Moto del día: BMW R 1250 R

Moto del día: BMW R 1250 R

Siempre a la sombra


Tiempo de lectura: 4 min.

Las grandes motos bávaras con motor bóxer son toda una institución en el mundo de las dos ruedas, y también objetos de auténtico deseo para un gran número de moteros. Pero de todas las bóxer de BMW hay un modelo en concreto que siempre está ahí como en segundo plano, del que nadie se acuerda, y que resulta hasta complicado de ver por la calle. Estoy hablando de la BMW R 1250 R.

Porque en general BMW R 1250… se alquilan se venden como churros, principalmente las archiconocidas BMW R 1250 GS y BMW R 1250 GS Adventure, motos que siempre están en lo más alto de las listas de ventas y que te puedes encontrar a la vuelta de todas y cada una de las esquinas de España. Vale, con esto último me he pasado un poco, pero ya veis por dónde voy.

La BMW R 1250 RT es otra fija en las quinielas. Últimamente también va a la sombra de la Gelande Strasse, porque al final hacen más o menos lo mismo que la GS, pero la RT es un poco más clásica y “aburridilla” de imagen. Sin embargo, la que es complicada de ver de verdad es la naked, la BMW R 1250 R.

BMW R 1250 R 10

El modelo se presentó hace un par de años, cuando los alemanes renovaron el motor bóxer, subiendo su cilindrada, su potencia y también incorporando un novedoso sistema de distribución variable de válvulas. Cuando el nuevo motor llega al primer modelo de la familia R, que suele ser la GS, es cuestión de poco tiempo que el resto de hermanas se actualicen también a la nueva versión.

Por lo tanto, así en cuanto a cifras son números bastante familiares. Estamos hablando de una potencia de 136 CV a 7.750 vueltas y un par motor que podemos tildar de masivo, sin miedo a pillarnos los dedos, gracias a sus 143 Nm a 6.250 vueltas. Son cifras calcadas a las del resto de modelos que montan el bóxer.

Motor no falta, pero lo mismo podríamos decir de la ciclística, con un equipo de frenos de primerísimo nivel firmado por Brembo o una suspensión con horquilla invertida de generoso diámetro en el tren delantero y el esquema Paralever en la rueda posterior. Atrás quedan los tiempos del Telelever en la suspensión frontal para alegría de unos y tristeza de otros.

BMW R 1250 R 01

Vamos, que podría ir desgranando todas y cada una de las cifras de esta moto, pero es más sencillo resumir diciendo que va sobrada. Va sobrada de todo para lo que un usuario medio puede requerir en vía pública.

Lo que me parece más interesante de esta moto es su racionalidad, ese “factor BMW”. Porque me vais a perdonar, pero a mí una naked de más de 100 CV (por poner una cifra) ya me parece bastante ridículo. ¿Para qué quieres correr tantísimo si el viento te va a hundir el pecho a nada que rosques el gas un poco más de la cuenta?

Otros fabricantes se vuelven aún más “locos” y hacen propuestas muy radicales y agresivas. Motos sin carenado derivadas de las principales deportivas. La casa de Múnich, de hecho, ya tiene un producto así para los más quemados quien lo ande buscando. Es la BMW S 1000 R.

Pero no, la BMW R 1250 R no es una de esas motos. El bóxer es la racionalidad pura hecha mecánica. Corre lo justo para decir que corre mucho (pero sin pasarse), gasta poco, es barata de mantener, y encima sabes que puedes hacerle cientos de miles de kilómetros sin problemas.

Y esta moto gira un poco en torno a esa idea. Es la maxi naked que te comprarías para usarla y usarla y usarla y seguirla usando sin parar. Para ir todos los días a trabajar, para viajar, para hacer rutas de fin de semana. Kilómetros, eso es lo que te pide.

Y los haces con una moto Premium tope de gama y atestada de equipamiento en la que todo funciona como esperarías que funcionase y todo va fetén, pero sin excentricidades, ni jaleos, ni enajenaciones mentales transitorias. Ese es el nicho de mercado de la BMW R 1250 R. Es un comprador muy concreto, pero que sabe bien lo que quiere.

Hoy en día se puede comprar por 15.000 euros en el concesionario, más luego todo lo que te quieras gastar en extras. El principal problema que le veo yo a esta moto es que “por un poquitín más” (en este caso un poquitín es lo que cuesta una Royal Enfield Himalayan), puedes optar a modelos mucho más polivalentes y completos como las ya citadas BMW R 1250 GS y BMW R 1250 RT, que al contar con carenado son motos mucho más capaces a la hora de hacer carretera.

Calcula cuánto cuesta asegurar una BMW R 1250 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!