Menu

Moto del día: Benelli TNT 1130

Un insecto con bajos “explosivos”

Moto del día: Benelli TNT 1130

Que Benelli se encuentra actualmente viviendo una etapa “dulce” de crecimiento y aceptación dentro del grupo chino Qianjiang, es algo que se nota. Se puede respirar si eres asiduo a leer en este tipo de portales o has ido a alguna de las ferias o salones de motociclismo, en el que no paran de presentar novedades y multitud de modelos atractivos a un precio contenido -hoy no vamos a entrar en la “originalidad” de sus diseños-. Pero si nos remontamos unos 15 años atrás, la historia era muy diferente a lo que conocemos hoy de la marca.

Benelli, que se fundó en Italia en 1911 por una familia de Pesaro, cosechó grandes éxitos en el motociclismo deportivo hasta que se vio desbancada por la irrupción de los modelos japoneses, mucho mas avanzados tecnológicamente, y más fiables. Como sucedió con otras muchas marcas europeas en los años 70, Benelli intentó salvar los muebles comprándose y vendiéndose por empresarios y magnates de la época como Alejandro de Tomaso o Giancarlo Selci, que intentaron mantener viva una marca que iba muriendo lentamente.

En 1995 pasó a formar parte del grupo Merloni de Fabriano, que bajo el mando de Andrea Merloni pusieron un gran empeño en crear una amplia gama de modelos y dar una identidad propia a la marca con diseños muy llamativos y arriesgados que no dejaron a nadie indiferente. A esta etapa es a la que pertenece nuestra moto del día que traemos hoy, la Benelli TNT 1130.

Benelli TNT 1130 2

Se lanzó al mercado en el año 2004, una época en el que las motos no hacían nada mas que crecer en potencia y adelgazar en la báscula, una época de bonanza económica y despilfarro en cifras -tanto de potencia como económicas- por lo que había cabida de modelos que no eran para nada racionales, como por ejemplo nuestra protagonista.

Se trata de un modelo naked, ya que no dispone de carenado, pero la agresividad del conjunto la enfoca concretamente dentro del grupo de las street fighters – olvidaos del hadouken, que no vamos por ahí-, con un explosivo motor y una parte ciclo y diseños de lo mas llamativos.

El motor es un tres cilindros en línea de 1.130 cc con doble árbol de levas y 12 válvulas, refrigerado por agua y alimentado mediante inyección, que también es empleado en su hermana deportiva Tornado, pero que se ajustó para entregar una mayor potencia en bajos y medios, consiguiendo 131 CV a 9.250 RPM y un Par de 117 Nm a 7.750 RPM.

Benelli TNT 1130 2008

Va asociado a una caja de cambios de seis relaciones y tiene una transmisión final mediante cadena. Cabe destacar que la refrigeración del motor se realiza a través de dos radiadores laterales debido a la posición adelantada y baja del propulsor, para la centralización de masas.

El diseño, como podemos apreciar en las fotos, hoy sigue siendo rompedor y te guste o no, hay que reconocer que no es una moto carente de personalidad, si no que se decanta por los detalles y el riesgo en sus formas. El chasis es un conjunto de tubos de acero encastrados y ajustados mediante tornillos en planchas de aluminio en la zona de la pipa de dirección y pivote del basculante, que por otra parte también se encuentra realizado a través de tubo de acero para dar forma a sus dos brazos.

Las suspensiones y frenos varían en función del año de fabricación y versión del modelo, ya que es un modelo con una vida bastante longeva, desde el año 2004 que se inició su fabricación hasta el 2013 que se presentó la mas equipada TNT 1130 R. La horquilla delantera en todos los modelos presenta barras de 50 mm y es invertida, aunque la marca y ajuste de los parámetros variará desde la mas espartana y modelo base que no dispone de ajustes, a el modelo R que presenta una horquilla Marzochi con ajustes en precarga, compresión y rebote. El monoamortiguador trasero también varía en sus versiones, aunque en todas tiene ajuste en precarga.

Benelli TNT 1130 R

Benelli TNT 1130 R

En los frenos pasa un poco al igual que con las suspensiones, dependiendo de la versión montarán un equipo u otro de la firma Brembo, pero el diámetro de los discos son iguales en todas, doble disco de 320 mm en el eje delantero y disco simple de 240 mm en el eje posterior, por lo que la potencia de frenado siempre será muy buena. El tamaño de los neumáticos será de 120/70 en llanta 17 delante y de 190/55 en llanta del mismo tamaño detrás.

El comportamiento combina a la perfección un conjunto ágil -pesa 215 kg con todos los llenos- muy capaz de moverse bien tanto en carreteras de curvas como en circuito, con un motor muy lleno que entrega la potencia con contundencia desde la zona baja del cuentarrevoluciones. Sus prestaciones son cercanas a los 245 km/h y consigue realizar el 0-100 km/h en unos 3 segundos, por lo que no es una moto para manos inexpertas, eso sí, llama la atención que es un motor que se acaba bastante rápido, sube con rápidamente de vueltas, pero se agota al llegar a 10.000 RPM.

Como buena Italiana no todo va a ser de color rosa -prejuicios inside– y algún día te puede sorprender con algún que otro problema eléctrico, ya que tiene tendencia a descargar rápido la batería y tiene algunos cables bastante expuestos que pueden provocar alguna avería si no somos cuidadosos. Además, el sistema de refrigeración con los radiadores laterales no es la mejor opción para circular en ciudad, haciendo que los electroventiladores tengan que funcionar mas de la cuenta hasta que cojamos algo de velocidad, y si a eso le unimos un escape que discurre bajo el asiento, probablemente en verano pases un tiempo sin querer comer huevos fritos.

COMPARTE
Sobre mí

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Como me gustaba esta y sobretodo la Tornado, cuyas últimas unidades se vendieron a precio de «risa», no fueron la más fiables, ni muchos menos, y su particularidad en algunos aspectos las paso factura a la hora de ser un máquina fiable, pero es una de esas motos que me gustaría tener simplemente por su diseño y para sacarla «de vez en cuando».


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.