Moto del día: AJS E90 Porcupine

Moto del día: AJS E90 Porcupine

Gracias a la habilidades de Leslie Graham, esta motocicleta fue la primera en ganar el medio litro en el Mundial


Tiempo de lectura: 4 min.

La AJS E90 Porcupine no es una de las motocicletas que hayan entrado en la historia de las dos ruedas por sus avances técnicos. Sin embargo, estas palabras no deben malinterpretarse como una crítica a la misma. Todo lo contrario. De hecho, su diseño resulta de lo más estimulante. La razón más bien se encuentra en la enorme capacidad que su palmarés tiene a la hora de eclipsar a cualquier otro dato. No en vano, ésta es la montura con la que Leslie Graham se coronó como el primer campeón del mundo en la categoría del medio litro durante la temporada inaugural de 1949. Así las cosas, si eres uno de esos aficionados que no se pierde ni uno de los GP del Mundial has de saber que todo empezó con la AJS E90 Porcupine. Una verdadera leyenda para el motociclismo deportivo.

No obstante, vamos a apartarnos durante uno tiempo de la AJS E90 Porcupine para acercarnos a la figura del piloto que la hizo pasar a la historia. Nacido en Inglaterra en 1911, desde muy joven comenzó a participar en todo tipo de competiciones a dos ruedas. Hecho que no estuvo reñido con sus estudios en el manejo de aviones, llegando a ser un consumado héroe de guerra al servicio de la RAF en el transcurso de la Batalla de Inglaterra contra las hordas nazis. Superada la Segunda Guera Mundial, Graham entró a ser parte del equipo oficial de AJS en 1947. Momento en el que tuvo su primera toma de contacto con las Porcupine logrando la victoria en no pocas carreras de entre las celebradas en Inglaterra.

Gracias a ello, acumuló la experiencia suficiente como para encarar con garantías la primera edición del Mundial. Una temporada con tan sólo cinco pruebas de las cuales este piloto ganó dos. Además, su compañero de equipo se hizo con otra para mayor gloria de la AJS E90 Porcupine, sin duda una de las máquinas protagonistas en las carreras de finales de los años cuarenta. Desgraciadamente, en 1949, cuatro años después de su hazaña en el recién inaugurado Mundial, Graham perdía el control de su MV Agusta durante la disputa del TT Senior en la Isla de Man. Por ello acabó estrellado a una alta velocidad pereciendo en el acto, poniendo así punto y final trágico a una carrera que lo llevó a ser uno de los mejores pilotos de su generación y, desgraciadamente, también otro más entre los muchos que han encontrado la muerte en la icónica carrera celebrada en carreteras y calzadas reales.

ajs porcupine (3)

Tras una meritoria carrera en la RAF como piloto frente a la aviación nazi, Leslie Graham se coronó como el primer campeón del mundo de medio litro en la temporada inaugural de 1949

AJS E90 Porcupine, cumpliendo con las normas

Cuando nos lanzamos a analizar las motocicletas que fueron protagonistas en las carreras inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial suele aparecer siempre un mismo dato. Aquel que apunta a cómo éstas suelen estar basadas directamente en diseños previos a 1945. Algo que nos habla sobre el impacto de la contienda sobre la ingeniería civil, dejándola completamente de lado frente a la enfocada al mundo militar.

Así las cosas, la AJS E90 Porcupine comenzó su andadura en 1947 con la fabricación de ocho unidades de las cuales sólo se conserva una, actualmente depositada en el Museo Sammy Miller. Inspirada en la V4 de 1935, nuestra protagonista tuvo que prescindir del sobrealimentador que caracterizaba a aquella maravilla de la tecnología británica. Una motocicleta siempre presente en las crónicas de la Isla de Man durante los años treinta, mirándose de tú a tú con las poderosas BMW Type 255 Kompressor.

Verdaderas motocicletas prestaciones con hasta cuatro cilindros – en el caso de la germana se dotó de un bóxer de dos – y sobrealimentación que no hubieran podido ser inscritas en la primera temporada del Mundial. Todo ello por una razón muy simple: su reglamento limitaba escrupulosamente la participación a motocicletas estrictamente atmosféricas. De esta manera, en AJS tuvieron que crear a la E90 Porcupine como una bicilíndrica de 498 centímetros cúbicos con cuatro tiempos para rendir 48 CV al superar las 7.000 revoluciones por minuto.

ajs porcupine (1)

Aún siendo pesada y teniendo menos potencia que las sobrealimentadas de los años treinta, esta montura fue fiable y briosa haciéndose con tres de las cinco carreras disputadas en el primer mundial de 1949

Una pena, pues la V4 con más de una década de antigüedad sobre la E90 lograba superar los 50 CV gracias a su sobrealimentación como si fuera el Bentley Blower de las motos. No obstante, a pesar del chasis de doble cuna en tubos de acero – una de las razones por la que el peso de nuestra montura se disparaba por encima de los 150 kilos – podía superar con alegría los 200 kilómetros por hora de velocidad punta. Es más, durante el TT de 1949 se la llegó a fichar a 216 kilómetros por hora. Prestaciones más que suficientes para que, en las buenas manos de Leslie Graham, la AJS E90 Porcupine fuera la primera motocicleta de medio litro en ganar su correspondiente mundial. Pura historia.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.