidas, monoamortiguador trasero o frenos más elaborados. Lo que está claro es que para ofrecer por un lado has tenido que rebajar del otro.

En resumidas cuentas, y para finalizar, estamos ante una moto muy dura, sencilla y con un coste por kilómetro de lo más reducido que hay. Para mi este tipo de vehículo tiene sentido para flotas de reparto ya sea de comida rápida o algún otro tipo de mensajería que requiera de mucha capilaridad. Pero para un público estándar, seguramente sus fortalezas no representen un valor diferencial.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
pabeni
Invitado
pabeni

Yo opino lo contrario prefiero gastarme un poco más en japonesa ya sea Yamaha o cualquier otro que en un producto nuevo de un país con pocos tradición haciendo motos cuya fiabilidad está por demostrar.

convertidordepar
Invitado
convertidordepar

Estoy de acuerdo con Pabeni. Se de unas cuantas de estas con 100.000 km y en Sudamérica superan los 200.000 muchos usuarios. He probado la opción del mismo precio (superior) y mas equipada en una Motor Hispania, incluso compartiendo motor. El resultado es deleznable. Coger una moto e intentar mejorar todo con elementos más grandes y vistosos adquiridos en el saldo de AliExpress con resultados abominables, sobre todo por funcionamiento, como un disco delantero gigantesco y una enorme pinza para obtener un freno sin potencia y de un tacto que deja en buen lugar al de los ciclomotores de mi… Leer más »

Jesus
Invitado
Jesus

Bueno entre el comentario en la prueba y lo de. La prueba de macbor(scrambler con sabor español) esta todo dicho: 1 la macbor tiene el mismo sabor español que un rollito de primavera, lo único que se hace es importarlas de un fabricante chino, el cual ; vende el mismo productos a otros mercados con otros nombres (calidad baja) Lo de que la gente no necesita ciertos niveles de calidad en las 125 es de traca: la inmensa mayoría de motos que viene de China pierden tornillos, fallos de batería, arranque….. Eso es bajar un poco la calidad? Muchos de… Leer más »

Javier Costas
Editor

Hola Jesús. No hemos probado ninguna Macbor, el artículo de la Eight Mile es sobre una novedad, y es muy pronto para hablar de sus calidades y cómo aguanta el paso del tiempo, más que nada porque acaba de salir. Yo personalmente me he subido en dos Macbor, he dado un paseo con ellas de un cuarto de hora, y no he notado nada fuera de lo normal (estaban nuevas). Macbor es una marca española, con una empresa española detrás -y la gente trabaja aquí-, y hasta lo que les «dejan» en la fábrica china, las diseñan ellos. Están limitados… Leer más »

Juanra
Invitado
Juanra

Pues yo preferí comprar esta moto por la calidad y porque se que si la trato bien tengo una moto para toda la vida. Y eso de que solo se les hacen 20000km en toda su vida útil te lo acabas de inventar porque la mía con dos años y medio ya tiene más de 5000km. Con esta moto dentro de sus limitaciones que las tiene te lleva a donde tu le digas y he llegado a hacer con un depósito sin apurar la reserva más de 450km que me parece una auténtica pasada.

Javier Costas
Editor

Juanra, cuando se dice que muchas motos acaban su vida útil con 20.000 kilómetros no implica que pase así con todas, habrá excepciones notables como la tuya, y eso considerando que te quedan otros 15.000. Al mismo ritmo de 2.000 km al año aún vas a tardar otros 7,5 años. Es decir, llegarás a los 20.000 km en 10 años.

Pues tampoco veo una enorme diferencia.

Saludos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.