Moto del día: Bultaco Metralla MK2

Moto del día: Bultaco Metralla MK2

Ganadora del título de marcas de dos y medio en el TT de 1967, esta motocicleta fue una de las mejores Bultaco de la historia


Tiempo de lectura: 4 min.

Hay muchas maneras posibles para empezar a escribir sobre la Bultaco Metralla MK2. Sin duda uno de los mejores diseños de la marca fundada por Xavier Bultó, lanzada en 1966 con el objetivo de ser una de las dos y medio más brillantes de su época. Sin embargo, hemos decidido que nuestro texto va a comenzar por la historia de una pegatina. Una vieja estampa adhesiva que encontramos hace tiempo entre viejas revistas del motor. Destinada a lucir en el depósito de alguna Bultaco, en ella se conmemora la victoria de la marca catalana en el título de constructores de cuarto de litro durante del TT de la Isla de Man celebrado en 1967.

Así las cosas, revisando la clasificación de pilotos correspondiente llama la atención cómo la primera motocicleta europea tras los seis primeros puestos copados por japonesas es, precisamente, una Bultaco. A partir de ahí, el décimo y el onceavo puestos también son suyos. Algo que no está nada mal, especialmente si tenemos en cuenta que fueron tan sólo veinte quienes consiguieron acabar la carrera. Con todo ello, resulta obvio preguntarse con qué moto consiguió Bultaco destacar de aquella manera como fabricante. La respuesta es la Bultaco Metralla MK2.

Presentada tan sólo un año antes, ésta causó sensación especialmente en el Reino Unido. Mercado donde se promocionaba con el eslogan de “ la moto de carreras que puedes llevar por la calle ”. Y sí, era verdad. No en vano, lejos de tratarse de una simple motocicleta con afán deportivo la Bultaco Metralla MK2 era una montura de carreras con todas las de la ley. Por ello, numerosos pilotos británicos pertenecientes a equipos y escuderías independientes se hicieron con una de ellas, disfrutando así de la que, según los registros históricos de la propia marca, llegó a ser “ la dos y medio más rápida del mundo “.

bultaco metralla mk2 (4)

Tras el éxito de la Metralla 62 la marca de Xavier Bultó tenía que dar un paso más allá, centrándose en ofrecer una motocicleta realmente excepcional que, además, pudiera ser de lo más interesante al entrar en los circuitos

Bultaco Metralla MK2, no sólo un paso más allá, sino dos

Cuando en 1958 Xavier Bultó abandonaba Montesa para fundar Bultaco estaba dando, en gran medida, un salto al vacío. Y es que, sí, cierto es que se llevó consigo a un buen puñado de ingenieros e, incluso, según comentan algunas lenguas posiblemente demasiado afiladas, también no pocos planos de proyectos en desarrollo. Sin embargo, crear casi desde cero una marca de motocicletas deportivas que al tiempo no renunciase a vender en gran serie era todo un reto.

De esta manera, tras el éxito de las Tralla en los concesionarios y los primeros pasos victoriosos de las TSS en los circuitos, Bultaco necesitaba lanzar un modelo tan atractivo como vendible de cara a terminar de asentar su imagen de marca. Una coyuntura a la que se respondió con la Metralla de 200 centímetros cúbicos en 1962. Caracterizada por una mecánica sencilla y fiable – sin válvulas rotativas – , la Metralla 62 ofrecía 20 CV y una buena velocidad punta gracias a cómo se habían perfilado los colectores de admisión y escape.

Llegados a este punto, aquella nueva motocicleta le dio a Bultaco no pocas alegrías tanto en los circuitos como, especialmente, en los concesionarios y sus ventas. Sin embargo, aún hacía falta dar un paso más. Llegar más lejos. Por ello, en 1966 se presentó la Bultaco Metralla MK2 derivada de la presentada cuatro años antes. Caracterizada por una mayor cilindrada, ésta llegaba hasta los 244 centímetros cúbicos para entregar 27,6 CV para llevar sus 102 kilos por encima de los 160 kilómetros por hora. Todo ello tan efectivo y espectacular que, al momento, prensa y público cayeron seducidos por la Bultaco Metralla MK2.

bultaco metralla mk2 (1)

Aquellos puestos de excepción en la Isla de Man confirmaron los mejores augurios para la proyección de este modelo en el mercado británico, donde encontró su terreno natural debido a la abundancia de carreras profesionales y semiprofesionales

Además, al poco de su lanzamiento se lanzó el llamado Kit América. Gracias a él, en primer lugar cambia el aspecto visual de la Bultaco Metralla MK2 al convertirla en una montura totalmente pensada para los circuitos gracias a un depósito más grande y perfilado, una cúpula aerodinámica, un nuevo manillar y también un nuevo asiento. No obstante, las principales mejoras estribaban en el trabajo a realizar sobre el motor, pensado para extraer hasta 34 CV logrando ponerse así por encima de los 170 kilómetros por hora. De esta manera, la Metralla MK2 fue una de las grandes protagonistas en el TT de la Isla de Man en 1967. No era para menos.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.