Moto del día: Daimler Petroleum Reitwagen

Moto del día: Daimler Petroleum Reitwagen

La primera motocicleta con motor de combustión interna


Tiempo de lectura: 5 min.

Estos días hemos hecho un repaso por los antepasados de las motocicletas actuales. Los primeros vehículos que podemos denominar “moto” contaban, como vimos, con motores de vapor. Pero en 1885 apareció la primera moto con un motor de combustión como el que se utiliza en la actualidad, al menos en lo que se refiere al principio de funcionamiento. Este sería el Daimler Petroleum Reitwagen y sus creadores fueron Gottlieb Daimler y Wilhelm Maybach.

Tras el Velocípedo Roper y el Michaux-Perreaux a vapor desarrollados entre 1867 y 1869, llegó el turno de los motores alimentados a gasolina, bencina o derivados. Estos motores ya llevaban años existiendo, pues el primero del que se tiene constancia se remonta a 1861 y fue inventado por el ingeniero belga Etienne Lenoir. De hecho, se considera al Daimler Petroleum Reitwagen como el padre del automóvil pero existió un abuelo en forma de triciclo, fruto de la inventiva de Enrico Bernardi, que en 1882 desarrolló un triciclo con motor monocilíndrico de gasolina: el Motrice Pia.

Pero como lo que nos gustan son las motos y a un triciclo le sobra por definición una rueda para ser moto, volvamos a la historia que nos ocupa. Gottlieb Daimler trabajaba en N.A. Otto & Cie, la compañía fundada por Nicolaus August Otto (creador del primer motor de cuatro tiempos a gasolina). Junto a Wilhelm Maybach desarrollaron en 1876 el primer motor de mezcla comprimida de aire y gasolina. Pero la empresa de Otto no tenía intención de fabricar estos motores en pequeña cilindrada y Daimler, junto a Maybach, tomaron la decisión de irse de la compañía y empezar un fructífero negocio por su cuenta.

Daimler Reitwagen 1885 DE patent

Cabe abrir un paréntesis, y es que los motores Otto en sus inicios giraban a muy pocas vueltas, rara vez por encima de 200 RPM. Estaban pensados para que funcionasen de forma continuada a ese ritmo y, por lo tanto, no se aceleraban. Un ejemplo actual lo podríamos encontrar en un generador de electricidad a gasolina.

En 1883 consiguieron fabricar su primer motor, caracterizado por un cilindro horizontal alimentado por nafta de petróleo, que no deja de ser gasolina, pero en modo primitivo. La intención era usarlo para propulsar vehículos (por aquel entonces, carros y bicicletas). Un año después el cilindro pasó a estar vertical y su velocidad de giro fue aumentando hasta llegar a 900 vueltas. Este motor se conoce como Reloj del Abuelo por su característica forma.

Su patente se presentó el 3 de abril de 1885. El cárter era de aluminio, con un pistón que en su movimiento creaba una fuerza de succión con la que se abrían las válvulas de asiento sin necesidad de un árbol de levas. Contaba con un carburador regulable con flotador y el sistema que gestionaba la ignición era mediante un tubo de platino ubicado en la cámara de combustión y calentado por una llama externa. Este sistema cuenta con un funcionamiento muy curioso. Os recomendamos que echéis un ojo si no sabéis cómo funciona. Para que el movimiento fuese redondo contaba con dos volantes de inercia. El arranque era, como os podéis imaginar, por manivela.

Daimler Reitwagen

Con una cilindrada de 264 cc gracias a una cotas internas de 58×100 mm, la potencia máxima que alcanzaba era de 0,5 CV (sí, medio caballo) a 600 vueltas. Como detalle, decir que sus predecesoras a vapor alcanzaban 8 CV. Vaya, que no había color en cuanto a las prestaciones máximas, pero hay que tener en cuenta que los motores de vapor estaban muy evolucionados y los de combustión en pañales.

Con el motor ya construido lo instalaron en un prototipo con chasis de madera, para ver de lo que era capaz. Históricamente se dice que la intención de Daimler y Maybach no era crear una motocicleta sino simplemente ver qué era lo que tenían entre manos y como mejorarlo. Por ello la Daimler Petroleum Reitwagen (literalmente “montura alimentada por petróleo Daimler”) contaba con dos ruedas adicionales a los lados, además de las dos principales, que le otorgaban algo de estabilidad. Una vez en marcha, y a velocidad máxima (11 km/h, ahí es nada), se mantenía estable sobre sus dos ruedas como ocurre con el curioso Pulse Autocycle.

Para manejar la moto se utilizaba un sistema que consistía en unas empuñaduras en el manillar móviles. Si se giraban en un sentido, se tensaba la correa de transmisión y la rueda trasera era impulsada por el motor. Si se giraban en el otro, la correa se destensaba al mismo tiempo que se aplicaba el freno. En versiones posteriores se incluyó un sistema de acelerador parecido al actual y que en su momento había desarrollado Roper para su velocípedo a vapor. Pero este se encontraba por debajo del manillar. Se puede apreciar claramente en las fotografías.

Daimler Reitwagen 03

Paul Daimler, hijo de Gottlieb, fue el primero en ponerlo a prueba el 18 de noviembre de 1885, cuando tenía 17 años. Recorrió la distancia que separaba el taller de su padre en Cannstatt hasta Untertürkheim. ¿Fue un éxito? Bueno, digamos que salió escaldado de la prueba, ya que el tubo caliente de ignición estaba debajo del asiento y acabó quemando este.

Una segunda versión del Daimler Petroleum Reitwagen contaba ya con una transmisión de dos etapas en la que la correa salía del motor y conectaba con un eje que, en el otro extremo, tenía una rueda dentada que se encargaba de impulsar la rueda trasera.

El Reitwagen original se perdió en el fuego que destruyó la fábrica de Daimler en 1903, aunque existen varias réplicas de él. La que podéis ver en las fotos es la que se conserva en el Museo Mercedes-Benz y está basado en la segunda versión con transmisión de doble etapa. El diseño original, del que hay una reproducción en el Salón de la Fama del AMA en Ohio, cuenta con el sistema original de solamente una correa que se tensaba o destensaba a voluntad.

En el anterior vídeo podéis ver algunos detalles, incluyendo su curioso sistema de inyección por llama. Una vez que esta primigenia motocicleta cumplió su cometido, Daimler y Maybach se centraron en la fabricación de un automóvil. El resto ya es historia.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.