Moto del día: Yamaha YZF 750 R/SP

Moto del día: Yamaha YZF 750 R/SP

Con un motor potente y dosificable, se convirtió en la 750 mas polivalente del segmento


Tiempo de lectura: 5 min.

Para la temporada de 1993 Yamaha debía darle réplica a su rival más directa del momento, la Honda CBR 900 RR Fireblade. Para ello y hasta ese momento existían las Yamaha FZR 1000, pero estas quedaban ya totalmente desfasadas respecto a la novísima deportiva del ala dorada. Con esto claro por parte de los ingenieros de la marca de los diapasones, es a principios de este año cuando presentan su nueva Yamaha YZF 750 R y también una versión 750 SP con algunas mejoras y destinada para aquellos que deseaban algo más radical y enfocado a la pista.

Hablamos de 125 CV de potencia a 11.200 RPM y 195 kilogramos en vacío, eran las cartas de presentación de la nueva deportiva del segmento, con las que intentaba imponerse como la más dura del lugar. La realidad es que aquella potencia declarada con la intención única y exclusivamente de ponerse a la cabeza en el segmento era algo utópica en la realidad, llegando en el mejor de los casos a unos respetables 115 CV. Tan solo la CBR de 900 cc era capaz de ofrecer lo que prometía con sus 124 CV de potencia a 10.300 RPM.

Centrándonos en la YZF 750 y su propulsor, esta estaba dotada de un tetracilindrico de 749 cc montado en su chasis deltabox de aluminio de forma longitudinal, con una batería de carburadores de 38 mm, que en el caso de la SP aumentaba la medida de estos hasta los 39 mm. Todo ello ayudado por su ya conocido y aclamado sistema EXUP y cinco válvulas por cilindro.

La Yamaha YZF 750 R/SP venía con la intención de liderar un segmento donde la CBR 900 RR había impuesto una nuevas normas gracias a su motor de 900 cc y una compacta silueta

El resultado era una motocicleta fantástica en casi cualquier situación, con una estabilidad y aplomo encomiables, además de un motor suave y lineal que en ningún momento daba signos de desfallecer hasta bien llegados a la línea roja del tacómetro, situada en las 13.000 RPM. Además, su magnífico chasis deltabox le daba la rigidez necesaria para afrontar días de tandas en circuito al ritmo de quien allí estuviera, con un paso por curva de lo mejor dentro de su segmento.

Digno es de mencionar el as que se sacó de la manga la marca, tanto en el apartado de las suspensiones como de la frenada, dotando a su nueva deportiva de “siete y medio” de horquilla invertida con barras de 41 mm en el eje delantero y un monoamortiguador con sistema monocross en la parte trasera. Además, y por primera vez en una motocicleta en serie, venia con la incorporación de unas pinzas de seis pistones, conjunto a dos discos de 320 mm en el tren delantero y un disco de 230 mm con pinza de doble pistón opuesto para el posterior.

Como podéis apreciar, Yamaha tenía claras sus intenciones y no escatimó en dotar a la YZF 750 de lo necesario para dar la réplica a sus rivales. A todo esto debemos sumar sus buenos acabados, tanto en fibras como elementos, amén de unas decoraciones que a lo largo de las seis temporadas que estuvo en el mercado, siempre fueron de lo más acertadas y bonitas del segmento. A destacar también su cuadro de instrumentos, dotado de tacómetro, velocímetro, indicador de temperatura y una tira con diferentes indicadores justo debajo de los relojes.

Gracias a un motor elástico y lineal, y una posición muy forzada, la YZF 750 pronto se convirtió en la “siete y medio” más polivalente del segmento, además de una espléndida base para carreras Endurance gracias a su versión SP

Yamaha YZF 750 SP 1995 1

Yamaha YZF 750 SP (1995)

La mencionada versión SP siempre estuvo en venta a la para que su hermana la R. Las diferencias más notables respecto a esta, eran la incorporación de un colín monoplaza de una pieza, la ya mencionada mejora en la batería de carburadores, así como una caja de cambios con la relación de estas más cerradas que en la versión R, todo ello pensado por y para la pista en las diferentes modalidades donde esta competía.

Posiblemente la más famosa de las YZF 750 de competición sea la que pilotaban los hermanos Christian y Dominique Sarron, que se alzaron con la victoria en las 24 horas Bol D’or en la temporada de 1994 a mandos de aquella preciosa SP Factory con los colores de Yamaha Motor France tras rodar durante 667 vueltas en el circuito Paul Ricard.

Si estamos pensando en hacernos con una de estas bonitas YZF 750 R o 750 SP, en el mercado nacional podemos encontrar bastantes unidades de segunda mano donde poder elegir. La versión SP en la actualidad ha subido de precio exponencialmente, dada su escasez y lo exclusiva de esta respecto al modelo R.

Sea como fuere, es una de esas motocicletas noventeras que cualquier motero old school que se precie debe tener al menos una vez en su garaje, por todo lo que representa y la época dorada que brindó al motociclismo durante los años que Yamaha la mantuvo dentro de su gama.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Yamaha YZF 750 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Como me gustaban y me gusta las extintas deportivas de “siete y medio”, ZX7R, GSXR 750 SRAD, la protagonista de hoy, todas muy personales y para mí gustos atemporales.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea