Con la Ducati Panigale V2 las deportivas bicilíndricas de Borgo Panigale siguen más vivas que nunca

Con la Ducati Panigale V2 las deportivas bicilíndricas de Borgo Panigale siguen más vivas que nunca

Sustituye a la Ducati 959 Panigale y adopta la imagen de su hermana "Superbike"


Tiempo de lectura: 4 min.

Desde Borgo Panigale han sorprendido a propios y extraños con un lanzamiento muy llamativo, aunque cargado de tradición y mucho carisma: la Ducati Panigale V2. Un modelo que llega para sustituir a la Ducati 959 Panigale, pero que comparte filosofía y tecnología con el buque insignia de la marca italiana.

Ducati le debe mucho a los motores de dos cilindros. Gracias a esa configuración, modelos como la Ducati 916/998 se hicieron míticas, sin contar con el diseño de Tamburini, claro. El bicilíndrico en L es un clásico en Borgo Panigale, aunque su primera iteración apareció en la década de los 70, en la Ducati GT de 1971.

Pronto se llevó ese propulsor a competir, como hicieron con los monocilíndricos, logrando victorias muy pronto. Poco a poco el motor fue evolucionando, haciéndose más grande y convirtiéndose en el sello de identidad de la marca. Fue sobre todo tras la Ducati 851, la primera Superbike “moderna” de la firma y la primera Superbike con motor de dos cilindros. Esa moto fue la que, realmente, dio comienzo al mito Ducati en Superbike.

Panigale V2 2020 (4)

Superbike, el territorio de los V2 de Borgo Panigale

Aquella 851 pasó a ser la Ducati 888, para después abandonar el mercado y dejar su lugar a una de las motos más bonitas de todos los tiempos y también, de las más deseadas y exitosas: la saga de las Ducati 916/998. Aquellas motos fueron imbatibles y provocaron, casi por sí solas, la extinción de los tetracilíndricos de 750 centímetros cúbicos. De hecho, Suzuki creó su propio V2, el motor TL 1000 que tanto juego dio en diversos modelos, mientras Honda daba forma a la VTR 1000 SP y la RC51, que ganó el Mundial de Superbikes con las mismas armas que los italianos, pero al estilo japonés.

Ducati siguió evolucionando el propulsor V2 con la Ducati 999 y posteriormente con las 1098 y 1198. Motos increíbles que, finalmente, acabaron su evolución en la Ducati 1199 Panigale. Esta fue la última Superbike con motor V2 y siempre será la última, pues el actual arma de Ducati es la Panigale V4, una moto rapidísima y súper avanzada, que ha tenido que claudicar para poder enfrentar con garantías al batallón asiático y a uno de sus mayores rivales: Aprilia.

El bicilíndrico en L sigue más vivo que nunca

Sin embargo, las deportivas bicilíndricas siguen teniendo su lugar en Ducati, hasta ahora representadas por la Ducati 959 Panigale. Su renovación ha visto cómo se pierde la denominación basada en un número para adoptar un referente directo a su configuración de motor. Así, la nueva Ducati Panigale V2 representa la deportiva Ducati “de toda la vida”, con tecnología procedente de la V4 y una imagen casi calcada, aunque con personalidad diferentes y muy marcadas. El propio nombre las separa claramente, dejando claro que son “hermanas”, pero con un carácter propio cada una.

Panigale V2 2020 (2)

Bajo el carenado de la Panigale se esconde una evolución del V2 Superquadro con 955 centímetros cúbicos. Rinde 155 CV a 10.750 RPM y 104 Nm de par gracias a unos nuevos conductos de admisión y nuevos inyectores. Es un propulsor de muy altas revoluciones, sobre todo para ser un dos cilindros, pero es algo que Ducati comenzó a dominar con aquellas Ducati 748 cuyo motor era capaz de girar a más de 11.000 revoluciones.

Más allá de los cambios estéticos, la nueva Ducati Panigale V2 cuenta con otras modificaciones. Por un lado, recupera el basculante monobrazo, y por otro vuelve a colocar la petaca del escape bajo el motor. La instrumentación es totalmente digital y a color, acompañada de todo el compendio electrónico desarrollado en competición y disponible en su hermana mayor: ABS con función en curva, cambio semiautomático bidireccional, anti wheelie, plataforma inercial con cinco ejes, control de tracción predictivo…

Una nueva evolución del mítico L2 Ducati, aunque este no conocerá la gloria en Superbikes. Su tiempo ya pasó y ahora da vida a las deportiva más “lógicas” de Borgo Panigale, sin que por ello tenga que dejar de ser potente y carismático. Y todo por 18.490 euros, horquilla Showa BPF y amortiguador trasero Sachs.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.