Moto del día: Moto Guzzi MGX-21 “Flying Fortress”

Moto del día: Moto Guzzi MGX-21 “Flying Fortress”

¡Cuidado! Solo es apta para gente con mucha personalidad


Tiempo de lectura: 6 min.

La marca de Mandello del Lario no deja indiferente a nadie en cada una de sus creaciones. Sus 100 años de historia dan para mucho, como ya te contamos en un artículo conmemorando el centenario de Moto Guzzi. Es más, a lo largo de este siglo han sido muchos y variados los modelos que han salido de las instalaciones de la firma transalpina, algunos tan irreverentes y personales como nuestra protagonista de hoy la Moto Guzzi MGX-21 “Flying Fortress” -o fortaleza voladora-, haciendo referencia el 21 a la medida de su llanta delantera y al año de la fundación de la marca.

Presentada a modo de prototipo en el EICMA celebrado en 2014 en Milán, y puesta a la venta dos años después, esta mega cruiser mezcla una serie de aspectos que la convierten en una motocicleta única y muy exclusiva, a la par de colocarse en la línea de motos procedentes de marcas tan icónicas como Harley-Davidson, Indian o Victory, que conforman un nicho de mercado muy selecto y al alcance de muy pocos.

Solo hay que echar un vistazo rápido a la figura de la MGX-21 y ver al detalle cada uno de los componentes que la forman para darte cuenta de lo especial que es esta motocicleta, y que de alguna manera recupera parte de las bases sobre las que se cimentó la marca italiana hace un siglo y que han logrado que sobreviva a los envites de la economía, evolución industrial y demás factores que han ido aconteciendo a lo largo del tiempo.

Moto Guzzi MGX 21 4

La Moto Guzzi MGX-21 “Flying Fortress” se posiciona como la motocicleta más exclusiva dentro de la gama de la marca transalpina, gracias a unos componentes con un nivel de calidad al alcance de muy pocas

Para ello Miguel Ángel Galluzzi -su diseñador- se empleó a fondo cuando supo del proyecto y que debía salir de él. En esta moto deja su sello en todos y cada uno de los trazos que la conforman. Si a eso le sumamos el empleo de materiales como el carbono, el negro como color imperante en combinación con el rojo de las tapas de las culatas y las pinzas de freno delantero, el resultado es una motocicleta impactante que no dejaría indiferente a nadie, independientemente de gustos personales o apegos a cualquier otro segmento dentro de las dos ruedas.

Mecánicamente es otro de los aspectos donde destaca esta bagger, ya que Moto Guzzi se decantó por el V-Twin a 90º de 1.385 cc colocado en posición transversal, empleado en la California del momento. Refrigerado por una mezcla mixta de aire y aceite, y alimentado por un sistema de inyección electrónica con difusores de 52 mm, el bloque transalpino queda asociado a un cambio de seis relaciones que transmite la potencia a la rueda trasera mediante cardán.

Los datos resultantes demuestran el potencial de esta increíble MGX-21, con una potencia final de 97 CV a 6.500 RPM, limitado electrónicamente el régimen máximo de giro, un par máximo de 121 Nm a 3.000 RPM y una velocidad máxima por encima de los 200 km/h, algo muy raro de ver en este tipo de creaciones, por lo que nuevamente le da un plus de exclusividad respecto a la competencia directa.

Moto Guzzi MGX 21 2

Tanto la parte ciclo, donde cuenta con componentes que podrían estar instalados en una deportiva, como el propulsor de 1,4 litros, son eje fundamental en el comportamiento y nivel de sofisticación de la que hace gala la “fortaleza voladora”

Evidentemente, para poder cabalgar con seguridad a lomos de la MGX-21 era necesario una parte ciclo soberbia que, además de camuflar de manera ejemplar los 341 kilogramos en seco declarados, nos diera la posibilidad de exprimir el bicilindrico italiano sin miedo a posibles reacciones que nos llevaran a situaciones delicadas a sus mandos.

Para ello Moto Guzzi emplea un chasis doble cuna de acero con unas geometrías que ayudan a manejar el exceso de peso de esta bagger. Los 32º de ángulo de lanzamiento y 187 mm en cuanto al avance son las cotas exactas para poder disfrutar al máximo de sus cualidades. Además, un amortiguador de dirección colocado en la tija delantera ayudaría a que esto fuera aún más sencillo.

Por otro parte, y no menos importante, se encuentra la labor que realiza la electrónica. En este apartado la MGX-21 está dotada de ABS, control de tracción con tres niveles de intromisión en la conducción, pudiendo ser desconectado en su totalidad y tres modos de conducción denominados -en italiano- “Veloz”, “Turismo” y “Lluvia”.

Moto Guzzi MGX 21 3

El resto de equipamiento dinámico se completa con una horquilla telescópica con barras de 45 mm en el frontal con un recorrido máximo de 108 mm. Atrás dos amortiguadores laterales regulables en compresión y precarga, por medio de un mando externo y con disposición de 120 mm de recorrido, hacen lo propio.

La frenada sea quizas de todos los componentes de la parte ciclo la que más llame la atención. En primer lugar en lo visual, con las pinzas Brembo pintadas en rojo. Por otra parte, por lo sofisticado del conjunto, donde un doble disco de 320 mm asistido por pinzas de anclaje radial y cuatro pistones son los protagonistas del eje delantero. En el trasero un disco de 282 mm de diámetro y una pinza de doble pistón paralelo hacen lo propio asistiendo al portentoso frontal.

Esta exclusiva bagger está al alcance de muy pocos, ya que su tarifa con alguno de los opcionales disponibles se acercaría peligrosamente a los 30.000 euros, por otro lado totalmente justificada por el nivel de calidad mostrado

Pero como ya hemos anticipado al inicio de este artículo, todos y cada uno de los detalles de la Guzzi “fortaleza voladora” son objeto de mención. Ya sean sus piezas fabricadas en carbono, donde se encuentran la llanta lenticular delantera, tapas de ambas maletas laterales o guardabarros delantero entre otros, o lo selecto de su acabado y equipamiento, donde podemos encontrar desde un completo equipo de sonido, con Bluetooth y entrada USB.

También de serie van ambas maletas laterales de 58 litros de capacidad cada una, aunque por su forma no son todo lo útiles que deseáramos. Un sistema de control de velocidad y un completísimo cuadro de instrumentos, donde encontramos con un doble reloj analógico, cuentavueltas y velocímetro y entre ellos sendas pantallas LCD, es desde donde controlaremos el equipo de audio, nivel de combustible, control de tracción y modos de conducción, numero de marcha engranada, etc. También es posible cambiar el idioma y poder ajustar la luminosidad de esta.

Si todo esto te pareciera poco, una larga lista de extras completarían la exótica bagger italiana, donde podríamos acoplar desde un deflector delantero, para lograr una mejor protección aerodinámica, top case y maleta trasera, paneles laterales en fibra de carbono, así como las tapas laterales del depósito, etc.

Todo ello tras pagar los algo más de 26.000 euros de tarifa que cuesta en la actualidad esta impresionante motocicleta, solo apta para gente con mucha personalidad.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Moto Guzzi California 1400 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Juan Pablo
Invitado
Juan Pablo

Que preciosidad, lástima ser pobre.
Espero que esté comentario sea del agrado del jefe


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!