Moto del día: Gilera SC 125 (2007)

Moto del día: Gilera SC 125 (2007)

Gilera parece, Derbi es


Tiempo de lectura: 5 min.

La firma italiana Gilera nos hizo soñar en nuestra juventud con sus motos de octavo de litro, sobre todo en la década de los años 80 y 90. Con sus motos con un ADN de competición que siempre buscaban arañar hasta el último CV de potencia y las máximas prestaciones.

Hoy vamos a hablar de un modelo que sin embargo no será recordado por ser el más exitoso o el más innovador dentro de las deportivas de dos tiempos de Gilera, la Gilera SC 125, pero que sí será recordada por ser una de las últimas creaciones con motor dos tiempos de la marca, y por intentar ser una deportiva de dos tiempos racional -si es que eso puede ser posible-.

Ejemplos de las deportivas de octavo de litro de dos tiempos más radicales, son las motos del día que ya hemos tratado, como la Gilera SP 02, la Gilera Crono 125 o la futurista Gilera CX. Sin embargo, en 2007, una época en la que la compañía tenía poco fuelle, con la marca dentro del gigante grupo Piaggio, se decidió sacar una nueva deportiva que poco o nada tendría del ADN que la marca había cosechado con sus creaciones anteriores.

Gilera SC 125 5

Para ello se recurrió a otra marca hermana que aunque había sido rival en el pasado ahora estaba enmarcada dentro del mismo grupo Piaggio, la firma española Derbi.

De esta alianza nació la que será nuestra moto del día de hoy, la Gilera SC 125, una moto que en verdad, debajo de sus marcas y logotipos escondía una Derbi GPR 125 de la época, sin ninguna diferencia a nivel mecánico y cuya diferencia radicaba en una decoración quizá algo más vistosa. Como la decoración réplica del malogrado piloto Marco Simoncelli, que compitió con la marca en la categoría de 250 cc entre los años 2006 y 2009, ganando el título además, en el año 2008.

La Gilera SC 125 posee el mismo propulsor de origen Yamaha-Minarelli que se ha montado en bastantes motos de octavo de litro como la KTM LC2 125, la Yamaha TDR 125 y que sobre todo popularizó la Yamaha DT 125 que tuvo un mayor número de ventas.

Gilera SC 125 8

Es un monocilíndrico de 124,7 cc, dos tiempos, con refrigeración líquida y que venía muy limitado para cumplir la normativa Euro 2 y rendir el máximo de 15 CV que exige el carnet A1 o el B+3 años de antigüedad. Aunque viniese muy restringido de serie, es un motor muy fácil de deslimitar, para ello sólo se necesita conectar un fusible bajo su asiento, poner un escape de la industria auxiliar sin catalizador, mejorar el flujo del filtro de aire y carburarla para que pueda rendir su potencia de origen, que eran aproximadamente 24 CV -obviamente de esta forma no circularás con ella de forma legal-.

Entre los componentes técnicos que lo componen destacan la carburación Mikuni de 28 mm, admisión por láminas, válvula de escape de apertura electrónica, arranque eléctrico y una caja de cambios de seis relaciones con transmisión final por cadena. El par que generaba -de origen-, gracias a todos estos aditamentos, aunque no sea una cifra muy elevada, dota al motor de buenos bajos para ser una mecánica dos tiempos, concretamente genera 13,5 Nm a 7.500 RPM.

El chasis de doble viga perimetral cerrado lo fabricaba Benelli íntegramente en aluminio. Al mismo se une un basculante de doble brazo de sección rectangular que posee un refuerzo superior que termina en un punto de anclaje con el amortiguador posterior. Este monoamortiguador posterior está anclado de forma directa y es regulable en precarga, su funcionamiento es bastante seco.

Gilera SC 125 3

En la parte delantera el conjunto de suspensión está compuesto por una horquilla invertida marca Sebac con barras de 40 mm que no dispone de ningún tipo de regulación y viene ajustada con un tarado firme. Un tarado planteado para sacarle provecho en comportamiento deportivo pero que penaliza en el uso por ciudad en cuanto tenemos que atravesar avenidas llenas de resaltos -que es un lugar en el que una moto de 125 cc se mueve con asiduidad-.

El apartado de neumáticos y frenos se encuentra dimensionado acorde a la potencia y dimensiones de la Gilera SC 125. Delante emplea una llanta de 17 pulgadas con un neumático 110/70 y el equipo de frenos delantero lo forman un disco de 300 mm con una pinza AJP de 2 pistones y anclaje radial. La rueda posterior es también de 17 pulgadas y su medida es de 140/70, el freno posterior se compone de un disco de 180 mm accionado por una pinza de dos pistones opuestos.

En el plano estético, es una moto muy bien resuelta con un carenado afilado que cuenta con numerosas aristas y una doble óptica muy agresiva. La posición de conducción es bastante deportiva, con un asiento duro en una posición que nos obliga a cargar el peso sobre los manillares que se encuentran muy bajos.

El funcionamiento de la Gilera SC 125, invita a realizar una conducción deportiva, aunque no dispone del ADN de competición de la Aprilia RS 125 coetánea, ya que desde dentro del grupo Piaggio no querían una moto que rivalizase en cuanto a rendimiento con la que era una de sus niñas mimadas. Se buscó más bien una motocicleta que no fuese tan prestacional y si fuese algo más versátil, menos delicada, que requiriese un mantenimiento menos exhaustivo y que se pudiese vender a un precio más bajo.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Gilera SC 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.