Menu

Moto del día: Norton P11

Un estrella fugaz nacida de una gran idea

Moto del día: Norton P11

La Norton P11 se diseñó con el mercado estadounidense en el punto de mira, como una máquina capaz de circular casi por cualquier terreno a pesar de que no se trataba de una moto de trail o cross al uso. De hecho, la P11 se ganó una reputación como “corredora del desierto” a finales de la década de los 60 pero, en 1969, las máquinas de dos tiempos empezaron a dominar este terreno y nació así la Norton Comando.

El proyecto comenzó en 1966 cuando el distribuidor de la costa oeste de Norton, Bob Blair, y su mecánico/gerente de piezas, Steve Zabaro, se dispusieron a trabajar juntos para mezclar los componentes de dos motocicletas distintas y crear un prototipo que acabaría derivando en uno de los productos de Norton más legendarios. Mike Berliner, gerente de ventas de Berliner Motor Corp., con sede en Nueva Jersey, actuó como intermediario entre los creadores del prototipo y los ingenieros de la compañía.

Las carreras en el desierto eran muy populares en los estados del oeste durante esa época. Las máquinas utilizadas debían ser potentes, ligeras y rápidas. Los entusiastas corrían con motos offroad, entre las que destacaban la BSA Hornet y la Triumph TR6. Associated Motor Cycles (AMC) tenía una lista completa de máquinas amigables con la suciedad, incluyendo numerosos modelos AJS, Matchless y, por supuesto, Norton.

Norton P11 (2)

Ese mismo año se presentó la Matchless G85 CS (Competition Scrambler) que, con un propulsor de un solo cilindro de 500 cm3, funcionó bastante bien en el desierto. Sin embargo, tanto Blair como Zabaro sintieron que la G85 CS podría ser una motocicleta aún mejor si tuviera el motor de dos cilindros de una Norton Atlas, más grande y potente. La idea había penetrado tan fuertemente en ambos, que Zabaro donó su propia Matchless para usarla de base.

El objetivo era lograr la mejor relación peso/potencia posible, de modo que se intentó que todas las partes fuesen livianas, incluido un pequeño depósito de combustible -10,2 litros- y de aceite hechos en aleación. Los dos se pintaron en Candy Apple Red con el marco en negro. La nueva motocicleta, conocida como Project 11, finalmente se acortó su nombre a P11, y se construyó en la antigua fábrica de AMC en Woolwich, Londres.

La primera Norton P11 (#121007) vio la luz del sol en marzo de 1967, y el primer lote se exportó a Estados Unidos con una demanda que superó a la oferta

Norton P11 (1)

El mayor cambio en el exterior del prototipo al modelo de producción fue la adición de luces e instrumentación. Para acomodar los componentes eléctricos se cortó el depósito de aceite y se colocó una bandeja para colocar una batería y una tapa en el lado izquierdo de la máquina. El resultado final era una moto de 55 CV de potencia para mover 156 kg de masa. Se dice que se produjeron unas 2.500 Norton P11 antes de abandonar el catálogo en la firma inglesa en 1969.

En 1968, la Norton P11 fue reemplazada por la P11A -comercializada como Norton Ranger-, buscando un enfoque más dirigido a las calles que a competir. Se bajó la línea de escape y se dispuso un asiento con un mejor mullido para hacer los viajes con más comodidad. La última iteración de esta moto, la Ranger 750, abandonó todas las concesiones al mundo offroad para convertirse en una moto 100% asfáltica. Actualmente encontrar unidades originales es una quimera y, de encontrarlas, están muy cotizadas.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.