Moto del día: Kawasaki VN 1500/Vulcan 1500 Mean Streak

Moto del día: Kawasaki VN 1500/Vulcan 1500 Mean Streak

Intentando hacerse un hueco en el segmento de las Cruiser de gran cilindrada optó por la polivalencia y facilidad de conducción


Tiempo de lectura: 5 min.

En los primeros compases del milenio la marca japonesa con sede en Kobe buscaban soluciones para poder batallar dentro del terreno de las cruiser con cierto toque deportivo y gran cilindrada, y para ello daban la réplica lanzando al mercado nuestra protagonista de hoy, la Kawasaki VN 1500 Mean Streak o Vulcan 1500. Debutó en septiembre de 2001 como modelo 2002.

A priori, y con los números en la mano, no era rival prestacionalmente hablando a las reinas del segmento, evidentemente nos referimos a la Harley-Davidson V-Rod y a “la guerrera” de Yamaha, la XV 1700 Road Star Warrior, que gozaban de un toque deportivo, sobre todo esta última, que la Kawasaki no podía alcanzar.

Pero quizás fue la misma marca la que no quiso enzarzarse en esa batalla y buscar un nicho de mercado donde los más clásicos se sintieron más a gusto a los mandos de su nueva creación, dada su condición de cruiser al más puro estilo yankee, pero que además gozaba de un plus de potencia respecto a sus hermanas de gama, la Classic y la Classic Tourer.

Kawasaki VN 1500 Mean Streak 2

Para ello los ingenieros de Kawasaki trabajaron en el motor de esta nueva versión, consiguiendo elevar la potencia inicial de 64 CV hasta los 72 CV a 5.500 RPM de nuestra protagonista. Evidentemente se hicieron cambios internos en el propulsor de dos cilindros en V a 50º, 1.470 cc , culata de ocho válvulas y refrigerado por agua, como por ejemplo un nuevo cuerpo de inyección de 40 mm -sustituyendo al de origen de 36 mm-, válvulas de mayor diámetro, nuevo kit de pistones y árboles de levas, y por supuesto un nuevo sistema de gestión electrónica con modificaciones en la inyección y el encendido.

La Kawasaki VN 1500 Mean Streak no buscó destacar prestacionalmente hablando, ya que optó por mejorar el V-Twin de la versión Classic elevando su potencia a solo 72 CV, por otro lado suficiente para desenvolverse con soltura

Con todo lo mencionado, el comportamiento de la nueva Mean Streak quedaba a medio camino entre las mencionadas cruiser de la competencia con aspiraciones más deportivas y las versiones estilo chopper de la que provenía, haciéndola menos exigente en conducción que sus rivales además de simplificarla en todos los aspectos, centrándose en el disfrute de la conducción como su mayor virtud.

Para la parte ciclo sí que dispuso de todo lo necesario para hacerla mucho más dinámica que la versión Classic, ya que se le dotó de horquilla invertida con barras de 43 mm en su parte delantera, aunque para la trasera se siguió confiando en el sistema de doble amortiguador lateral. El chasis también se mantuvo como en el resto de versiones, siendo este de doble cuna de acero, material en el que también estaba fabricado su basculante trasero.

Kawasaki VN 1500 Mean Streak 5

Fotografía: eloehr (Bikepics.com)

Otro apartado donde se trabajó concienzudamente fue en la frenada, si bien como ya hemos comentado no es que esta versión de la Vulcan 1500 fuera una bala, los de Kawasaki sí que la dotaron de un equipo más que sobrado para tal fin. Dos discos delanteros de 320 mm mordidos por pinzas de nada menos que seis pistones, ayudados a su vez por un solo disco de 300 mm y una sola pinza de doble pistón atrás, eran los encargados de detener los 289 kilogramos declarados en vacío por la marca japonesa. Todo ello montado en llantas de tres palos de nueva factura, que calzaban neumáticos en medidas 130/70 R17 y 170/60 R17 delante y detrás, respectivamente.

Con un nuevo tren delantero mejorado exponencialmente respecto a la versión Classic, la VN Mean Streak demostraba estar al nivel de las mejores del segmento en cuanto a parte ciclo se refiere

Con todo lo mencionado la nueva Mean Streak era capaz de alcanzar una velocidad máxima de 170 km/h, consiguiendo acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 6 segundos, algo que como ya hemos hecho mención quedaba algo lejos de sus rivales, aunque bien es cierto que tanto las cilindradas como potencias respectivas de estas eran bastante superiores a la motocicleta de Kawasaki.

A nivel de acabados, la profusión de cromados de gran calidad mezclados con el color de su carrocería daban una apariencia de “malota” a la Vulcan 1500, y en el depósito no se apreciaba soldadura alguna. Hay que sumarle además un manillar estrecho, recto y bajo que confería una buena posición de conducción al modelo, más cerca del suelo, que aunque carecía de protección aerodinámica alguna, podía rodarse en ella sin mucha molestia por parte del aire a cruceros legales por carretera.

Kawasaki VN 1500 Mean Streak

Para rematar, un nuevo equipo de relojes quedaba justo encima del faro delantero, conformado por velocímetro y tacómetro con la línea roja en las 6.000 RPM, además de un equipo de indicadores justo encima del depósito, en el que también se encontraba la llave de contacto y justo debajo de esta el tapón de combustible.

Todo en la versión más sport de la familia Vulcan 1500 fue pensado, fabricado y puesto en escena para que sus nuevos propietarios disfrutaran de una cruiser al más puro estilo americano. Quizás esa falta de potencia respecto a sus rivales, o el gran revuelo que causó sobre todo la V-Rod en su día, empequeñecieron un poco las buenas cualidades de la VN 1500, haciendo que esta estuviera en el mercado tan solo tres años.

En la actualidad en nuestro mercado nacional no es sencillo encontrar alguna unidad a la venta, pero realmente merece la pena buscarlas. Con precios que oscilan entre los 4.000 y 7.000 euros, es una motocicleta muy válida en todos los aspectos, amén de ese toque badass que tanto gusta a algunos.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Kawasaki VN 1500/Vulcan 1500 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!